El libro que retrata la fiesta del día siguiente del Nobel

El libro que retrata la fiesta del día siguiente del Nobel

Hernando Vergara presenta un libro con fotos inéditas que guardó 30 años.

notitle
07 de diciembre 2012 , 06:10 p. m.

A propósito de que el lunes se cumplen 30 años de la entrega del Premio Nobel de Literatura a Gabriel García Márquez (10 de diciembre de 1982), el artista plástico Hernando Vergara Amaya presenta ese día el libro Historia sin tiempo. En esta publicación, el autor revela 81 fotos inéditas que guardó todos estos años y que dan cuenta de un suceso del que poco se ha hablado, quizás por su carácter íntimo y por no haber tenido la fastuosidad de los otros grandes homenajes oficiales.

Al día siguiente de recibir el galardón, Gabo hizo una fiesta para sus amigos, en el salón principal del Gran Hotel de la capital sueca.

Vergara era, por entonces, un joven de 29 años que tuvo la suerte de hacer parte de una de las delegaciones que acompañaron a Estocolmo al autor de Cien años de soledad.

Justamente, un año antes, Vergara había sido seleccionado para diseñar la carátula de Crónica de una muerte anunciada (véase recuadro). "En el libro digo que ese fue mi boleto para abordar el vuelo que me llevó a Estocolmo, porque José Vicente Kataraín, editor de Oveja Negra, decía que cuando Gabo se ganara el Nobel íbamos a fletar un avión para acompañarlo", recuerda.

El autor cuenta que ese día, la mayoría de la gente había dejado sus cámaras en las habitaciones, pues la idea era pasar un rato entre amigos. Sin embargo, él quiso guardar ese momento de recuerdo y comenzó a buscar como loco una cámara. "A lo lejos, en el fondo del salón, vi a un hombre con una cámara fotográfica.

Me le acerqué y le dije que la necesitaba, que me la vendiera, me la prestara o me la alquilara. Sin decir nada, el hombre me la entregó", explica el autor, y aclara que la resolución no es la mejor, pues era una cámara instantánea de fotogramas de 10,5 x 8 mm.

Gabo acababa de llegar de una elegante comida con los reyes, y era tal la ansiedad de estar por fin con sus amigos que apenas tuvo tiempo para quitarse el corbatín, el sacoleva, ponerse sus famosas botas negras y bajar con el pantalón negro, con su línea de raso.

Hasta el nombre del hotel en que se alojó Vergara, quien hacía parte de la delegación de Oveja Negra, fue algo providencial: "Se llamaba Amaranten, como Amaranta", dice, al agregar que guardó las fotos durante 30 años porque por su juventud, tal vez, no imaginó el tesoro que significaban.

"Los verdaderos amigos de Gabo son los que tuvo toda la vida, con los que construyó país. Uno fue un accidente no solo en el tema social sino en el trabajo, fue un honor grandísimo el tenerlo ahí al lado. Entonces, yo no le había visto la magnitud a los personajes, pues como que todo fue muy familiar", concluye.

Hizo la carátula de 'Crónica'

Vergara tuvo la oportunidad de hacer varias carátulas de libros de Gabo. Pero quizás la que más quiere fue la de 'Crónica de una muerte anunciada', que trabajó, en conjunto, con el propio autor.

De hecho, Vergara es el hombre de la foto. "Yo le presento a Gabo la mitad del dibujo en boceto, y él dice: 'Qué interesante sin un zapato'. Y cuando le comento que sobre ese pie irá una mariposa amarilla, me dice que perfecto, pero que la quería como el corbatín de Turbay, bien grande", anota el artista, quien también hizo una de las carátulas de 'Cien años de soledad'.

CARLOS RESTREPO
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.