Guerra sucia en campaña electoral de Venezuela

Guerra sucia en campaña electoral de Venezuela

Intrigas, videos y deserciones calientan el proceso preelectoral a menos de un mes de los comicios.

notitle
14 de septiembre 2012 , 08:25 p.m.

La campaña presidencial de Venezuela ya amenazaba con recalentarse, pero esta semana rebasó todas las expectativas al implosionar un coctel de agresiones, deserciones y denuncias que acabó con cualquier idea de 'fair play'. La carrera por Miraflores se decidirá en 20 días y, a juzgar por los últimos cinco, cualquier cosa puede pasar.

El último y mayor golpe para la oposición fue la publicación de un video grabado con cámaras ocultas en el que el diputado opositor Carlos Caldera (una de sus jóvenes promesas) recibe dos sobres con dinero y se compromete a cuadrar una reunión entre el financiador y el candidato opositor, Henrique Capriles, "preferiblemente" fuera de Venezuela.

Aunque este reaccionó de inmediato excluyéndolo de su comando, Caldera aseguró que el dinero era para su propia campaña por la alcaldía de un municipio de Caracas y dijo: "Capriles nada tiene que ver con esto".

Todavía no está claro hasta qué punto se afectará la opción opositora. Especialmente porque Caldera confesó que el financiador es el empresario Wílmer Ruperti, magnate venezolano reconocido por su cercanía al gobierno de Hugo Chávez, después de que en el 2003 ayudó a distribuir combustibles durante el paro con el que se trató de forzar la renuncia del primer mandatario. Por estos servicios, Ruperti fue condecorado con la Orden Libertador.

Pero lo que el chavismo califica como un "soborno" y la posibilidad de un "financiamiento ilegal" de la campaña de Capriles, para la oposición es parte de una "guerra sucia" del Gobierno para deslucir lo que considera el notorio ascenso de su candidato.

"Lo que está pasando en Venezuela es que el Gobierno entró en una etapa de desesperación frente a la campaña de Capriles. Una muestra de un Gobierno temeroso de perder este proceso electoral", dijo el secretario general del partido de Capriles (Primero Justicia).

Más acusaciones

A su vez, se denunció que en ese esquema se enmarca la decisión de cuatro partidos de retirar su apoyo a Capriles. Estos, que sumaron 0,33 por ciento de los votos opositores en la última elección, tildaron la campaña de Capriles de sectaria y neoliberal.

Para enrarecer más el ambiente, José Gregorio García, director de otro pequeño partido, Democracia Renovadora, aseguró que fue sobornado para que se sumara a los que abandonaron a Capriles.

"El exgobernador (chavista) David De Lima quería que le quitáramos el apoyo. Me ofreció 200.000 dólares en la habitación 409 del hotel El Conde (en Caracas)... Algunos se prestaron para el juego".

El supuesto 'plan económico', falso

De Lima ya había logrado visibilidad en la campaña al presentar un supuesto documento de lineamientos económicos de un eventual gobierno de Capriles.

El llamado 'paquetazo' por el gobierno establece que Capriles despediría a miles de funcionarios, privatizaría la industria petrolera, devaluaría el bolívar y acabaría con los planes sociales de Chávez. Capriles dijo que ninguna parte del documento era cierta.

Valentina Lares Martiz
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.