Derechos de raizales no tienen frontera

Derechos de raizales no tienen frontera

01 de diciembre 2012 , 08:12 p.m.

La integridad y la soberanía de Colombia han sido lesionadas con el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que, desconociendo los tratados existentes, pero, sobre todo, los derechos fundamentales de los pueblos raizales del archipiélago, ha borrado de un solo plumazo los límites históricos entre Colombia y Nicaragua. La Corte se equivocó; nosotros no podemos equivocarnos en la defensa de nuestros intereses vitales y de los derechos de los raizales.

En un hecho sin precedentes en el derecho público internacional, el fallo desconoció la historia y las ricas tradiciones de los pueblos raizales, la realidad de los isleños; rompió la unidad territorial y violentó los derechos sociales, económicos, culturales y ambientales de los habitantes del archipiélago.

Los raizales viven de la pesca, cuidan la naturaleza; poseen una rica cultura, hablan creole, español e inglés, y rinden culto a sus creencias religiosas con la misma devoción con que aman a Colombia. Han habitado de manera pacífica, durante más de 400 años, esos territorios insulares y esos mares que inmortalizó el poeta y exgobernador Simón González, con su relato de la barracuda de los ojos verdes y sus lágrimas azules.

Los raizales tienen hoy amenazada su seguridad alimentaria y su seguridad humana. Su futuro se ha nublado porque las aguas que siempre fueron suyas, de donde proviene su alimento y su alegría vital, ahora le pertenecen por orden judicial a Nicaragua.

Colombia no está de brazos cruzados ante esos hechos. El presidente Juan Manuel Santos ha anunciado que “el fallo de La Haya no se aplicará hasta tanto los derechos de los colombianos no sean restablecidos y garantizados”. Tiene razón. Aquí lo que nos importan son los derechos de los raizales.

El Ministerio del Interior tiene claro que, sea cual sea el desenlace de este episodio, los derechos del pueblo raizal del archipiélago no serán negociables. Nuestra labor no dependerá de ninguna decisión internacional. Los derechos de estos compatriotas no son materia de discusión, ni dependen del trazado de una línea. Ni quedarán a merced de la interpretación o aplicación que se le dé al fallo de la CIJ.

El Gobierno Nacional no ha abandonado a los raizales ni al archipiélago. Nuestro objetivo es protegerlos siempre. El Plan San Andrés, que ha puesto en marcha el Ejecutivo, busca cambiar las condiciones de vida de los isleños. Pero cuando se trata de defender los intereses vitales de la nación y los derechos de los raizales, actuamos con decisión y responsabilidad. No seremos los rebeldes de la región, porque seremos fieles a nuestra tradición de reconocer los principios del derecho internacional público.

Hay un camino y lo vamos a emprender, con la Constitución en la mano, apelando a nuestro espíritu de solución pacífica de las controversias y a los mecanismos que nos ofrece el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. La próxima semana nos visitará in loco, precisamente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y le vamos a pedir que escuche a los voceros del pueblo raizal, para que constate, con sus propios ojos, la ruptura social, cultural y ambiental que generó el fallo de La Haya.

Vamos a garantizar que la voz de los raizales sea escuchada por todo el mundo. Los acompañaremos a todos los escenarios posibles, para que expongan ante las más altas instancias regionales y globales sus reclamos y sus demandas ante la grave violación de sus derechos por el fallo de la CIJ. Los derechos de esa comunidad no dependerán de dónde alguien trazó una raya fronteriza. Nadie puede ignorar que el pueblo raizal ha sido despojado de sus derechos ambientales y su seguridad alimentaria a través de una sentencia, que hoy tiene al archipiélago y al país inundados con las lágrimas azules de la barracuda de los ojos verdes.

* Ministro del Interior

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.