Cinco minutos duró tiroteo que cobró la vida de 20 niños

Cinco minutos duró tiroteo que cobró la vida de 20 niños

Cuerpos de los pequeños tenían entre 3 y 11 tiros de fusil. El joven mató antes a su propia madre.

notitle
15 de diciembre 2012 , 09:59 p. m.

Adam Lanza, 20 años, alto, pálido, delgado, casi esquelético, salió de su casa, en la apacible localidad de Newtown, en el estado de Connecticut, dispuesto a saciar su sed de sangre. Eran las 9 a.m. del viernes. Cincuenta minutos después había perpetrado la segunda peor matanza en un centro de estudios estadounidense, tras la de Virginia Tech, que dejó 33 muertos en el 2007. (Estas son las víctimas de la masacre de Newtown).

Veinte pequeños entre los 6 y los 7 años (12 niñas y 8 niños) y 6 adultos (mujeres), todos de la escuela Sandy Hook, donde Lanza había estudiado algunos años, cayeron bajo sus balas. (Lea: El asesino de Newtown usó un rifle y dos pistolas que eran de su madre).

Su primera víctima (que eleva la cuenta a 28 fallecidos, incluido él mismo) había sido Nancy Lanza. su madre, a la que, según informes preliminares, le disparó un tiro en la cara. Después cargó las armas en el coche, una pistola Sig Sauer, una Glock y un fusil semiautomático de uso militar que Nancy guardaba en la casa. Los amigos de ella aseguran que coleccionaba armas y que llevaba a Adam y a su hermano mayor, Ryan, a practicar tiro. La policía no se explica por qué Lanza descargó toda su furia contra los miembros de la escuela Sandy Hook, pero nuevas revelaciones policiales indican que tuvo un altercado con cuatro adultos de esa institución unos días atrás. Todos murieron en el tiroteo. (Vea las imágenes de desconcierto tras la masacre).

Lanza llegó al colegio armado y en el carro de su madre. Inicialmente se dijo que había dejado el fusil dentro del vehículo, pero la Policía aclaró después que todas las armas se encontraron en la escuela. El asesino entró al colegio un poco antes de las 9.30 de la mañana, justo a tiempo de que el sistema de seguridad cerrara automáticamente las puertas. En esta parte de la historia los investigadores no han logrado establecer a ciencia cierta cómo entró el joven al centro educativo, pues por alguna razón se le impidió el acceso y todo indica que entró a la fuerza. (Lea también el duro testimonio de la profesora que sobrevivió al ataque).

Una vez allí desató el terror. El tiroteo duró apenas unos 5 minutos, según las versiones policiales y los relatos de testigos. Lanza acertó en prácticamente todos los disparos. Tenía una puntería casi macabra. Los niños, según un forense, recibieron entre 3 y 11 disparos de fusil. Solo una de las mujeres que se encontraba en unos de los salones resultó herida. Al parecer se trata de una empleada, cuyo testimonio será clave.

Dawn Hochsprung, la directora, estaba en una reunión cuando oyó los disparos. Junto a la psicóloga Mary Sherlach corrió a ver qué ocurría. En el camino hacia las aulas se encontraron con el asesino. Ambas murieron. Lanza siguió su ruta mortal e intentó entrar a la sala donde había estado reunida la directora. No había cerrojo y una profesora trató de impedirle la entrada presionando con su cuerpo. Recibió un tiro en la pierna y otro en el brazo. "Al principio oímos un montón de niños gritando y después silencio y todo lo que oímos fueron los disparos", relató la terapeuta escolar Diane Day, también presente en la reunión con la directora.

Para entonces ya se habían desatado las escenas de pánico en el resto del colegio, pues los disparos se oyeron a través de los altavoces. A las 9.50 todo había terminado. Cuando la Policía llegó, Lanza yacía muerto en el piso del vestíbulo tras suicidarse.

El sábado se sucedían las escenas de dolor una vez que se logró identificar a las víctimas. Estados Unidos seguía conmocionado por la magnitud de la tragedia. En el país del mundo con mayor proporción de armas por habitantes, todavía se preguntan por qué Lanza desató su ira contra un puñado de niños inocentes.

'Pensé que íbamos a morir'

Washington (AFP). "Pensé que todos íbamos a morir", le dijo la joven profesora Kaitlin Roig a la cadena 'ABC'. La maestra logró ocultar a sus 15 pequeños alumnos en el baño durante el trágico tiroteo en la escuela de Newtown. Con voz quebrada por el llanto y el dolor, Roig contó que cuando sonaron los disparos, reunió a los niños -su clase tenía una gran ventana peligrosamente expuesta- y los ocultó en el pequeño baño. Empujó una biblioteca a través de la puerta, le pasó llave desde el interior. "Les dije: 'sepan que los amo mucho a todos'; pensé que sería lo último que escucharían", declaró

Roig. La profesora les pidió que hicieran silencio. En ese silencio de pesadilla, Roig y los niños escucharon los estampidos en los corredores. "Les dije que había chicos malos afuera y que debíamos esperar por los chicos buenos", dijo la maestra.

"En mi interior me decía... somos los próximos", recordó.

Un chico inteligente, tímido y de pocos amigos

Los compañeros del joven que las autoridades señalan como el autor de la masacre de 20 niños y 6 adultos en la escuela Sandy Hook, de Newtown, en Connecticut, lo recuerdan como un muchacho "inteligente, callado y retraído, más bien tímido".

Lanza, recuerdan sus compañeros, era "alto, pálido y escuálido". En declaraciones a The New York Times, los jóvenes de la secundaria de Newtown evocaron una imagen de Lanza, hijo de padres divorciados, caminando con las manos "como pegadas con goma" a sus costados, llevando un portafolio negro a sus clases y un puñado de lapiceros asomando del bolsillo de sus camisas de mangas cortas. Por lo demás, el autor de una de las peores matanzas escolares de las que se tenga memoria en Estados Unidos no parece haber dejado huella, al punto de que muchos dudan en decir si terminó el año escolar y obtuvo su grado como el resto de la promoción 2011.

Según el Times, Adam no parece haber tenido una página de Facebook, y ni siquiera posó para el anuario de su promoción. En el lugar en el que debía aparecer su fotografía figura en cambio un letrero: "tímido ante las cámaras". Según un despacho de Bloomberg, Catherine Urso, residente de Newtown y profesora de piano, declaró que su hijo fue compañero de clase del Lanza. Lo describió como un joven "callado y retraído", al que recuerda haber visto usando prendas góticas y sin hablar con nadie. La agencia indica que el tirador, que habría sido diagnosticado con un trastorno de la personalidad, presuntamente el síndrome de Asperger, vivía con su mamá. Su padre se había casado por segunda vez.

Marsha Moskowitc, quien se desempeñó como conductora de bus de Sandy Hook desde 1999 hasta junio, le dijo a la agencia Efe que recordaba a Adam Lanza de la época en la que hacía uso del servicio de transporte: "Era bastante callado, tímido, reservado, no tenía demasiados amigos en el autobús, pero era educado", puntualizó Moskowitc.

El hermano mayor de Adam, Ryan, fue detenido e interrogado por la Policía. Aunque en principio se le señaló como el autor de la masacre, y su foto circuló en los medios, declaró a las autoridades no haber tenido contacto con su hermano desde 2010.

Tiroteo en Alabama deja tres heridos

Tres personas resultaron heridas ayer después de que un hombre entrara armado al hospital St. Vincent de Birmingham, en el estado de Alabama. El hombre fue abatido por la Policía. El sargento de policía Johnny Williams aseguró que los tres heridos están fuera de peligro.

2012, año de ataques armados

abril 2: siete muertos en Universidad de Oakland.
julio 20: doce muertos en teatro de Colorado.
agosto 5: seis muertos en templo de Wisconsin.
septiembre 27: cinco muertos en Mineápolis.
diciembre 11: dos muertos en Portland, Oregon.

Debate sobre uso de armas

Crece presión para que Obama tome medidas

Numerosas voces de activistas y personalidades se han alzado luego del tiroteo para pedirle al presidente Obama una acción concreta respecto al control de armas en EE. UU. Aunque el presidente reiteró este sábado que es necesaria "una acción significativa", no aclaró a qué se refiere. Al mensaje que le envió el alcalde de Nueva York el viernes, se sumó ayer David Remnick, editor de 'The New Yorker'. Remnick insta a Obama a actuar no solo como padre sino como presidente para regular la tenencia de armas y a que muestre el mismo coraje que tuvo al apoyar el matrimonio gay.

AGENCIAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.