Se atrevió a pedir un crédito a los 14 años y hoy es genio informático

Se atrevió a pedir un crédito a los 14 años y hoy es genio informático

La historia del joven creador de VoiceBunny, uno de los bancos de voces más grandes del mundo.

notitle
13 de noviembre 2012 , 01:25 a.m.

‘Se pasan trabajos a computador’. Ese era el letrero que para 1992 se veía en la ventana de la familia Henriquez Monroy, ubicada en el barrio Villas de Granada, de Bogotá. El autor del mensaje era Alex, un adolescente de 14 años, hijo de Katia Monroy, que desde los cuatro años se había obsesionado con tener un computador.

Para la época, pocos tenían la oportunidad de tener en su casa uno de esos aparatos. Alex tampoco lo tenía. Sin embargo ofreció pasar trabajos a computador y en la puerta de su casa a diario golpeaban estudiantes de colegio y universitarios para preguntar cuánto costaba pasar su escrito a un documento digital.

Nadie sabía que Alex en realidad no tenía cómo transcribirlo. A lo mejor, ninguno de los que preguntó el valor, sospechó que él sólo quería saber cuánto estarían dispuestos a pagarle los interesados por esa labor. La intención de Alex era calcular si el total de los trabajos que pasaría le eran suficientes para pagar una cuota bancaria y conseguir así su primer PC.

Cuando los cálculos fueron suficientes, se dirigió a un banco en el que tenía una cuenta de ahorros. Para él, solo por ese hecho, podrían prestarle los 850.000 pesos que necesitaba para conseguir su equipo. Pero al llegar al banco, las respuestas fueron contundentes: “eres un menor de edad, no te podemos hacer un préstamo”.

Pero por su insistencia y decisión, terminó en la oficina de la gerente de la sucursal, a quien le explicó cómo pagaría el préstamo con los recursos que le generaría transcribir trabajos a computador, lo que llamó la atención de la directiva de la oficina. Ella le dijo que viniera con su mamá al siguiente día y luego de explicaciones y cálculos, Alex salió en sus manos con 850.000 pesos. Un clon 386fue su primer computador propio.

De ahí en adelante la empresa Apache AX Cibernetic Enterprises Limitada, como Alex le llamó, empezó a crecer. El problema ahora no fue la falta del computador, sino la de tiempo de su creador para atender la alta demanda que tenía, a la par de alto flujo de obligaciones escolares.

Fue entonces cuando la abuela, María Emma Torrenegra, a sus más de 80 años, aprendió a digitar textos en el “aparato” para ayudarle a su nieto a pasar los trabajos que le encargaban y que a su vez cumpliera con sus labores escolares. “Lo más curioso fue que mi abuela nunca aprendió a grabar el archivo. Entonces ella se trasnochaba pasandoel trabajo y me despertaba, yo guardaba el trabajo y podía entregar a tiempo”, cuenta Alex en medio de sonrisas. Por eso hoy, para hacerle homenaje a esa “madre”que lo ayudó y apoyó, lleva el apellido Torrenegra.

En la última cuota del crédito, se atrasó. Cuando tuvo el dinero se dirigió al lugar ofreciendo nada más que excusas por el retraso y el pago final. Pero, al efectuarlo, no encontraban una deuda en la entidad a su nombre, ni al de su mamá. Tampoco les permitieron conocer el nombre del titular de la cuenta a la que consignaban el pago de la deuda, así que como última medida, consignaron y dieron por terminado el préstamo.

Pero fue así como Alex entendió que el préstamo nunca lo efectuó la entidad, sino la gerente del banco, y que sus consignaciones mensuales eran a la cuenta personal de ella, quien le creyó a un joven de apenas 14 años sus ideas de empresa. Pese a que no sabe nada de ella, le agradece infinitamente ese “favor”.

De pasar trabajos a dirigir empresa de talla mundial

Cuando Alex terminó sus estudios de bachiller, su empresa en casa seguía funcionando. Empezó a estudiar ingeniería de diseño y automatización electrónica y allí se dio cuenta de que con los computadores tenía otra estrecha relación: repararlos le era muy fácil. Con los estudios potenció esta capacidad y una vez más se arriesgó, al ver que este negocio era mucho más rentable que transcribir a computador.

Puso en un clasificado de EL TIEMPO de la edición del domingo, un aviso ofreciendo reparación de computadores. No era un experto, pero se sentía capaz de hacerlo. “Llamé a clasificados y les dije que cobraran el pago en la cuenta de teléfono de mi casa. Lo compré y no le dije nada a mi mamá. Luego pensaba ¿qué pasará si no llama nadie?, ¿cómo voy a pagar los 250.000 pesos?”.

El domingo de la publicación, estuvo todo el día junto al teléfono esperando llamadas, pero ni una llegó. Aún así, se contactó de nuevo con el periódico y tomó una oferta de clasificado por tres días laborales). “¡Oh sorpresa! cuando me llamaron no personas sino empresas para que les arreglara los computadores de las oficinas”.

Con el pago de las empresas no solo pudo pagar la los avisos clasificados, sino empezar a contratar personas. Pasar trabajos a computador quedó a un lado y nació Cyberprise Ltda., dedicada al soporte técnico de la ingeniería en compañías. A sus 19 años, Alex tenía 25 personas trabajando para su empresa.

Cuando conoce a la que es hoy su esposa, Tania Zapata, quien es locutora profesional, vislumbra junto a ella una nueva oportunidad de negocio: el de las voces profesionales. Es con ella que entiende que para conseguir un sonido vocal de altas calidades había un proceso en el que intervenían muchos agentes, poco óptimo.

Con ella y su mejor amigo, emprendieron un nuevo camino. Cerró así su empresa de soporte técnico y creó Voice123, una plataforma web que permite encontrar voces profesionales.

Posteriormente la empresa se convirtió en VoiceBunny, que fue pionero en la creación de este tipo de empresa en Colombia y en el exterior y que hoy es el banco de voces más grande del mundo. Cuenta con 160.000 perfiles de voces en 50 idiomas y más de 65.000 clientes, entre ellos Pixar.

Su proyección es seguir y creciendo y pese a que no terminó sus estudios profesionales por sacar adelante su empresa de soporte técnico, hoy es ‘el duro’ de la informática, lo que le ha permitido darle sustento a sus innovadoras ideas.

-Historia publicada dentro de la semana del emprendimiento. Con la colaboración de iNNpulsa Colombia.

Rocío Hurtado Andrade
Redacción ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.