Sudamérica y la oposición fallida

Sudamérica y la oposición fallida

Hay una constante hace varios años: no surgen opciones partidarias viables.

notitle
11 de diciembre 2012 , 03:40 p. m.

Es una constante en la política sudamericana. Casi un fenómeno recurrente. La ausencia o la imposibilidad de los partidos de oposición para constituirse en alternativas válidas frente a los gobiernos de turno es un fenómeno que se repite en una buena parte de los países de la región y obliga a diversos análisis e interrogantes.

Esa constante se observa desde hace años con más claridad en países como Venezuela o Argentina. Pero es la amenaza más concreta con la que tendrán que luchar en las urnas los candidatos a la presidencia de Ecuador que enfrentarán al presidente Rafael Correa, en los comicios del 16 de febrero.

En el caso de Brasil, ya se percibe la suerte de Vía Crucis por el que atraviesa el Partido Socialdemocrata Brasileño (PSDB) del expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), quien tras las municipales de octubre se quedó sin un postulante sólido a la presidencia, ante la derrota en Sao Paulo del gobernador José Serra.

Con matices, los partidos tradicionales en Uruguay, el Colorado del expresidente José María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) y el Blanco del exmandatario Luis Lacalle (1990-1995), corren el riesgo de cumplir 15 años fuera del poder, si Tabaré Vázquez (presidente entre 2005-2010) vuelve a ser candidato, en el 2015.

Eso es, al menos, lo que hasta aquí dejan ver las encuestas.

El mismo virus que tienen los partidos de oposición en los países mencionados, parece afectar a todo el anti-Masismo en Bolivia. Con los partidos tradicionales sumidos en una profunda crisis de representación, “por ahora no se vislumbran ni alternativas políticas ni liderazgos sólidos para enfrentar al presidente Evo Morales” (del Movimiento Al Socialismo, MAS) en el 2015, cuando llegue la hora de los comicios presidenciales, sostiene el analista Carlos Toranzo.

El virus que recorre a los partidos de oposición en Sudamérica comenzó en Venezuela, donde Hugo Chávez gobierna desde 1998.

No fue sino hasta las presidenciales del pasado 7 de octubre que el antichavismo enfrentó un verdadero liderazgo opositor en la figura de Henrique Capriles, que no le alcanzó para llegar al poder.

Contradicciones internas

“El problema de la oposición es que además de luchar contra un gobierno que concentra el poder y controla las instituciones, tuvo que luchar contra sus propias contradicciones y diferencias”, explica el politólogo José Vicente Carrasquero.

En Ecuador, Correa parece seguir el camino de su amigo Chávez a la hora de aglutinar poder o diseñar políticas públicas.

Uno de los debates más fuertes en los últimos meses se vivió en el arco opositor. La discusión era si enfrentar o no a Correa con un candidato único. El conflicto de intereses que plantearon el expresidente Lucio Gutiérrez, de la Sociedad Patriótica, y Álvaro Noboa, del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN), impidió un acuerdo por el que el ascendente alcalde de Azuay, Paul Carrasco, de Izquierda Democrática, o el exministro del Interior, Gustavo Larrea, se habrían quedado con la representación.

“Esa era una estrategia necesaria ante un liderazgo tan fuerte como el de Correa, pero las cuestiones ideológicas siguen siendo más fuertes y en la opinión pública aún es muy grande el descrédito de los partidos tradicionales”, explicó el analista Mauro Cerbino de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales de Argentina.

A decir de la historiadora venezolana Margarita López Maya, la crisis de los partidos tradicionales, junto a estrategias consideradas “populistas” (que por momentos parecen calcadas) y “ciertos giros autoritarios de algunos gobiernos, que avanzan sobre la prensa independiente y sobre el resto de las instituciones”, impiden la aparición de otras alternativas.

“El escaso margen en que se mueven los partidos de oposición y la falta de liderazgos fuertes fuerza a que la antitesis a los gobiernos surja muchas veces del propio sector del gobierno”, reflexiona el sociólogo argentino Eduardo Fidanza.

Ejemplos de ello son el sindicalista argentino Hugo Moyano, convertido en referente de la oposición cuando hasta hace algunos meses se mostraba como aliado del gobierno kirchnerista, y el exalcalde boliviano de La Paz Juan del Granado, quien hasta hace unos años tenía a su Movimiento Sin Miedo al servicio del gobierno.

En la mayoría de los casos se trata de países que vienen de profundas crisis sociales a comienzos de siglo, lo que ha generado problemas serios de representatividad, según la opinión del sociólogo Flavio Guberman, para quien también “la crisis de los partidos de oposición en la región se da por falta de estrategias atractivas y de creatividad para llegar a la opinión pública”.

En algunos casos, como el de Argentina, la sociedad viene dando muestras de que “ya sabe lo que no quiere, pero aún no sabe bien qué es lo que quiere”, sostiene el analista Rosendo Fraga para graficar que “las protestas son en contra del gobierno pero, por extensión, también alcanzan a la oposición”.

De hecho, las dos multitudinarias manifestaciones del 13 de septiembre y del 8 de noviembre pasados, contra el gobierno de Cristina Kirchner, fueron fotografías de ese escenario, según las encuestas.

Párrafo aparte merece el caso de Colombia, donde el poder se dirime más por el peso de las figuras que por el de los partidos.

La excepción a esta regla de la oposición fallida aparece en Chile, donde la alternancia del poder parece garantizada, si se tiene en la cuenta el favoritismo de la Concertación Democrática (CD) y de la expresidenta Michelle Bachelet, para los comicios de diciembre del 2013. Por lo demás, todo indica que en la región la coyuntura indica que prima el karma de ser opositor.

JOSÉ VALES
EL UNIVERSAL (MÉXICO) / GDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.