Secciones
Síguenos en:
La tregua unilateral de las Farc, un reto en la mesa de diálogos

La tregua unilateral de las Farc, un reto en la mesa de diálogos

Con la decisión, que podría causar tensiones, Farc intentan mostrarse como guerrilla política.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de noviembre 2012 , 09:55 p. m.

Con el anuncio de una tregua unilateral para Navidad, que va desde este martes hasta el 20 de enero, las Farc no solo le improvisaron ayer de nuevo al Gobierno en La Habana, sino que avanzaron en su deseo de mostrarse como una guerrilla política, que tiene en cuenta las peticiones del país.

No en vano presentaron "el cese de toda clase de operaciones militares ofensivas contra la Fuerza Pública, y de los actos de sabotaje contra la infraestructura pública o privada", como una decisión que nacía de "acoger el clamor de paz de los colombianos".

Y, en tácita alusión a la decisión del presidente Juan Manuel Santos de no detener la ofensiva militar durante las negociaciones, que arrancaron este lunes en el Palacio de Convenciones de la isla de los hermanos Castro, anunciaron la tregua unilateral como una "muestra de voluntad para generar un ambiente político propicio para el avance de los diálogos". Claramente, buscan convencer de que su voluntad de paz no está en duda y de que si algo no llega a funcionar no será por la guerrilla.

El Gobierno, a través del ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, se ratificó en su postura e hizo saber que continuará combatiendo a los guerrilleros porque es su "deber".

Precisamente, el sentir oficial sobre una eventual tregua de las Farc había quedado claro el pasado fin de semana, cuando el coordinador de los negociadores con esa guerrilla, Humberto de la Calle, dijo que el grupo armado siempre usaba los ceses del fuego para "reforzarse" militarmente.

Que los colombianos crean en la voluntad de paz de la guerrilla será solo el resultado de hechos. También representantes de sectores políticos, económicos y sociales manifestaron dudas sobre la tregua.

En últimas, la negociación entre el Gobierno y las Farc para buscar un acuerdo de paz después de 50 años de enfrentamientos arranca con un cese del fuego que, por ser unilateral, promete tensiones en la mesa de diálogos. La promesa de las partes de no hablar en ella de los actos de guerra podría ser, en todo caso, una ayuda para evitar fracturas.

Protocolo hecho pedazos

Otro asunto, también sensible para la negociación, es que, por lo menos en lo noticioso, las Farc siguieron marcando el ritmo en el proceso de paz que lanzaron con el Gobierno en Oslo, el 18 de octubre pasado.

El ceremonioso silencio en el que entraron al Palacio de Convenciones los negociadores oficiales -Humberto de la Calle, Sergio Jaramillo, Frank Pearl, Luis Carlos Villegas y el general (r.) Jorge Mora Rangel- quedó hecho pedazos cuando llegaron los delegados del grupo armado.

Cuando nadie esperaba más que el paso protocolario de los guerrilleros, entre los que no pasaron inadvertidas la holandesa Tanja Nijmeijer y 'Maritza', otra de las mujeres de confianza de 'Iván Márquez' y quien, como en Oslo, llevaba del brazo a 'Jesús Sántrich' -ciego por un problema congénito- , 'Márquez' se detuvo y comenzó a leer el anuncio de tregua.

Hasta ahí llegó el orden que habían logrado los cubanos, garantes con Noruega del proceso de paz y, por lo demás, amables y atentos anfitriones. Periodistas, camarógrafos y fotógrafos se llevaron por delante hasta las materas del lugar para acercarse hasta el jefe guerrillero, que iba seguido por sus compañeros.
Estaban, por supuesto, los que tienen poder de decisión en la mesa, además de 'Sántrich': Rodrigo Granda, 'Marcos Calarcá' y 'Andrés París'.

El último era 'Rubén Zamora', desconocido para la opinión y el encargado ayer de llevar la imagen de 'Simón Trinidad' que las Farc mandaron hacer para reivindicar la presencia suya en la mesa de negociación, un asunto que, como ha dicho el Gobierno, está en manos de la justicia de Estados Unidos, donde el jefe guerrillero está preso.

Como en Oslo, en La Habana las Farc estaban listas para que ni ellas ni sus insistencias pasaran inadvertidas. Toca esperar el impacto de sus sorpresas sobre el bajo perfil que ha mantenido el Gobierno y, lo más importante, sobre la negociación.

Mindefensa anuncia que seguirán operaciones

Tras mostrarse incrédulo de que las Farc cumplan el cese unilateral del fuego, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo ayer que las operaciones militares continuarán en todo el territorio colombiano: "La Fuerza Pública tiene el deber constitucional de perseguir a todos aquellos criminales que hayan violado la constitución, que hayan violado la ley y hayan atentado contra la vida y la honra de los ciudadanos de Colombia; en consecuencia, a los terroristas de las Farc se les persigue es por todos los crímenes que han cometido a través de tantos años, y no por los crímenes futuros".

Pinzón señaló que "ojalá cumplan con esto que han prometido, pero la realidad es que la historia muestra que esa organización nunca ha cumplido nada". Y agregó: "Es muy difícil creer que son capaces de dejar de seguir matando niños, de dejar de seguir haciendo atentados contra la población civil, como los que hemos visto incluso en las últimas semanas".

Opiniones divididas genera cese del fuego de la guerrilla

El cese del fuego unilateral desde las cero horas de hoy y por dos meses que las Farc anunciaron en La Habana (Cuba) genera opiniones divididas entre analistas y expertos en seguridad.

Para Víctor G. Ricardo, excomisionado de Paz del gobierno de Andrés Pastrana, es una muestra de "voluntad de paz" que debe "ser bienvenida". "Si llega a haber un encuentro con el Ejército, claro que habrá disparos. El ceso del fuego genera un ambiente de no confrontación en zonas de conflicto y en época navideña", señaló el excomisionado, quien recordó que las Farc cumplieron con la tregua en el Caguán.

Clara López, presidenta del Polo Democrático, destacó que es un hecho que "contribuye a generar confianza dentro del proceso" de paz y que en reciprocidad el "Gobierno debería hacer lo propio".

Una posición similar asumió la excongresista Piedad Córdoba, miembro de Colombianas y Colombianos por la Paz, colectivo que les propuso a las Farc una tregua navideña. En su cuenta en Twitter, escribió: "Muy satisfecha y feliz por la muestra de buena voluntad de las Farc".

El exconstituyente Navarro Wolff aseguró que es "una buena noticia" para la gente que vive en la zona de conflicto porque "tendrán un respiro de Año Nuevo" y "es una demostración de que las Farc quieren mejorar su imagen en la opinión pública, y eso demuestra que están interesados de que el proceso de paz salga adelante".

Sin embargo, el analista Camilo González Posso, director de Indepaz, duda de la verdadera intención de las Farc. De todas maneras, destaca que la tregua es "bien recibida" y "crea un ambiente de distensión". "Las Farc quieren ganar espacio de opinión para que sus planteamientos políticos puedan tener mejor audiencia", dijo González, quien advirtió que el anuncio puede acelerar una declaración conjunta del cese del fuego, que está contemplado en el caso de que se firme un acuerdo de paz.

Un análisis similar hace el expresidente de la Corte Suprema Jaime Arrubla, quien señaló que la tregua sería una forma de poner al Gobierno a "hacer un gesto recíproco", y pidió a las Farc acompañar esa iniciativa con propósitos más concretos, como acabar con las extorsiones y las intimidaciones contra la población.

Totalmente escéptico sobre la intención de tregua se mostró el general (r.) Harold Bedoya, excomandante de las Fuerzas Militares. Para él, las Farc buscan "hacer creer que es la guerrilla, y no el Gobierno, la que tiene voluntad de paz", pero al mismo tiempo seguirán fortaleciendo sus acciones militares.

El presidente del Consejo de Estado, magistrado Gustavo Gómez, fue más radical y expresó: "Lo que digan o dejen de hacer las Farc no debe importarnos. Ellos viven en el absurdo permanente. La pobreza, la marginalidad y la desigualdad social no son excusa para matar".

Van cuatro ceses unilaterales

1. Decretan cese desde Uribe (Meta)

1984: con el anuncio de un cese unilateral del fuego, las Farc facilitaron el inicio del proceso de paz con el gobierno de Belisario Betancur, que se desarrolló en Uribe (Meta). El Gobierno también decretó la tregua.

2. Ataque acabó con tregua navideña

1991: las Farc decretaron una tregua navideña. Sin embargo, un ataque de esa guerrilla en la madrugada del 25 de diciembre en Piedrancha, al sur de Pasto (Nariño), que dejó tres policías y un civil muertos, puso fin a esa propuesta de cese unilateral del fuego.

3. Cumplieron cese en el Caguán, pero...

2000: las Farc cumplieron la tregua anunciada en el Caguán entre el 15 de diciembre de 1999 y el 15 de enero del 2000, pero siguieron con las 'pescas milagrosas', secuestros, extorsiones y asesinatos, lo que llevó en 2002 a que finalizaran los diálogos.

4. Ordenan suspender operaciones militares

2012: las Farc ordenaron un cese unilateral entre el 20 de noviembre y el 20 de enero. En un comunicado piden a sus unidades el "cese de toda clase de operaciones militares ofensivas contra la Fuerza Pública y de actos de sabotaje contra la infraestructura pública o privada".

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
ENVIADA ESPECIAL DE EL TIEMPO
LA HABANA (CUBA)
Margir@eltiempo.com
@margogir

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.