Cristo Rey les abre sus brazos a los turistas

Cristo Rey les abre sus brazos a los turistas

La estatua se inauguró en 1953 para conmemorar el fin de la Guerra de los Mil Días.

notitle
12 de diciembre 2012 , 06:40 p.m.

Dicen que para subir al cielo se necesita una escalera grande y otra chiquita. Pero para subir a Cristo Rey, y llegar al mismo cielo, basta con tener pulmones dispuestos a respirar aire puro, la mirada apacible para contemplar el verde de las montañas donde la fauna y la flora conviven en armonía, y dejarse llevar por una suave brisa que baja desde los farallones de Cali.

Desde ahí es posible contemplar la ciudad en toda su magnitud, hasta perderse en el horizonte. Para los caleños y para quienes visitan la capital vallecaucana es una delicia recorrer los 8,5 kilómetros que separan el centro de la ciudad de Cristo Rey, el monumento que se levanta en el cerro de Los Cristales.

Subir en carro toma 20 minutos, pero los visitantes emplean algo más de una hora porque paran a ver la ciudad, a degustar una paella en la tienda de Manolo o a tomarse un coctel en estaderos como El Arca de Noé, el Mesón Las Lomas o La Ventana de Petronio.

Desde cuando se inicia el ascenso, a 1.440 metros sobre el nivel del mar, la panorámica de la ciudad, con sus modernas edificaciones y sus complejos deportivos, comienza a divisarse entre la abundante vegetación. Atrás quedan los 25 grados de Cali, porque la temperatura empieza a bajar.

En 1949 el escultor italiano Alideo Tazzioli Fontaninni empezó a trabajar en esta estatua de hierro y concreto de 31 metros de altura y 464 toneladas de peso, inaugurada el 25 de octubre de 1953 para conmemorar el fin de la Guerra de los Mil Días.

A medida que se asciende por el cerro se puede contemplar la obra del artista del geoglifo Carlos Andrés Gómez, quien desde hace dos años esculpe su obra sobre 34 barrancos que hay en plena vía.

Ha terminado cuatro, a los que ya ha tenido que restaurar por culpa de la erosión y porque no falta quien los pise mientras se toma una fotografía.

En el primer barranco esculpió La existencia, como homenaje a la vida y al hombre; en el segundo, el Lamento de la Pacha Mama, como una protesta de la naturaleza por los daños que el hombre ha causado al medio ambiente; en el tercero le dio vida a El Gólgota, para acompañar la peregrinación que hacen los fieles en Semana Santa. En el cuarto barranco se encuentra El jardín del Edén.

Las figuras moldeadas con cemento y barro van desde los 50 centímetros hasta los 5 metros de altura y se extienden a lo largo de cinco kilómetros.

Después del espacio contemplativo, la vía, totalmente pavimentada y en buenas condiciones, lleva hasta el pedestal de Cristo Rey, que recibe con los brazos abiertos a los visitantes.

Hasta allí se puede llegar en compañía de la Policía, luego de acercarse al CAI que está ubicado en el cruce de la avenida Circunvalar, o al puesto de la 'Y' hacia Yanaconas.

Si usted va

La entrada al monumento de Cristo Rey es gratuita. Hay vigilancia policiva de 8:00 a.m. a 11:00 p.m. Tiene capilla, restaurante y parqueadero ($ 2.000), entre otros. Se sube por la avenida Circunvalar, entrando a la altura del CAI de Los Cristales.

William López
Para EL TIEMPO
Cali.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.