El fallo: acatar, acatar y acatar...

El fallo: acatar, acatar y acatar...

notitle
23 de noviembre 2012 , 07:37 p. m.

"Bienvenido a San Andrés, presidente Santos", dijo en tono jocoso el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el lunes en la noche, al rematar su triunfal discurso, después de conocerse el fallo de la Corte Internacional de La Haya sobre el diferendo limítrofe en que perdimos 75.000 kilómetros de mar territorial. ¡Glup!

Un discurso, en inspirado acento chavista, que muchos aquí calificaron de muy "roncador" y "quitasueño". Ortega se extrañaba por la reacción de Colombia y advertía que solo nos queda acudir a la "corte celestial". Lo malo es que en el fondo tiene razón. Y no solo en el fondo, sino en la superficie. A Nicaragua la Corte le dio plataforma submarina y a nosotros nos dio piedra. Pero ante ella nos sometimos, y prometimos respetar la decisión.

Ortega estuvo irónico. Pero después de que a su país -al que algunos solo le decían Nicar, porque le faltaba agua- le dieron semejante regalo navideño, no era para menos. Para Colombia, en cambio, duele y parte el alma nacional. Y muy preocupante para los sanandresanos y para la industria pesquera. Especialmente para unos 700 isleños que viven de la pesca artesanal.

Es que nos llegaron tan cerca, que ellos temen que ahora al lanzar un anzuelo salga un nicaragüense de la lengua. Pero Ortega quiso calmar las aguas y les dijo que los siente como hermanos, y prometió buscar mecanismos para que todos puedan pescar sin enredarse. Buena actitud, que ojalá se concrete ya.

Correrán mares de tinta y agua sucia, se volverá un tema de campañas políticas. Mas, aparte de dolernos, a Colombia le queda un camino: acatar el fallo. Casi todos saben que es inapelable. Desde el Presidente para abajo, pasando por expertos internacionalistas, hasta el jefe del equipo que nos 'defehundió', Julio Londoño Paredes. Él, hiperbólico, dice que "Colombia hoy es más grande". Pásenla por inocentes.

Aceptar, aceptar, aceptar y pedir revisar. Lo demás son patadas de ahogado y oportunismos políticos, como los del expresidente Uribe, quien ahora va a San Andrés a mostrar pierna blanca y su rechazo contra el fallo, del cual él sí tiene mucha culpa, pues fue nuestro Mesías, que nos gobernó durante ocho años, que todo lo sabía y decidía, pero no vio el elefante marino.

El exmandatario -pescador artesanal de votos-, con su viejo estilo de desconocer la justicia -firmen antes de que los cojan presos, o exíliese porque no confío en esta justicia-, dijo que debemos desconocer el fallo. Y seguramente estará tildando a los miembros de la Corte de "melifluos", "babosos", "oportunistas", "trepadores" y les pedirá que "sean varones" y que expliquen una decisión que no resultó tan "meridiana 82". ¡Uff!

El fallo no fue salomónico sino salmónico; no me crean tan marisco, dijo un langostino. Colombia aceptó irse a la cama con el alto tribunal de La Haya y no puede ahora llorar porque resultó 'enclavada'. Puede decir 'mal-Haya' suerte, pero desconocer esa instancia nos pone ante el mundo como unos tramposos, poco fiables. Hasta las inversiones y el respeto internacional que se han ganado podrían naufragar. Pudo ser más grave. Nuestro país por lo menos defendió el archipiélago. Aquí también "perder es ganar un poco". O un coco, que esos sí los salvamos.

Lo que debemos es navegar para el futuro en el barco de la experiencia. El presidente Santo -como diría un nica- debe invitar a Daniel Ortega a una langosta a la serranilla y buscar entendimientos sobre pesca, defensa biológica, seguridad y navegación. E incrementar el turismo en la isla, impulsar allí la ciencia, hacer grandes reuniones, capacitar a los raizales, privilegiarlos en educación y empleo. Pero de verdad, porque prometer también hace parte del deporte nacional. ¡Glup!

luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.