Partidos, impedimentos y reelecciones

Partidos, impedimentos y reelecciones

notitle
04 de diciembre 2012 , 03:27 p. m.

Como muchos colombianos, seguí por televisión el final del proceso que terminó con la reelección de Alejandro Ordóñez como Procurador.

Imaginé qué pensaría un extranjero ante la avalancha de "impedimentos" de casi el 40 por ciento de los senadores, bien por ser ellos mismos o sus parientes objeto de investigación, ora por tener personas cercanas vinculadas al Ministerio Público.
Lo primero que debe analizarse es si conviene que un funcionario designado tenga facultades para investigar a personas elegidas popularmente. El mismo Ordóñez, por razones distintas, al momento de su primera posesión anunció que propondría una reforma para desprenderse de tan incómoda atribución, ideal para múltiples suspicacias.

En segundo lugar, habría que profundizar sobre la naturaleza del control disciplinario. ¿Cuáles comportamientos atribuibles a los congresistas quedan bajo la "jurisdicción" del Procurador?
Como se sabe, las conductas de naturaleza penal son de competencia exclusiva de la Sala Penal de la Corte Suprema. Como la mayoría de los ciudadanos no distingue entre juicios penales, disciplinarios o fiscales, todos quedan bajo el concepto genérico de "corrupción". Y no siempre es así.

El país debería saber qué hicieron esos senadores para estar investigados. Si delinquieron, ¿por qué no están procesados por la Corte? Si no son infracciones penales, es injusto que se asimilen a actos de corrupción. Y si los procesos disciplinarios solo deben tomar pocos meses, ¿cómo entender la existencia de "investigaciones" hasta de tres y más años de duración? Es indispensable hacer una seria reflexión sobre la naturaleza, alcance y límites del proceso disciplinario.

Cuando se discutía la reelección inmediata del presidente Uribe, el representante Germán Navas Talero recusó a varios congresistas que tenían puestos en el Gobierno porque podían ser eventuales beneficiarios en el nuevo mandato presidencial. Para evitar el trámite de recusación, y facilitar la aprobación, más de 70 congresistas expusieron el respectivo "impedimento" por los empleos de sus parientes, pero hallaron una ingeniosa manera de negárselos mutuamente. Así lo hicieron muchos uribistas de entonces, hoy arrepentidos bajo el alero del santismo.

La Corte Constitucional, con salvamentos de voto de Jaime Córdoba, Alfredo Beltrán y Jaime Araújo, avaló ese procedimiento. ¡Y pensar que todo esto ocurre en vigencia de una Constitución que establece como causal de pérdida de investidura el que un congresista haga una sola recomendación para cargos públicos!
Si se aplicara estrictamente la Constitución, aquella sería la manera más expedita de revocar el Congreso. Pero a los colombianos nos gusta la farsa, y no solo en el teatro.

El otro tema que salió a flote fue el de la reelección. El espíritu de la Constitución del 91 fue prohibir todas las reelecciones: Presidente, magistrados, gobernadores, alcaldes, Procurador, Fiscal General, para evitar el abuso de los instrumentos propios de todo poder a fin de perpetuarse en él. Ya sabemos lo que pasó durante la administración pasada, cuando se impulsó ese cambio constitucional, que en la práctica aumentó el periodo de cuatro a ocho años.

Lo ocurrido con el periodo del Procurador fue mero olvido del constituyente del 91, por los afanes de última hora, pues carece de sentido prohibir la reelección de Fiscal, magistrados y Contralor, pero permitir la de aquel funcionario.

Esta omisión debe enmendarse. Además, urge revisar las funciones nominadoras concedidas a los magistrados, pues con ellas introdujeron la política en la Rama Judicial hasta colocarla en el más bajo nivel de aceptación ciudadana en toda su historia. También hizo crisis la autoridad de las directivas de los partidos, hasta ahora, sin consecuencias.

Son algunas lecciones, que en el plano puramente institucional deja este episodio, que ya hace parte de la historia.

@gomezmendeza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.