'Varillotón' por la legalización

'Varillotón' por la legalización

notitle
14 de diciembre 2012 , 02:03 p. m.

La despenalización hacia la legalización de las drogas (llámense marihuana o cocaína, para poner dos ejemplos sensibles en nuestro territorio), cada vez que se propone, genera bochinches nacionales e internacionales. Como colofón, usualmente, se concluye que nuestro país no puede tomar decisiones unilaterales porque, entre otros, se corre el riesgo de ser aislado de la comunidad internacional. Así, calmado el calor del debate, más allá de la retórica por la legalización, Colombia vuelve por el camino que se le ha impuesto durante toda la vida: la represión.
 
Las múltiples iniciativas, hasta donde tengo recordación, que se han propuesto en nuestro país con respecto a caminos alternativos a la represión -desde la legalización plena hasta una moderada legalización y tratamiento médico (como se viene haciendo en los programas de los Camad en Bogotá)- despiertan sensibilidades que se expresan en las posturas que se mueven en escenarios, usualmente, polarizados. Los pro legalización, que argumentan que la drogadicción es un asunto de salud pública que requiere tratamiento médico, y quienes consideran que el único camino admisible es el de la guerra (incluida la extradición) para productores y comercializadores, y el de la cárcel para consumidores y adictos.

Por cuenta de la legalización de la marihuana en dos estados de los Estados Unidos (¿'varillo-estados'?) la discusión se ha reactivado en los escenarios gubernamentales y políticos del país. Se dice, nuevamente, que no se entiende que se nos imponga a los colombianos la parte más dura del asunto mientras que allá (USA) se legaliza y se argumenta, entre especialistas y estudiosos, el innegable fracaso de la política planetaria de combate contra las drogaras ilícitas.

Así pues, mientras que varios países del llamado primer mundo inauguran espacios y escenarios donde se consume droga sin restricción alguna, por acá, en estas tierras de la morcilla y la lechona, se nos impone la parte dura, la menos amable, la del combate a sangre y fuego, la represión. Colombia pone los muertos y ellos se 'traban' tranquilos, disfrutan. Colombia alimenta el conflicto armado interno con las ganancias que produce la ilegalidad del tráfico de drogas, y allá alivian las cargas con la legalización; y, en la parte represiva, con las extradiciones exprés y penas ridículas a narcotraficantes a cambio de información y entrega parcial de bienes y dineros. Al contrario, a Colombia le quedan el dolor de los muertos, el despojo de las tierras de miles de cientos de campesinos pobres, la financiación de grupos armados ilegales y, adicionales, los daños ambientales en tierras ecológicamente protegidas, las agresiones contra comunidades indígenas y la inmersión del país en comportamientos y conductas de "mal gusto" ("sin eso no hay paraíso", para decirlo en la lengua púdica del Procurador) y "escuelas" de sicarios y del crimen en las barriadas pobres de varias ciudades  colombianas.

Pero de nada vale seguir insistiendo en estas letras en lo que ya se conoce son los resultados desastrosos para los colombianos, que nos corresponden en la vida cotidiana, en la lucha y guerra contra las drogas. Creo, sin equivocarme, que es tiempo de pasar de las expresiones de estupor manifestadas en la retórica a las acciones que fuercen una nueva alternativa en el tratamiento de este delicado asunto, en la perspectiva de privilegiar acciones a favor de la vida.

Para empezar, como  me lo propuso un amigo, debemos expresar la indignación contra el papel que se nos ha impuesto en la "lucha antidrogas", realizando un 'varillotón' (quema pública de marihuana) por 24 horas frente a la Embajada de los Estados Unidos en Bogotá. La idea: de 'varillotón' en 'varillotón' hasta la legalización. 'Peace and love'

* Constituyente de 1991

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.