¡Que se casen los m...!

¡Que se casen los m...!

notitle
11 de diciembre 2012 , 01:05 p. m.

En esos raros casorios a los que uno todavía asiste, suele verse que, ante el lanzamiento del ramo y el sorteo de la liga de la novilla, participan con alebreste damas y caballeros pertenecientes a rancias coyundas, descubriéndose arrejuntados aquellos a quienes todo el mundo daba por matrimoniados. Índice de que ya casi nadie se casa, para perjuicio de la iglesia en sus objetivos morales, canónicos y económicos.

Hace exactamente diez años, cuando comenzó a hervir el tema del matrimonio gay, "un grupo de intelectuales encabezado por el ex presidente Turbay Ayala y un general de la república" expresaron ante el Senado su estupor y protesta por que pudiera llegar a celebrarse, ante los tribunales humanos y peor aún divinos, el matrimonio entre sarasas. A ese respecto, escribí una columna que se publicó bajo el título 'Sodomitas al altar' (17-11-02), pero que originalmente era 'Que se casen los maricas', título que acaté ante la amable sugerencia del respetuoso director de la página.

Cómo se van cumpliendo, ya no las profecías sino las proyecciones del primer nadaísmo. Vemos cómo se aprueba la marihuana recreativa en la propia capital del Imperio, y así terminará extendiéndose a otros países y otros fármacos, antes de que se descubra que el tráfico mortal de estupefacientes no era más que parte de la política del Imperio para mantenernos agarrados de la cola.

Pero volvamos a nuestro tema. Como el matrigay ya es un hecho por consumarse, solicito la venia para reproducir algunas de mis reflexiones de entonces, bajo el título original.

"Cuando ya no se casa nadie porque las uniones de facto están protegidas, se necesita ser muy enerve para querer intercambiar anillos... Pero ya es hora de que los homosexuales se casen para que dejen de andar 'loqueando'.

"Lo difícil va a ser para los manosquebradas llegar vírgenes al matrimonio, pues condición sine qua non para que cada quien acepte su condición cominera es que le haya quedado gustando la práctica sodomita. El embarazo va a ser para el juez o sacerdote al declarar que ya el novio puede besar a la novia, cuando se quede viendo un chispero ante el choque fortuito de los pelos de los bigotes.Y los hoteles de cinco estrellas, ¿ya estarán preparando sus suites matrimoniales tercersexistas, con guapa botella de champaña y doble dosis de vaselina entre los nocheros?
"Respecto del susto del militar, se comprende, pues si ya las locas están a las puertas de los cuarteles con sus neceseres y maquillajes de fatiga, ¿qué puede esperarle a la institución castrense cuando, digamos, un general se enamore de un teniente y contraigan nupcias? ¿Y si el de los soles es la "víctima" y el oficial menor el "verdugo", como se distinguía en mis tiempos al ahembrado del bujarrón? Y ¿qué tal si a la pareja le diera por adoptar un recluta?

"La homosexualidad es ya una institución expandida, a la que la Constitución no le puede seguir mamando gallo. Los gays tienen derecho en adelante de seguir saliendo con todos y todas las de la ley. Las manifestaciones de filenos y carininfos por sus derechos son ahora más sonadas y efectivas que las políticas.
"Lo celestial de la aprobación de la ley presentada por Piedad en el Senado es que al fin los afeminados ricachones van a poder testar a favor de sus apasionados muchachones sus bienes y sus pensiones, que antes pasaban a manos de sus familiares cercanos que toda la vida los estigmatizaron gritándoles ¡maricones!

"El Senado de la República debería establecer, cuando apruebe este debatido matrimonio entre maricuecas -contra las voces y las firmas de quienes se dicen defensores de la familia, de la naturaleza humana y de la salud-, que la ergástula sea perpetua, sin la gabela del divorcio. Así, como seres especiales muy de su casa, podrán ganarse el aprecio social, moral, intelectual y hasta electoral. Y así también, tarde o temprano, quién quita, podremos tener, ¡brutas!, un presidente de la república gay, felizmente casado por añadidura".

jmarioster@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.