Poderosas pautas publicitarias para paralizar periodistas

Poderosas pautas publicitarias para paralizar periodistas

03 de noviembre 2012 , 07:46 p.m.

Los que disfrutan cuando se resquebraja la arrogancia de la prensa por deslices que los periodistas solemos criticar en otros sectores pero rara vez en nosotros deben de gozar leyendo recientes noticias, columnas y blogs sobre la influencia de la petrolera Pacific Rubiales (PR) en los medios informativos colombianos mediante su abrumadora pauta publicitaria.

La historia es así. El 11 de octubre, el periodista Daniel Pardo publica en el portal Kienyké (K&K) un artículo sobre las elevadas sumas con que la petrolera PR busca apacentar los medios de comunicación. Señala de manera específica a La W, de Julio Sánchez Cristo, y a la propia K&K, y dice que PR acosa judicialmente al periodista Héctor Mario Rodríguez con ayuda de La W. Agrega que PR "ha hecho lo que ha querido con los grandes medios colombianos porque los periodistas/empresarios que manejan la prensa se lo permitieron" y que la campaña publicitaria 'Pacific ES Colombia' demuestra que "en este país la plata puede comprar lo que sea, incluso la verdad".

Sánchez reacciona ante las acusaciones y envía a Adriana Bernal, presidenta del consejo editorial de K&K, y a María Elvira Bonilla, directora del medio, unos mensajes donde Rodríguez avala el comportamiento de La W en su pleito con PR. Bonilla pide pruebas de sus afirmaciones a Pardo y, al no obtenerlas en breve plazo, lo despide como colaborador. Pardo publica sus documentos en el portal La Silla Vacía, y, según Bonilla, al convencerse de que el columnista tenía razón, propone que lo reenganchen en K&K. La revista se niega y entonces renuncian Bonilla y el subdirector, Harold Abueta.

La versión que dio a Cambalache Adriana Bernal es diferente. De acuerdo con ella, a Pardo lo desconectan porque "en su columna sobre Pacific intervino Rodríguez con el ánimo de hacerle daño a Julio Sánchez", y a Bonilla le piden la renuncia por sus errores en el manejo del caso Pardo. Bernal sostiene que su portal nunca ha dejado de publicar nada por presión de PR. Cuando le indico que en K&K aparecen varios publirreportajes escritos por la oficina de prensa de PR sin identificación como publicidad y con firma de la revista, señala que la responsabilidad de esos materiales recae sobre la Dirección. Es decir, sobre Bonilla.

El asunto genera algunas noticias y numerosos comentarios. Al final, muchas son las víctimas y pocos los favorecidos. Las más perjudicadas son la credibilidad de la prensa y de los periodistas/empresarios por su posible vulnerabilidad ante el poder de los grandes anunciadores y, naturalmente, la aplanadora de PR, dispuesta a comprar, acallar o acosar periodistas. Socios de Pacific Rubiales llegaron a tener acciones en la Casa Editorial EL TIEMPO y hace unos meses intentaron (¡qué miedo!) convertirse en mayoritarios.

Dos de las palabras más empleadas en el portal de la empresa canadiense son "coherencia" y "transparencia". Para que sea coherente con su transparencia y ayude a aclarar su papel en los medios de comunicación, me permito pedir a Pacific Rubiales que responda las siguientes preguntas:

¿A cuánto asciende y cómo distribuye, detalladamente, su pauta publicitaria en Colombia?... ¿Cuánto reciben al año publicaciones como K&K, los principales programas de radio y televisión, las revistas y los periódicos (incluso EL TIEMPO, por supuesto)?... ¿Quiénes son y cuánto ganan sus asesores de imagen, tanto personas como empresas?... ¿En qué medios colombianos tiene acciones PR?... ¿Ante qué medios ha protestado PR por publicaciones incómodas y a qué periodistas ha denunciado o amenazado con denunciar?... ¿Qué publirreportajes publicó en el último año y cuánto pagó por ellos?... ¿Qué periodistas reciben regalos de la empresa o acuden a viajes internacionales costeados por ella?

Los medios viven en parte de la publicidad, pero esta no debe interferir con su información. Todo indica que Pacific Rubiales intenta conseguirlo.

ESQUIRLAS. No hubo tal aprobación indígena al superhotel en el Tayrona. El consejo de mamos lo desmintió. Que los negociantes dejen de engañarnos.

Daniel Samper Pizano
cambalache@mail.ddnet.es

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.