El futbolista Teófilo Gutiérrez habla de su experiencia en Argentina

El futbolista Teófilo Gutiérrez habla de su experiencia en Argentina

Además cuenta que ahora toca bongó en un grupo cristiano y el 7 de septiembre nacerá su hija Shaddi.

notitle
30 de agosto 2012 , 08:00 p. m.

'¡Ya bajaaaa...!'. El grito, desde la ventana del segundo piso de la vivienda de paredes blancas del barrio Campo Alegre, es de Cristiano, el niño de 4 años, sin camisa, que sostiene en la mano derecha el control de un video-juego. Instantes después, su padre, Teófilo Gutiérrez Roncancio, abre, por primera vez a la prensa -según él mismo afirma-, la puerta de su casa.

-Jugaba con el niño -dice el futbolista, de 27 años, que regresó al Junior este semestre, luego de tres temporadas por fuera (actuó para el Trabzonspor, de Turquía y el Racing y el Lanús, de Argentina)-. Jugaba Nintendo, él con Racing y yo con Junior. Gané.

La casa parece vacía, a excepción de los dos varones. Pregunto por Yeimy, la esposa, que está embarazada (fue el motivo de que el futbolista haya regresado a su natal Barranquilla por seis meses). Dice que está en control médico. Yeilou, la hija mayor, de 7 años, debe llegar en cualquier momento del colegio. Dos cuadros suyos como deportista sobresalen en la sala, donde también hay un verso que da testimonio de su fe: "Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad".

Desde las butacas de la sala, donde nos acomodamos para la entrevista, se ve en diagonal el comedor, con el televisor encendido y el volumen bajo. Las imágenes, en vivo y en directo, son del partido en que el Atlético de Madrid golea 4-0 al Bilbao, el pasado lunes, con tres anotaciones del colombiano Falcao García.

-Estoy muy contento de estar de nuevo en Barranquilla -asegura, cuando el tema es Junior, equipo al que reforzó al lado de los también delanteros Dayro Moreno y Carlos Rentería-. Gracias a Dios, luego de muchas circunstancias, se dio lo del Junior. Más contento con la familia, porque ella quería que estuviera estos seis meses acá por la bebé que estoy esperando. Estamos encontrando el nivel que queremos. Este es un equipo grande. Y lo más importante es el pueblo, que el pueblo lo disfrute, alcanzando cosas importantes, como el título.

¿Cree que tiene méritos para llegar a la Selección? (ayer fue
convocado)

Uno siempre trata de hacer las cosas bien. Y lo más lindo para mí es vestir la camiseta de mi país, esté donde esté. Creo que en estos momentos lo importante es que estamos en competencia y marcando.

¿Cómo analiza la situación de la Selección Colombia en estas eliminatorias para ira Brasil?

Hay que aprovechar la humedad, el calor, que nadie quiere jugar aquí. Aprovechar a los jugadores que están pasando por un buen momento. Ahora, con esta afición, que es calurosa, se debe hacer la cosa de la mejor manera.

¿Y cómo ve la tabla de posiciones?

Colombia está ahí. Lo más importante es ganar. Ganas dos partidos y estás en la pelea. Las eliminatorias son bastante difíciles. Esperamos, con la ayuda de Dios, que en estos dos partidos se consigan puntos que nos dejen dentro de la clasificación.

¿Cómo cataloga a Uruguay?

Es muy complicado, por la garra: meten mucho, corren mucho. Las estadísticas dicen que acá en Barranquilla han perdido muchos partidos. Y eso es favorable para la Selección. Hay que arrollar al rival que esté al frente y que gane la Selección.

¿Usted vio el 5-0 sobre Uruguay en el estadio?

Sí, estaba en la tribuna sur- alta, solo, y jugó (Víctor) Pacheco, si no estoy mal. La verdad (a los uruguayos), les cuesta mucho venir acá, especialmente en el segundo tiempo. Ojalá la Selección pueda aprovechar eso...

¿Y cómo analiza a Chile, en Santiago, cuatro días después?

Es fuerte. Pero los jugadores que hay tienen buena categoría. Con un triunfo (en Barranquilla), va a ser más fácil conseguir un buen resultado en Chile.

¿Qué opina del momento de Falcao García?

Está en un buen momento y es un goleador. Falcao lo demuestra en la cancha.

¿Pesa el hecho de jugar aquí?

Sí, es una responsabilidad doble. Tienes que saber manejar esas circunstancias y ojalá pueda ponerme la camiseta.

El partido contra Uruguay es el 7 de septiembre y ese día, según dijo cuando llegamos, nacerá su hija...

Está programada la cesárea para ese día. Pero a veces se adelantan o se atrasan. Hay que dejarlo a voluntad de Dios. Mi bebé ya tiene nombre: Shaddi.

¿Coincidencia? ¿Quién escogió la fecha? ¿Usted?

Los nueve meses se cumplen el 7. El 7 es un lindo número, el 7 es un lindo día... El 7 es de Dios y es muy bonito.

Con tantos problemas suyos, en Argentina y Turquía, ¿se cierran las puertas?

Son circunstancias que me han pasado en mi carrera y que han servido para valorar muchas cosas, para crecer, para aprender. En lo futbolístico, en Europa aprendí muchas cosas. Un año de aprendizaje. En Argentina, en año y medio, mostré mi capacidad. Después... Son cosas que pasan en la vida y tengo las puertas abiertas. Luego de toda esta tormenta viene la calma.

¿Qué valora más del aprendizaje en el exterior?

La familia. Y no cometer errores que uno comete como futbolista y como persona. Saber que la vida sigue y nadie conoce el futuro.

¿Como qué error?

Mi error fue haber peleado con mis compañeros. Me excedí un poco en Argentina. Eso fue en Racing. Esas son circunstancias que pasan en ese momento de calentura, y tengo que manejarlo.

Jamás se conoció la versión suya del problema con el arma cuando salió del Racing. ¿Qué pasó realmente?

Traté de ser prudente en ese momento. De pronto, cuando esté para el retiro o cuando esté viejo, lo pueda contar. Ya mi familia sabe lo que pasó... Eso es un secreto que uno tiene que guardar.

Teo aquí era calmado; afuera, se transformó en camorrero, peleonero en la cancha...¿Usted cómo se ve a sí mismo?

¡Noooo! Uno aprende de los partidos. Jugar en los equipos grandes te ayuda un poco. Después hay que saber interpretar eso. Algunos árbitros o los rivales te van a tener más respeto.

¿Cree que aquí algún árbitro esté prevenido con un Teófilo problemático, por lo que pasó en Argentina?

No, creo que ya he mejorado eso. Acá estoy agradecido con los árbitros, que siempre me dan la bienvenida. De pronto, se han malinterpretado las cosas: en el fútbol argentino los árbitros quieren ser más figuras que los jugadores, y eso es entendible.

Ah, ¿reconoce que sí era camorrero en Argentina?

Sí, sí, a veces me excedía un poco y tenía que mejorar eso.

***

La grabadora se apaga. Yeilou llega del colegio y Cristiano baja del segundo piso y pide un vaso de agua al padre. Debajo de la escalera, Teo saca un bongó y lo hace sonar. También tiene guacharaca, piano y guitarra, que le enseña un amigo. Tiene un grupo musical, llamado Hombres de Honor, que ensaya dos veces a la semana y dedica serenatas a familiares y amigos.

-Solo tocamos música cristiana.

Estewil Quesada Fernández
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.