La guerra o la paz

La guerra o la paz

notitle
30 de agosto 2012 , 06:22 p. m.

La mayoría de los colombianos fuimos hasta hace poco entusiastas defensores de los intentos de paz de distintos gobiernos. Estuvimos de acuerdo con los esfuerzos que realizaron los gobiernos de Belisario Betancur y Andrés Pastrana, frecuentemente criticados por su buena fe. Yo mismo fui de los pocos que le encontraron justificación al discurso de 'Tirofijo' "de las gallinas y los marranos" y lo dije públicamente. Celebramos los acuerdos de paz de Barco (y Rafael Pardo) con el M-19. Tuvimos el alma en vilo cuando mataron a Carlos Pizarro, hasta que apareció Navarro vistiendo un saco de chivo en la TV y dio el parte de tranquilidad que selló definitivamente la paz con ese movimiento.

Durante el gobierno de César Gaviria, apenas posesionado, fui comisionado por el presidente, en compañía de Armando Montenegro y Ulpiano Ayala, para visitar a Navarro a ofrecerle el Ministerio de Salud, con lo que se inició una nueva época de reconciliación y espacio político para los reinsertados, que ha culminado con la elección de Petro a la Alcaldía de Bogotá.

Este hecho, aunque no ha sido afortunado para la ciudad, ha sido extraordinariamente importante para la paz, porque es una evidencia incontrovertible de que hay espacio político para quienes ejercen la oposición política y, en particular, para "los nuevos movimientos que (surgen) de acuerdos" de paz entre el Gobierno y la guerrilla, por lo que no se justifica que sea objeto de nuevos acuerdos entre el Gobierno y las Farc.

Como miembro del gabinete, apoyé las conversaciones que se llevaron a cabo en Venezuela y en México y estaba preparado para asistir en representación del Gobierno a Tlaxcala cuando aquellas se rompieron.

En la Universidad de los Andes promoví, con el rector de la Javeriana (recientemente fallecido) y el del Rosario, una marcha universitaria por la paz, que se realizó pese a la oposición que tuvo de otros amigos de la paz. Durante el gobierno de Samper acompañé al actual presidente en un acto a favor de la paz en Bogotá, que molestó al Gobierno y por el que los furibistas desacreditan a Santos.

En todas esas oportunidades, el entusiasmo inicial a favor de los procesos y de los acuerdos no fue recompensado por los resultados, y en la mayoría de esos casos el fracaso de las negociaciones se debió a que la guerrilla no estaba obrando de buena fe.

Desde entonces, he sido muy escéptico sobre las bondades y beneficios de los intentos de diálogo, y enemigo de entregarle a la guerrilla banderas y programas que el Gobierno puede adelantar en forma autónoma. Hay conciencia de que se requiere una política agraria más incluyente para cerrar la brecha social entre el campo y la ciudad, y una estrategia de desarrollo agropecuario que tenga éxito a corto plazo.

El Gobierno ya ha dado pasos gigantescos en este sentido en el aspecto social y en la restitución de tierras. Hacen falta mecanismos efectivos para llevarlos a cabo y un programa de inversión, rápida expansión de la frontera agrícola y mejor utilización del área cultivable, que le ponga fin a la extrema pobreza en el campo y revierta la caída de la productividad en el sector.
Sin tener muchas esperanzas sobre el proceder y las intenciones de la guerrilla, saludo, sin embargo, este nuevo intento de llegar a la paz por la vía negociada. La guerra conduce a ampliar el círculo vicioso de violencia y ruina que padecemos desde los años 40. Debemos confiar en que el Gobierno cuenta con información que le hace prever una probabilidad de éxito suficientemente grande para justificar la decisión. Aunque las cabezas nos hacen cautelosos, no hay duda de que los corazones anhelan la paz para poder disfrutar plenamente nuestro país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.