Así fue el doloroso adiós de Miguel Calero en Pachuca

Así fue el doloroso adiós de Miguel Calero en Pachuca

Directivos anuncian que van a hacer estatua y retirarán el 1 de los uniformes de porteros del club.

notitle
05 de diciembre 2012 , 06:19 p.m.

"Vuela alto, Cóndor, vuela alto", expresó entre lágrimas, conmovido, Manuel Calero, ante el féretro de su hermano. La ovación del estadio Hidalgo que presenciaba la misa en memoria de Calero retumbó hacia el cielo.

"No se va, no se va, Calero no se va", cantó ferviente la porra tuza. El ataúd del ex portero colombiano se detuvo debajo de los tres postes, justo donde marcó su leyenda y donde los aficionados de los Tuzos lo recuerdan como un héroe. En ese momento, antes de la homilía, la ovación y los agradecimientos bajaron de las gradas del estadio Hidalgo que derrocharon nostalgia.

"Quiero agradecerles de todo corazón, en nombre de mi familia, el haber aceptado a Miguel como Tuzo, agradecerle a la ciudad de Pachuca por aceptarlo como su hijo, a la directiva del equipo por hacerlo de su familia. Quisiera estar aquí por un título, pero contra Dios no hay que ponerse de frente. Miguel se va tranquilo", expresó conmovido el hermano de Calero, Milton. (Lea: Miguel Calero tuvo su adiós en el estadio donde se volvió una leyenda).

Las bombas de humo, los aplausos y las porras acompañaron el féretro con el cuerpo del ex guardameta del Pachuca, fallecido a los 41 años este martes, luego de sufrir dos trombosis que le causaron muerte cerebral.

Su cuerpo, cargado por el plantel blanquiazul, dio una vuelta olímpica como el multicampeón que fue con la escuadra hidalguense ante la presencia de su viuda Sandra, sus dos hijos (Miguel Ángel y Juan José), su madre Blanca, familiares, amigos y más de 10 mil aficionados.

Las coronas de flores, las mantas de apoyo y los rostros de tristeza fueron parte del paisaje del último viaje del colombiano, naturalizado mexicano en el coso pachuqueño.

"Miren, miren qué locura, miren, miren qué emoción, ya llegó Miguel Calero y llegó a Pachuca para ser campeón", cantaba sin cesar la barra tuza.

El ataúd de Calero se detuvo a la mitad de la cancha, ahí reposó mientras la misa se llevó a cabo. Como testigos de su gloria alcanzada, estaban los 10 trofeos que alzó, incluidos cuatro títulos de liga y la Copa Sudamericana. (Lea: Miles de personas despidieron a Miguel Calero en Pachuca).

Gabriel Caballero, técnico del Pachuca, colocó el campeonato continental justo enfrente del cuerpo de Miguel, los aplausos más sonoros se escucharon.

A esa ovación le siguió un video de semblanza, con discursos del fallecido futbolista demostrando su amor por los colores de los Tuzos. "Si volviera a nacer, me llamaría Miguel Calero y defendería los colores del Pachuca", afirmó el día de su retiro como profesional.

Música triste, de añoranza siguieron a sus palabras. Lágrimas de los asistentes al Hidalgo, sobre todo, de niños que crecieron con las atajadas inverosímiles y agónicas del sudamericano.

Luego, el silencio respetuoso por la memoria de Calero. El padre que ofició la misa mencionaba episodios de la Biblia y luego comparó a quien fuera capitán tuzo con el ave fénix para resaltar que los que que están con vida lleven a cabo el proyecto que encabezó Miguel.

"Hoy, venimos a honrar al Cóndor, aquel que con su grandeza, supo deslizarse para enseñar lo que son los altos vuelos. Hoy venimos a contemplar una caja con el cuerpo de Miguel Calero que dice Tuzo por siempre a alguien que vino a hermanar a México con Colombia y a alguien que nos enseñó cómo debe ser un guardameta y que al cumplir un objetivo se logra una meta", expresó el cura. (Lea: Joseph Blatter muestra su "hondo pesar" por muerte de Miguel Calero).

Calero, el "Cóndor" se convirtió en inmortal, ya nadie está dispuesto a olvidarlo, pese a que su cuerpo, que será cremado y despedido entre vítores, no vuelva a estar presente el estadio Hidalgo, recinto en el que grabó su grandeza que hoy vuela hacia la eternidad.

Retirarán el dorsal número 1

Nadie volverá a portar el número uno en Pachuca. El presidente del club, Jesús Mártínez Patiño, anunció que la directiva retirará definitivamente el dorsal que utilizó Miguel Calero. Además, informó que se esculpirá una estatua en honor al exportero colombiano. (En imágenes: Velorio de Miguel Calero).

"Queremos tener una gran estatua de nuestro querido capitán en la Universidad del Futbol o en el estadio Hidalgo, además de una escuela de porteros que lleve su nombre", manifestó el mandamás de la escuadra tuza. (En imágenes: Así se vivió el adiós de Miguel Calero en Pachuca).

Martínez Patiño agregó que la mitad de las cenizas del ex guardameta se quedarán en México y el resto irán hacia su país natal. Por su parte, el gobierno del estado, manifestó que bautizarán una calle de Pachuca con el nombre de Miguel Calero.
 
HÉCTOR ALFONSO MORALES
ENVIADO PACHUCA (HIDALGO)
EL UNIVERSAL (MÉXICO)
GDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.