El pene ya no es lo que era

El pene ya no es lo que era

Estudio afirma que el tamaño del miembro viril se redujo 8 milímetros.

notitle
13 de octubre 2012 , 04:10 p.m.

Pocas cosas en la vida generan tanta curiosidad o son tratadas con tanto pudor como lo que respecta al pene. Este es, de hecho, uno de esos órganos que rara vez se nombran sin sonrojos, y más aún cuando se habla de su tamaño.

La más reciente investigación sobre las dimensiones del miembro viril no solo ha aportado mayores conocimientos sobre este y sobre el comportamiento sexual masculino, sino que ha arrojado resultados que caen en el terreno de lo curioso.

La investigación, de la Universidad de Padua (Italia), afirma que el pene ha perdido por lo menos 8 milímetros en promedio en los últimos 65 años. Este estudio fue encargado por la industria textil y publicado el pasado marzo para establecer si, ante el aumento de la estatura promedio de la población, también ha habido cambios antropométricos que exijan ajustar sus tallas. Una de las variables analizadas entre los 2.019 hombres jóvenes que formaron parte de la muestra fue la de la longitud del pene.

Los investigadores encontraron que desde 1947 ha habido aumentos proporcionales en brazos, piernas y tronco, pero que, en contraste, el tamaño del pene se redujo. Este sería el precio que pagan los hombres por adaptarse a la vida moderna. Y no es para menos: los altos niveles de estrés, sumados a la reducción de la microcirculación causada por el cigarrillo; a las alteraciones estructurales en el manejo del azúcar propias de los obesos, y al impacto negativo del alcohol sobre los delicados y vitales nervios que determinan el funcionamiento a este nivel, podrían ser los responsables de que, generación tras generación, esta importante región masculina vaya perdiendo tamaño.

No todo, claro, cae dentro del rigor académico. Según un informe de la Asociación Médica Canadiense, existen dos clases de pene: los que se expanden con la erección y los que parecen grandes todo el tiempo y que apenas si crecen con ella. Estos últimos, que caen bajo la denominación de "exhibicionistas", pertenecen al 21 por ciento de los hombres; el 79 por ciento restante, los llamados "crecientes", son la innegable mayoría.

Algunos consejos prácticos para cuidarlo

1. No fume

Según un estudio de la Universidad de Kentucky, los fumadores calificaron la calidad de su vida sexual con 5 en promedio, y los no fumadores, con un 9. "Fumar puede causar daños al tejido peneano", dice el informe.

2. Duerma bien

Irvin Goldstein, urólogo del centro médico de la Universidad de Boston, dice que los hombres tienen erecciones de entre 3 a 5 horas cada noche. Concluye, entonces, que dormir bien ayuda a tener erecciones más firmes.

3. Baje de peso

Un alto porcentaje de los hombres con diabetes (un mal que tiene en el sobrepeso y la obesidad dos de sus principales factores de riesgo) sufren disfunción eréctil. Esta enfermedad afecta al pene de dos maneras: acelera la degeneración arterial y hace más lenta la transmisión de los estímulos en los nervios que recorren el cuerpo. Eso le resta sensibilidad a este órgano. Mejor baje de peso.

4. A caminar se dijo

Investigadores sostienen que los hombres que caminan todos los días unos 3 kilómetros tienen menos problemas de erección que los sedentarios; también se vale trotar veinte minutos.

Piense en la circuncisión

Un estudio del Hospital Pediátrico de Montreal del pasado julio sugiere que los niños circuncidados están más protegidos contra infecciones; y otro de la U. de Illinois señala que la retirada del prepucio sobrante reduce el riesgo de transmisión del VIH en hombres adultos.

Testosterona
A la medida de los dedos

Un estudio del Hospital Gachon Gil, de Corea, encontró una relación significativa entre la longitud de los dedos y la dimensión del miembro viril. Tras estudiar a 144 hombres sometidos a cirugía urológica, se encontró que, si tenían el dedo índice más corto que el anular, el tamaño del pene tendía a ser más grande. Esto se relaciona, al parecer, con el efecto de la testosterona (hormona masculina) en la etapa prenatal, que no solo incide en la estructura del esqueleto masculino; también es responsable del tamaño del pene.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.