Ablación: ritual que mutila a las emberas

Ablación: ritual que mutila a las emberas

El caso de la bebé a la que le cercernaron el clítoris esta semana en Risaralda revive el debate.

notitle
03 de noviembre 2012 , 08:39 p.m.

La mujer camina despacio, con las manos sobre el vientre. Hace poco fue madre por sexta vez. Mira hacia el suelo. Y cuando levanta la cara deja ver un profundo gesto de dolor. Su nombre es Eva Lina Palacio y pertenece a la comunidad embera chamí de Risaralda. No habla español -solo la lengua de su pueblo- y no conoce su edad exacta. A través de un traductor cuenta que cree que tiene 24 años.

Es la madre de la bebé que el martes fue trasladada, grave, al hospital San Jorge, de Pereira. La llevaron desde Pueblo Rico (Risaralda), a dos horas y media de Pereira, donde queda el resguardo al que pertenece Eva Lina.

La niña, de cinco días de nacida, estaba a punto de desangrarse y padecía una infección severa. Le mutilaron el clítoris en un 80 por ciento, según Adriana Ángel, coordinadora de la unidad maternoinfantil del hospital. Tenía café en las entrañas que le echaron para detener la hemorragia.

Un nuevo caso de ablación o mutilación genital, que implicaba la vida de una niña, se conoció rápidamente y se convirtió en escándalo.

Tres semanas atrás, el 10 de octubre, en una cumbre nacional indígena, las autoridades emberas firmaron un pacto en el que se comprometieron a erradicar esta práctica, que salió a la luz en el año 2007 después de que la Personería de Risaralda denunció la muerte de una niña de esta comunidad después de ser sometida a dicho procedimiento.

Solo entonces se supo que en Colombia, específicamente en el pueblo embera, existía la ablación. Hoy, esta comunidad de 150.000 personas y presente en 16 departamentos del país, reconoce que tal vez sean cientos o miles las niñas que han muerto por ello.

Pero no hay reportes. Se trata de una tradición exclusiva de las mujeres, guardada en secreto, y conocida hace pocos años. Además, cuando las niñas emberas mueren, son enterradas en sus resguardos y de sus muertes no se entera el Estado. En lo que va del año, la Consejería de Paz y Derechos Humanos de Risaralda estima que se han registrado 10 casos de niñas mutiladas.

Nuestro país es el único del continente donde se ha documentado esta costumbre. En África es una práctica generalizada.

El origen de la tradición

Hace cuatro años el Fondo de Población de la ONU (Unfpa), con el acompañamiento del Bienestar Familiar, emprendió un programa para concientizar a esta comunidad sobre los riesgos de la mutilación genital, considerada una cruel violación a los derechos humanos, sexuales y reproductivos de niñas y mujeres. Y también para tratar de entender este ritual que, excusado en la tradición, es una atrocidad contra las niñas.

Esmeralda Ruiz es asesora de género del Unfpa y ha entrevistado a más de 400 emberas. "La ablación es secreto y vergüenza. Es su intimidad y piensan nadie puede enterarse". Entre ellas, sobre todo en las mayoras (ancianas), que son las guardianas de este pueblo, existe la creencia de que el clítoris (quebede en su lengua) es una malformación que hay que cortar para que no crezca, como sucede con el órgano sexual masculino.

Cuando nace una niña, las mayoras -que también ofician como parteras- están pendientes para 'curarlas', echando mano de cualquier objeto filoso. Cualquiera. Y hacen el procedimiento en carne viva.

Fue lo que sucedió con la hija de Eva Lina. Ella dice que no se dio cuenta cuándo sucedió. "No quería que le hicieran eso", suelta con voz baja y se echa a llorar. No lo reconoce, pero las autoridades indígenas ya establecieron que lo hizo la abuela de la niña.

Ambas mujeres serán castigadas. Eso lo asegura Luis Siágama, autoridad mayor del Resguardo Embera de Pueblo Rico. Las pondrán en el cepo (tronco de madera que inmoviliza los pies) durante 24 horas y las obligarán a realizar trabajos comunitarios.

La niña está fuera de peligro y en recuperación. Pero tendrá que vivir incompleta. Además de que verá afectada su sensibilidad en la intimidad cuando sea una mujer, sufrirá otras consecuencias en su función femenina.

Siágama insiste en que la ablación está prohibida y que llena de dolor a su pueblo. "Piensan que somos unos salvajes, critican pero no saben lo que pasa realmente. Estamos muy heridos".

También, según el Unfpa -las emberas no están de acuerdo-, la mutilación busca controlar la sexualidad de las mujeres y su rol en la familia y la sociedad, pues "se cree que ellas son propiedad del varón y que él es el único que tiene derecho a sentir placer".

JOSÉ ALBERTO MOJICA PATIÑO
Enviado especial de EL TIEMPO

'Un problema de educación'

Cruz Elena Nengarabe, consejera del Consejo Regional Indígena de Risaralda en temas de mujer, afirma que hay muchos lugares alejados a donde no ha llegado el proyecto contra la ablación y tampoco la orden de abolir esa práctica.

"Necesitamos apoyo del Estado para avanzar contra esta problemática", alerta esta líder al explicar que se requieren campañas de educación sexual, "pues las mujeres indígenas no conocen su cuerpo desde la anatomía". Nadie les ha enseñado que el clítoris no es una malformación. También necesitan campañas en salud sexual y reproductiva.

"Somos un pueblo olvidado. Requerimos una presencia urgente y real del Estado", enfatiza. Además del apoyo del Unfpa y del Bienestar Familiar, esta comunidad clama presencia de los Ministerios de Salud y Educación, hasta ahora ausentes frente al tema.

Diego Molano, director del ICBF, reconoció que es urgente seguir impulsando esta lucha. Y aclaró que el Estado respeta la autonomía de los emberas. Sin embargo, resalta que los derechos de los niños y las niñas están por encima de las costumbres ancestrales.

En el caso reciente, el ICBF le hará seguimiento a la niña pero no la retirará de su familia. Aunque este debate se ha enfocado en Risaralda, también existe en otras comunidades de este pueblo y en otras regiones.

En el Cañón de las Garrapatas, en el Valle del Cauca, la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic) afirma que hay una comunidad de tres mil emberas que no han recibido intervención en este tema y siguen practicando la ablación. También hay resguardos completos donde hay resistencia al tema.

"Las mayoras creen que nos estamos oponiendo a una cultura que lleva muchísimos años, y que nos estamos metiendo en la intimidad de las emberas", cuenta Ana Lucía Bazorna, líder en contra de la ablación.

'Tenemos derecho a sentir'

Pereira. "Me contaron que cuando la partera me 'recibió', hace 26 años, me puse morada, pálida, no respiré... Como pensaron que estaba muerta, me dejaron a un ladito de la cama", narra María*, una indígena embera que, como a cientos de niñas de su comunidad, también le practicaron la ablación de su clítoris cuando nació.

"No lo hicieron por mal, para nosotros la vida es sagrada; pero piensan que así van a limpiar a la mujer; y si no, creen que ella se va a rebelar, y no se va a aguantar las ganas de estar con un hombre, o con otra mujer. Esto no es una práctica buena y afecta la dignidad de la mujer. Es importante trabajar para que no pase más", agrega. Cuando se le pregunta por su vida sexual se sonroja, y habla de la naturaleza. Pero luego, argumenta: "Los seres humanos, hombres y mujeres, tenemos derecho a sentir el mismo placer sexual. Si a uno le quitan un dedo, a uno le hace falta. Si uno tiene algo en el cuerpo, es porque cumple una función. La ablación afecta la salud y el crecimiento. No hay por qué quitarnos algo que Dios nos mandó, porque es bueno para nosotras como mujeres, y no solo en lo físico, también en lo emocional y espiritual. Eso es lo digno, lo justo, que uno crezca con todo, normal, esto es algo incómodo, porque es muy íntimo", sentencia y calla.

*Nombre cambiado.

MÓNICA ARANGO
Corresponsal de EL TIEMPO

'Todo un contrasentido'

Una ablación es una mutilación. Consiste en retirar, de manera traumática, un trozo o segmento de órgano, que está destinado a cumplir una función. En tal sentido, cuando se rompe esa estructura, no sólo se elimina la posibilidad de cumplir con ella, sino que, también puede ocurrir que en el muñón o remanente queden segmentos de estructuras, como terminales nerviosas, capilares sanguíneos, músculos y sus envolturas, que de manera desorganizada se convierten en un foco generador de dolor de difícil control, sensación de malestar, incomodidad y alteraciones estéticas. Esto no solamente genera problemas orgánicos y estructurales, sino que tiene hondas repercusiones en el plano emocional que van más allá de la 'simple' pérdida de la sensibilidad en lo sexual.

El clítoris es una estructura que cumple una función. Con su sola existencia en un cuerpo femenino evolucionado, la naturaleza está indicando, simple y llanamente, que debe estar ahí. Retirarlo, más allá de cualquier consideración, es un contrasentido orgánico, biológico y humano.

CARLOS F. FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO

Infamia mundial

Unicef calcula que en el mundo entre 100 y 140 millones de niñas han sido víctimas de la ablación, sobre todo en África y Asia. Mientras a las emberas les mutilan el clítoris, en otras étnias, además, les cortan los labios superiores e inferiores; y solo les dejan un orificio para orinar. Con la práctica, dice la tradición, el hombre verifica que su mujer es vírgen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.