La hija de un capo que ahora es reina del Buen Pastor

La hija de un capo que ahora es reina del Buen Pastor

En el tradicional reinado de la Virgen de Las Mercedes fue elegida Emma Juliana Urdinola Henao.

notitle
30 de septiembre 2012 , 11:05 p.m.

En los pasillos de la cárcel el Buen Pastor de Bogotá, a Emma Juliana Urdinola Henao ya no solo la reconocen por llevar el apellido de uno de los capos más temidos del país, sino por ser la nueva reina simpatía de ese penal.

Jurados de la televisión -como Johana Bahamón y Johana Amaya- la escogieron entre siete internas que desfilaron con trajes de fantasía y de gala, en el tradicional reinado en las fiestas de la Virgen de Las Mercedes.(Siga este enlace para ver una galería de fotos sobre la reina del Buen Pastor).

Esta joven es la hija de Iván Urdinola, uno de los narcos más sanguinarios del cartel del norte del Valle, y de Lorena Henao, quien en mayo del 2011 salió de la cárcel tras pagar ocho años por el delito de lavado de activos.

Hasta hace un par de días, la imagen de Emma Juliana, físicamente parecida a su mamá, era casi desconocida. Siempre estuvo alejada de los medios pese a la noticia de su captura y la condena de 37 años y 9 meses por el homicidio del sindicalista Jairo Alcides Giraldo Reyes, en el 2007.

El hombre trabajaba en la empresa Grajales, que perteneció al clan Urdinola, y la justicia dice que la joven fue clave en su asesinato.

Vestida con un ajustado jean y saco, y luciendo botas de tacón y una faja que le reduce la cintura, esta joven de 23 años cuenta que toda su vida se "cuidó" de pisar una cárcel: desde niña las había recorrido como visitante de su familia. Tiene además a dos tíos presos en EE. UU. Pero terminó encarcelada, aunque ella dice que es inocente.

"A mí me condenaron por la autoría intelectual de la muerte del señor Alcides. Nunca he negado que yo estuve ese día, yo fui la que lo citó a la reunión y en esa reunión lo mataron", asegura.

"Si a mí me van a condenar por haberlo citado, listo, soy responsable. Pero yo tenía 18 años recién cumplidos, mi mamá estaba en la cárcel, estaba sola y lo cité porque él era la persona que nos podía colaborar en ese momento. No sabía que lo iban a matar", añade entre lágrimas.

La justicia decidió otra cosa. Un juez de Bogotá les dio validez a los testimonios de dos escoltas que dijeron que Emma Juliana dio la orden de asesinarlo. En el proceso se conoció que Giraldo Reyes era el encargado de tomar parte de las ganancias de las empresas Grajales a espaldas de las autoridades, para sostenimiento de la familia Urdinola. Esos pagos supuestamente no llegaron y por eso se habría ordenado su muerte.

Apellidos con prontuario

Emma Juliana, que asegura que carga el "peso de los apellidos y de los delitos" de sus padres, se encontró en el Buen Pastor con varias de las amigas de su mamá y con guardianes que en algún momento custodiaron a su papá.

"La conocí siendo una niña cuando iba a La Modelo a visitar a Iván Urdinola -quien murió en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí (Antioquia)-. Luego la volví a ver cuando entraba a visitar a su mamá", dice el guardián que la acompañó de la celda al llamado 'Patio de la 93', donde las internas del Buen Pastor realizan el reinado.

Con Lorena Henao -cuenta- solo se ha visto una vez desde que salió de la cárcel. "No quiero que ella vuelva, pienso que ha pisado la cárcel toda la vida y no es justo", dice esta joven, quien antes de ser capturada vivía como una princesa en Bogotá y estudiaba veterinaria en una conocida universidad.

Extraña muerte del padre

Iván Urdinola fue uno de los más temidos jefes de la mafia. Preso en Itagüí, murió de infarto. Se sospechó de un crimen con veneno y hubo riesgo de guerra de la mafia.

La otra elegida fue 'mula' a los 46 años

La reclusa Miryam Fonseca, de 48 años, fue coronada reina madre de la cárcel.

Era el 3 de enero del 2010 y Miryam Fonseca decidió aceptar la propuesta de entrar "un paquete" a la cárcel en Pitalito (Huila), a cambio de 300 mil pesos.

Dice que vio fácil cumplir con la misión. Solo era aprovechar la visita rutinaria que le hacía a uno de sus hijos, preso en ese penal. Pero al entrar al penal, la guardia del Inpec le descubrió la droga. Fue capturada y condenada a 54 meses.

Entre lágrimas, cuenta que su objetivo era solo conseguir el dinero para pagar los derechos de grado de la carrera de administración de empresas que había hecho, pese a tener en ese momento 46 años.

Hoy, cuando está a punto de quedar en libertad por pena cumplida, Miryam pide perdón a sus profesores y a quienes creyeron en ella.

PAULINA ANGARITA MENESES
Redacción Justicia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.