Secciones
Síguenos en:
¡Mea culpa!

¡Mea culpa!

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de diciembre 2012 , 08:24 p. m.

Confieso que mi artículo sobre la Infancia de Jesús, del domingo 25 de noviembre, no fue afortunado. Presento a los lectores ofendidos y desconcertados mis sinceras disculpas por traer a mi columna discusiones y puntos de vista de teólogos que más ofuscan los ánimos que ayudan a vivir la vida de fe con seguridad y paz.

Dejando los temas delicados para discusiones entre teólogos, me quiero limitar hoy a presentar la doctrina de la Iglesia y del pueblo de Dios sobre la Virgen María para despejar las dudas y confusiones creadas con mi artículo y así calmar los ánimos, inútilmente exaltados.

El Documento más autorizado al respecto es la Constitución Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, el cual se expresa ampliamente sobre el misterio mariano, del cual tomo los siguientes apartes:

No. 52. "Dios, en su gran bondad y sabiduría, queriendo realizar la redención del mundo, cuando se cumplió el plazo, envió a su Hijo, nacido de mujer, para que recibiéramos la adopción de hijos (Gal 4,4-5). "El cual, por nosotros los hombres y por nuestra salvación, bajó del cielo y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María Virgen". Este misterio divino de la salvación se nos revela y continúa en la Iglesia, a la que el Señor constituyó como su cuerpo. En ella, los fieles unidos a Cristo, su Cabeza, en comunión con todos los santos, conviene también que veneren la memoria ante todo de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Jesucristo nuestro Dios y Señor".

No. 54. "El Sagrado Concilio, al exponer la doctrina de la Iglesia, en la que el divino Redentor realiza la salvación, intenta iluminar cuidadosamente la misión de la Bienaventurada Virgen en el misterio del Verbo encarnado y del Cuerpo Místico, así como los deberes de los redimidos para con la Madre de Dios, Madre de Cristo y Madre de los hombres, especialmente de los creyentes".

No. 57. "Esta unión de la Madre con el Hijo en la obra de la salvación se manifiesta desde el momento de la concepción virginal de Cristo hasta su muerte. Aparece en primer lugar cuando María se dirige aprisa a visitar a Isabel, que la proclama feliz a causa de su fe en la salvación prometida, mientras el Precursor salta de gozo en el seno de su madre. Se manifiesta igualmente en el nacimiento, cuando la Madre de Dios muestra con alegría a los pastores y a los magos a su Hijo primogénito, que no menoscabó su integridad virginal, sino que la santificó".

No. 63. "Ciertamente, en el misterio de la Iglesia, que también es llamada con razón madre y virgen, la Santísima Virgen María fue por delante mostrando en forma eminente y singular el modelo de virgen y madre. En efecto, por su fe y su obediencia engendró en la tierra al Hijo mismo del Padre, ciertamente sin conocer varón, cubierta con la sombra del Espíritu Santo, como nueva Eva, prestando fe no adulterada por ninguna duda al mensaje de Dios, y no a la antigua serpiente. Dio a luz al Hijo, al que Dios constituyó el mayor de muchos hermanos (Rom 8,29), es decir, de los creyentes, a cuyo nacimiento y educación colabora con amor de madre".

Terminemos estas afirmaciones del Concilio Vaticano II con la declaración clara y terminante del Papa actual, sobre la virginidad de María. Escribe en su libro: "Entonces, ¿es cierto lo que decimos en el Credo: creo en Jesucristo, su único Hijo (de Dios), nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de santa María Virgen?" La respuesta es un "sí" sin reservas". La Infancia de Jesús, pág 62.

Espero que estos apartes de la Constitución Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, más la confesión del Papa actual sobre la virginidad de María, traigan paz a los espíritus y restituyan la confianza del pueblo de Dios, depositada en las enseñanzas de la Iglesia.

Alfonso Llano Escobar, S. J.
cenalbe@javeriana.edu.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.