Secciones
Síguenos en:
Lo que ha cambiado en el conflicto desde el fracaso del Caguán

Lo que ha cambiado en el conflicto desde el fracaso del Caguán

En estos 15 años las Farc perdieron sus avances y su peso militar. Fuerzas Militares, modernizadas.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de septiembre 2012 , 09:12 p. m.

De las ostentosas Farc que llegaron a los diálogos del Caguán amenazando con secuestrar a los políticos en sus propias casas de las capitales del país, con un ejército irregular de casi 24.000 hombres en armas y que utilizaban estratégicamente la carta de cerca de 450 uniformados y civiles secuestrados considerados 'canjeables', queda poco. (Siga este enlace para leer: así se llegó al acercamiento con las Farc).

Esa guerrilla, que se sentó en los diálogos de paz con el expresidente Andrés Pastrana creyendo que ya había entrado a la 'guerra de posiciones' y que tenía la fuerza para negociar no solo el poder, sino la estructura del Estado colombiano, vivió en los últimos diez años la peor etapa de su historia. (Siga este enlace para leer: 'Condiciones para la paz están dadas': exdelegado de ONU en el Caguán).

En el 2002, los programas de desmovilizados contaban con no más de 500 ex-Farc que habían huido de la organización. Pero desde ese año, la lista pasó de los 17.000.

El coronel (r.) Carlos Alfonso Velásquez, catedrático y analista del conflicto, señala que "en la época del Caguán las guerrillas se percibían como un Estado naciente que negociaba con uno decadente. 'Marulanda' y los suyos creían que al negociar le estaban haciendo una concesión al establecimiento". (Siga este enlace para leer: respaldo pleno de FF. MM. a contactos exploratorios).

Unas Fuerzas Militares que entre 1996 y 1998 acumularon las más grandes derrotas militares a manos de los bloques Sur y Oriental de las Farc -la toma de Mitú (Vaupés) fue el punto más alto en esa escalada-, un establecimiento político minado por el escándalo de la narcopolítica y unos grupos paramilitares en plena expansión le quitaban fuerza y legitimidad al Estado que negociaba, por tercera vez en 30 años, con la guerrilla más grande del país. (Siga este enlace para leer: las agendas que han tenido los diálogos).

Los abusos de la guerrilla en la zona desmilitarizada y la decisión del gobierno Pastrana de mantener abierta la puerta de la paz a la vez que inició la más grande reingeniería de las FF.MM. a través del Plan Colombia empezaron a cambiar ese panorama. Para el 2002, cuando se rompieron los diálogos, la guerrilla acumulaba el descrédito internacional por el mal manejo del proceso, y el Estado se armó por primera vez para aprovechar la ventaja aérea.

Las operaciones Libertad Uno y Dos, que derrotaron a las Farc en el centro del país y rompieron su objetivo de rodear Bogotá, y el Plan Patriota, que por primera vez puso botas militares en la retaguardia estratégica de ese grupo en el suroriente del país, marcaron el primer gobierno de Álvaro Uribe. Y desde el 2007, con Juan Manuel Santos en el Ministerio de Defensa, el segundo gobierno de Uribe empezó a cosechar los grandes golpes contra la cúpula de las Farc. 'Manuel Marulanda' murió de infarto, perseguido por las tropas, en marzo del 2008. Pocas semanas antes, la Operación Fénix, en la frontera con Ecuador, había terminado con 'Raúl Reyes', el canciller de las Farc. 'Iván Ríos', otro del secretariado, murió a manos de uno de sus escoltas en una de las más grandes traiciones en la historia de ese grupo. Y en poco más de un año del gobierno Santos quedaron fuera de combate el 'Mono Jojoy' y 'Alfonso Cano', los dos más grandes íconos de la guerrilla después de 'Marulanda'.

Hoy, las Farc no tienen más de 8.000 hombres armados y sus acciones militares ofensivas, salvo los actos de terrorismo, son mínimos. La Unión Europea y Estados Unidos los consideran terroristas. En contraste, la Fuerza Pública casi duplicó en este lapso su pie de fuerza, hasta los 431.900 hombres. De ellos, 100.000 son soldados profesionales.

En toda la estrategia militar fueron determinantes los impuestos al patrimonio que lograron modernizar las tropas y alcanzar una de las flotas aéreas más fuertes de la región,con más de 80 helicópteros Black Hawk y aviones de guerra que lograron contundentes bombardeos.

El Gobierno asegura que la presencia de las Farc solo es constante en 37 municipios del país. La guerra de guerrillas volvió al conflicto, y las minas antipersonal son el arma más usada por ese grupo para frenar la ofensiva de la Fuerza Pública.

'No fueron a negociar'
Querían toma del poder

Para el analista Camilo González Posso, "las Farc fueron al diálogo del Caguán a acumular fuerzas en su estrategia de tomarse el poder por la vía armada; hoy su discurso es otro, han reiterado que la salida es negociada". El cambio, según él, se debe al fortalecimiento de la Fuerza Pública en varias regiones del país, que muestra de otra forma al Gobierno.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.