El hombre que encontró en las matemáticas su método de supervivencia

El hombre que encontró en las matemáticas su método de supervivencia

Santiago Peña fue reconocido como uno de los 100 mejores docentes del país.

notitle
05 de diciembre 2012 , 08:01 p. m.

Santiago Peña convirtió los números en un instrumento de supervivencia. Su habilidad con ellos y con las fórmulas químicas no solo le mereció el reconocimiento de sus profesores sino que, en muchas ocasiones, le permitió intercambiar saberes por un techo o un plato de comida.

"Hacía tareas y asesorías para exámenes a cambio de tener un lugar dónde dormir. Cuando murió mi papá, mi madrastra comenzó a cobrarme arriendo y quedé prácticamente en la calle", afirma este profesor de matemáticas.

Estudiaba en un colegio oficial, así que cada vez que sus maestros iban a paro, su estómago también: no había compañeros con quienes negociar. Sin más remedio, acudió al rebusque. Lavó carros, cargó bultos en la galería, a cambio de algunos pesos para pagar un sitio donde dormir. La ducha era en el colegio.

Desde niño soportó el desamor de su mamá. Su frialdad. Por eso un día dejó su casa familiar en Cali, donde nació, y se fue a Tumaco a vivir con su abuela. "En ese tiempo fui muy feliz. Pero ella no tenía cómo pagarme el estudio. Me envió de regreso con mi mamá, con quien nunca tuve química", recuerda con tristeza el profesor Santiago, mientras retira los lentes de sus ojos y frota con sus manos su rostro casi descompuesto.

Al morir su mamá, su papá lo obligó a vivir con varias madrastras. Cuando tenía 9 años, huyó de la casa por cuenta del maltrato que recibía de una de ellas. Creyó que Buenaventura quedaba a unos pasos de Cali, así que emprendió a pie su huida hacia el puerto. Al cabo de unas horas, cansado de andar, terminó tendido en la silla de un parque. Una mujer, al verlo, se condolió de su estado y lo llevó consigo.

Pasó un mes con ella hasta que apareció su papá. Molesto por lo sucedido, lo amenazó con internarlo en un reformatorio. A partir de ese momento vinieron malos tratos de las mujeres que convivían con su padre, al punto que a veces le negaban la entrada a casa si no llevaba plata en los bolsillos. Muchas veces, incluso, se acostó sin comer.

"Desde que tengo uso de razón, el estudio, más que una oportunidad, un deber, se convirtió para mí en una necesidad, una manera de sobrevivir. El colegio era mi hogar y allí la pasaba bien, sencillamente porque me mantenía alejado de la casa", dice.

Así se graduó de bachiller y, decidido a reunir dinero para estudiar una carrera, Peña empezó a trabajar como payaso en calles y en fiestas privadas; también fue titiritero e imitador de Celia Cruz en despedidas de solteros. Fue voceador de prensa. Vigilante. Con lo ahorrado completó el costo del primer semestre de universidad.

Entró a la Santiago de Cali, donde obtuvo una beca por buen rendimiento. Terminó la licenciatura de matemáticas en 1996 y en 2005 entró oficialmente a la carrera docente (durante unos años trabajó como maestro provisional). Hoy está culminando su doctorado en ciencias de la educación de las matemáticas en la Universidad del Quindío y ya tiene un título de magíster en educación superior.

Todas las dificultades que en algún momento trazaron su camino hacen más meritorio el reconocimiento que le dio el Ministerio de Educación a su labor docente, al convertirlo en uno de los 100 maestros formadores del programa Todos a Aprender.

"Hemos escogido a los 100 mejores docentes del país con la misión de transformar la calidad de la educación", dijo el presidente Juan Manuel Santos durante la entrega de premios a educadores, estudiantes e instituciones educativas. Estos docentes tienen la tarea de formar y acompañar con su experiencia pedagógica a tres mil maestros que, a su vez, llegarán a las aulas de clase de setenta mil docentes colombianos, de los lugares más remotos, con el fin de mejorar sus prácticas de aula. Bajo esta premisa, se busca elevar la calidad de la educación, particularmente en las áreas de lenguaje y matemáticas.

"¿Sabe por qué las matemáticas son un coco? Porque los docentes las han hecho ver así; no enseñan conceptos y las vuelven aburridas", afirma Peña. Por eso uno de sus principales objetivos es romper ese esquema obsoleto que replican algunos maestros: transmitir datos, muchas veces sin sentido ni creatividad.

"El profesor es como un médico general: sabe de todo un poco, pero las matemáticas exigen un especialista". Y además de dominar la disciplina, debe sentir pasión por lo que hace, ser ejemplo de vida y transmitir a sus alumnos la idea de pensar en grande. No en vano su paciencia y su creatividad para explicar son virtudes reconocidas por sus alumnos del colegio oficial Donald Tafur o por los maestros de los quince planteles educativos de municipios de Nariño que hoy forma. En ese departamento hay 110 colegios focalizados por el programa Todos a Aprender.

"El profesor Santiago Peña es nuestra inspiración", afirma Juan G. Giraldo, uno de sus alumnos. En Nariño, donde el 90 por ciento de los niños se siente mejor en la escuela que en su casas, el educador goza de una credibilidad que debe aprovechar para el bien de sus alumnos. "A muchos de estos niños el camino los conduce a ser jornaleros, que es el oficio de sus padres. Pero es bueno que conozcan otras perspectivas", concluye Peña.

Aunque reconoce que veinte años atrás (hoy tiene 40) nadie daba un peso por él, su deseo de edificar un futuro lo llevó a la cima de sus aspiraciones: transformar la vida de sus alumnos como hace mucho tiempo la educación que recibió transformó la suya.

Andrea Linares Gómez
Redacción Vida de Hoy

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.