En línea con el conocimiento

En línea con el conocimiento

La educación virtual es un escenario incluyente que forma con eficiencia y calidad.

29 de noviembre 2012 , 09:29 a.m.

En Colombia, más de 40.000 personas estudian en la modalidad de educación virtual o e-learning, que permite tener acceso a programas académicos de calidad desde cualquier lugar, sin horario definido, formarse en comunidades abiertas y adquirir nuevas lógicas de corresponsabilidad por medio de plataformas especializadas.

Un modelo que se puede considerar como una respuesta a la sociedad mediática, la cual ha ayudado a que se promulguen nuevos escenarios incluyentes de aprendizaje, en los que la herramienta principal son las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

"Esta metodología tiene un alto potencial comunicativo que permite la convergencia de sinergias y el entretejido de redes humanas, solidarias y vitales. Por este mismo hecho, genera condiciones para el debate y la construcción colectiva, trascendiendo la transmisión unilateral de información por parte del profesor al estudiante", señala Jaime Alberto Leal Afanador, rector de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (Unad).
Es una respuesta ideal para muchas personas, como Claudia Esperanza Montenegro Coral, madre soltera, de 40 años, quien debe trabajar de lunes a sábado, durante ocho horas, y encontró en el e-learning una gran oportunidad para realizar una carrera profesional de calidad, sin descuidar sus responsabilidades. Actualmente, cursa séptimo semestre de administración de empresas en la Unad y obtuvo un ascenso en su trabajo, gracias al resultado que obtuvo con esta iniciativa.

Los pros y contras

Pese a las bondades, todavía existen muchos paradigmas frente a la educación virtual, sobre todo alrededor de la calidad de la misma frente a la presencial. En este sentido, Fernando Dávila, rector del Politécnico Grancolombiano, dice que este estereotipo se está superando, "no porque nadie lo diga, sino porque lo demuestran los mismos profesionales en los resultados Saber Pro, en los que están por encima de la media nacional, y en el mundo laboral, donde se desempeñan con eficiencia". Otro de los paradigmas de este modelo es la necesidad de que haya un contacto directo con el profesor y con los demás estudiantes, afirmación que se desvirtúa con el hecho de que "el aprendizaje digital permite resolver dudas de una forma más profunda y elaborada, ya que, aunque la respuesta no se obtiene inmediatamente, el docente cuenta con más tiempo de analizar la solución", dice Dávila.

"Este sistema permite realizar, de una forma más personalizada, el seguimiento del alumno, y cuando surgen preguntas se pueden resolver por el chat, correo o foros", dice Montenegro.

En el e-learning existen instituciones que están haciendo un trabajo excelente, así como otras que dejan mucho que desear. "Lo importante a destacar es que, cuando existe una planeación didáctica, respaldada con un programa de asesoría y acompañamiento, se logran resultados de calidad muy alta, equiparable o superior, en algunos casos, a aquellos obtenidos en educación presencial", señala Lariza Enriquez, docente de la Universidad Nacional Autónoma de México.

No obstante, este sistema necesita que el estudiante desarrolle ciertas habilidades para que su experiencia académica sea efectiva. Así lo asegura Donna Zapata, profesora de la Universidad de Antioquia, en su informe Contextualización de la educación virtual en Colombia, en el que explica que "se requieren profesionales con capacidad para: buscar información con sentido crítico y aplicarla a la solución de problemas, innovar, enfrentar problemas diferentes a diario, utilizar la tecnología para mejorar su calidad de vida y su rendimiento, comunicarse por medios electrónicos, integrarse a las comunidades científicas en su área de saber, aprender en forma autónoma durante toda la vida, adaptarse a los acelerados cambios del mundo moderno, utilizar más de un idioma, conocer y valorar culturas".

Desafíos del modelo
 
Según Javier Botero, viceministro de Educación del anterior gobierno, "esta política de inclusión ha demostrado grandes logros, pero queda un largo camino por recorrer".

Es así como este modelo plantea retos para los docentes, los estudiantes y el Gobierno Nacional. El primer desafío es garantizar la conectividad a Internet en todas las regiones del país, tarea que se está ejecutando desde el Ministerio de las TIC por medio del Proyecto Nacional de Fibra Óptica, que busca conectar a 700 municipios, y por la red 4G, en la que ya se han visto varios avances. "Estamos llevando Internet a todos los centros rurales de más de 100 habitantes para que todo el mundo tenga acceso a la web y por ende a la educación, lo que conlleva a que los niños del campo tengan las mismas oportunidades que uno de ciudad", señala Diego Molano, Ministro de las TIC.

Otro de los retos es que se construya en el país una normatividad que controle el funcionamiento y calidad de las instituciones que ofrecen el servicio digital. "La regulación debe facilitar y viabilizar estos escenarios educativos, dado que las normas existentes no tienen una coherencia con este tipo de modelo y, por lo tanto, hay ciertas variables que lo hacen específico, por lo que se debe valorar de forma distinta a la presencial", dice Afanador. Esta regulación permitirá que las instituciones que ofrezcan programas virtuales cuenten con un personal cualificado para la tarea, porque no es lo mismo ser formador presencial que virtual, incluso, son los docentes los que deben guiar el buen uso de las TIC.

Red Ilumno: alianza en pro de la educación superior

Con una inversión de más de 31 millones de dólares nace la red más grande de universidades privadas de América Latina: Ilumno, que tiene como propósito ampliar la cobertura a la educación superior, por medio del sistema virtual y presencial. "Es la voluntad de nueve instituciones de la región, las cuales trabajan bajo un modelo que se preocupa por entregar docentes calificados, programas acreditados y calidad de plataformas para garantizar una eficiencia en el aprendizaje", explica Alejandro Parada, vocero oficial de la Red Ilumno en Colombia. Esta iniciativa permitirá que los alumnos, que pertenecen a alguna de las instituciones asociadas, puedan continuar sus estudios en cualquiera de las mismas de forma presencial o virtual, además de compartir experiencias multiculturales y conocimientos con todos los miembros del programa."En el modelo virtual, cada universidad tiene su metodología y plataformas", dice Parada.

Universidades de la red ilumno

Siglo 21 (Perú), Siglo 21 (Argentina), Veiga de Almeida y Centro Universitario Jorge Amado (Brasil), Fundación Universitaria del Área Andina y Politécnico Grancolombiano (Colombia), Universidad en Ciencias Administrativas San Marcos (Costa Rica), Udi Global Learning (Guatemala), U. del Istmo (Panamá) y Americana (Paraguay).

A un clic de distancia

Cobertura por todo el territorio colombiano

Aunque la Universidad Nacional Abierta y a Distancia y la Autónoma de Colombia son pioneras en la educación virtual, actualmente hay varias instituciones del país que poco a poco se están sumando a la estrategia de ampliar su cobertura y por ende el derecho a la educación. Entre ellas están:
la Corporación Universitaria Autónoma de Occidente, Fundación Universitaria Manuela Beltrán, la U. Católica de Manizales, la de Antioquia, La Salle, Los Andes, la Sergio Arboleda, la Nacional, Santo Tomás, Militar, del Norte, Politécnico Grancolombiano y Eafit.

Red José Celestino Mutis

Promoviendo un desarrollo integral por medio de la educación

Hace 15 años se forjó en Colombia la Red José Celestino Mutis, un convenio de universidades colombianas con el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México ( ITESM), con el fin de abrir canales de comunicación y fortalecer las relaciones horizontales para cumplir con diferentes objetivos. Ofrece programas de maestría y algunos pregrados. Entre el 60 y 70 por ciento de las materias son virtuales y se transmiten desde México; el resto se maneja de la forma tradicional. La Universidad Autónoma de Bucaramanga, la Uniminuto, la Autónoma de Occidente y de Manizales, La Tecnológica de Bolívar y la de Ibagué hacen parte de este programa que promueve un sistema competitivo y productivo.

Rompiendo paradigmas

La sociedad del conocimiento ha cambiado y ha exigido otros modelos de aprendizaje, que involucran tecnología y un cambio de pensamiento. "Hay que entender que hoy en día el joven accede a los saberes de una forma diferente, que hay elementos psicológicos y culturales distintos, porque no es lo mismo ser nativo digital que migrante digital, por ello es importante adaptarse y aceptar estos nuevos procesos", señala Fernando Dávila, rector del Politécnico Grancolombiano.

Tatiana Lizarazo Correa
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.