Las elecciones regionales, el nuevo reto de la oposición en Venezuela

Las elecciones regionales, el nuevo reto de la oposición en Venezuela

Henrique Capriles perdió en 22 de 24 estados, hecho que preocupa de cara a comicios de diciembre.

09 de octubre 2012 , 12:14 a.m.

Quizás las palabras que mejor reflejan cómo amaneció ayer la oposición venezolana son frustración y desconcierto. Frustración porque no se consiguió el objetivo inicial (la Presidencia) y tendrán que aguantar seis años más de revolución chavista; y desconcierto, porque incluso siendo pesimistas con los escenarios, se esperaba una votación más cerrada, no los más de 10 puntos porcentuales de ventaja (más de 1,5 millones de votos) que sacó el oficialismo.

El panorama se complica si se piensa que el 16 de diciembre próximo se llevarán a cabo las elecciones regionales (gobernaciones y parlamentos regionales) y el 14 de abril, alcaldías y concejos municipales, en las que el chavismo aspirará a detener el crecimiento de la oposición en cargos de representación popular, y de paso darle la estocada tras la derrota del domingo.

"Políticamente hay mucho desconcierto en la oposición -dijo a EL TIEMPO el analista político Édgard Gutiérrez-, porque la lógica indicaba que por el desgaste de 14 años de gobierno, la pobre ejecutoria, el crecimiento de la base de la oposición, en fin..., la brecha sería más estrecha. No fue así".

Cifra a cifra se puede concluir que Henrique Capriles ha sido el mejor candidato que ha enfrentado Chávez en su historia electoral. Si se compara el resultado de la oposición en las presidenciales de 2006 con la del domingo pasado, se observa que la base electoral antichavista aumentó en dos millones de votos, mientras que la oficialista apenas creció en 135 mil sufragios.

A favor, también, que entre todos los candidatos que ha tenido la oposición en las últimas presidenciales, Capriles es el que ha perdido por menos: en 1998, Enrique Salas Romer cayó 56,2 por ciento contra 43,8; en 2000, Chávez se impuso sobre Francisco Arias Cárdenas 59,7 contra 37,52;  en 2006, Manuel Rosales se vio superado 62,85 contra 36,91;  y ahora Capriles es derrotado 55,14 contra 44,24 por ciento con el 97,65 por ciento de electores escrutados.

Las cifras pueden aguantar varias interpretaciones, pero pensando en las próximas regionales, a la oposición no le gustó nada que Chávez ganara en 22 de los 24 estados, incluidos algunos que tienen gobierno opositor, como Miranda, Carabobo, Nueva Esparta y Zulia.

"Es claro que la primera opción la tiene el Gobierno. Había cifradas muchas esperanzas y eso va a generar una desmovilización que afectará las posibilidades opositoras en la lucha por el tablero regional. Si la oposición no es capaz de amalgamar esa voluntad de que esto sigue, si no hay una acción en el sentido de que la oposición tiene futuro, el resultado en contra en las regionales será abultado. Si la oposición se desarticula será muy claro el resultado. Ese es el gran reto", dice Gutiérrez.

El politólogo John Magdaleno matiza el tema de las regionales: "Es difícil saber lo que va a pasar. En política las cosas no son mecánicas ni automáticas, y las regionales son una competencia donde los candidatos son otros".

En el mismo sentido opina Luis Vicente León, de la encuestadora Datanálisis: "El país está lleno de voto cruzado. Si bien era un error decir que los resultados regionales definirían las presidenciales, también lo es la viceversa (...) Chávez ganó las presidenciales en el Zulia en 2006, pero después perdió la gobernación y la alcaldía de Maracaibo", tuiteó.

Es claro que la oposición tendrá que replantear varias cosas de cara a su futuro, incluyendo algunos de sus cuadros, precisamente para que el golpe recibido no impacte la movilización y la unidad.

"Hay que analizar qué errores cometimos, que ajustes habrá que hacer para mantener la unidad, mirar nuestros compromisos políticos, más allá de los electorales", dijo el secretario de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo.

Para muchos, Capriles debe seguir siendo la cara de la oposición: "Capriles demostró de manera efectiva capacidad de trabajo y aglutinamiento. Varias encuestadoras demostraron que muchos opositores votaron a favor de él y no contra Chávez. Él tiene como abanderarse como líder de la oposición. Siento que sería inoportuno un cambio de liderazgo tan rápido y con esos resultados. Toca ver cómo Capriles logra articular al movimiento", anotó Gutiérrez.

Eduard Soto
Enviado especial de EL TIEMPO
Caracas
 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.