Nueva sede de El Khalifa, comida árabe en la zona G

Nueva sede de El Khalifa, comida árabe en la zona G

Sus dueños dicen que es más "refrescante", pero sin perder el sabor libanés.

notitle
30 de agosto 2012 , 05:45 p. m.

Cuatro salones que evocan lo árabe -Damasco, Amir, Carpa Beduina y Alhambra- con decoraciones tradicionales que se trajeron de Siria, Líbano, Turquía y Jordania, y música y danza árabe hacen parte de la nueva sede del restaurante El Khalifa, en la zona G, de Bogotá, que se inauguró hace poco.

Allí, la propuesta es la comida árabe y mediterránea, pero con la tradición de este restaurante, que es, más bien, su máxima: que los visitantes se sientan como viviendo uno de los cuentos de 'Las mil y una noches'.

Y es que la tradición de El Khalifa en la ciudad no es poca: 25 años, tiempo en el cual se han abierto varias sedes, incluso en otras zonas del país.

En el nuevo punto, quienes vayan pueden encontrar el fuerte principal, la mesa libanesa, y lo que más recomienda los chefs, Hassan Saleh (creador de El Khalifa) y su hijo, Luay Saleh, son las siete entradas frías: hummus, tahine de berenjena, a base de berenjenas asadas y un toque de pasta de ajonjolí y especias; labne, las salchichitas libanesas, ensalada tabule; falafel, que son croquetas de garbanzo con ajonjolí; y los kibbes, a base de trigo, carne molida y especias.Y ya, entre los platos fuertes, "chuletas de cordero al limón, pincho mixto (con kafta, pollo y res adobados), y ussy, que es nuestro arroz de almendras", dice Luay Saleh.

Agrega que "esta mesa trae un toque de cada preparación, para que el comensal tenga una experiencia inolvidable". La carta mediterránea tiene, entre las entradas, el baby pulpo salteado en salsa mediterránea y puré de papa, y el calamarí pesto, que son calamares salteados en salsa pesto en una cama de lechugas verdes.

El primer restaurante El Khalifa abrió sus puertas en la avenida 19 con 7a. y se llamaba El Ramsés. "Fue tal su acogida que decidimos abrir un segundo restaurante en la carrera 11 con calle 88, y posteriormente llegamos a varios centros comerciales de la ciudad, como Hacienda Santa Bárbara, Bulevar Niza, La Floresta, Atlantis Plaza y Titán, que inauguramos hace poco", dice Luay.

Y así, como hace 25 años muy pocos hablaban en la ciudad de los platos árabes, hoy es distinto. "Cada vez se conocen más las diferencias entre las comidas y sus sabores. Mi familia llegó a este país a mostrar su cultura, su gastronomía y sus trajes, con cocineros y meseros libaneses, y eso le gustó a la gente", sigue.

Los 'frutos proféticos' de los árabes (los granos), así como las especias, que en opinión de Luay son lo más importante de los sabores de Oriente Próximo, se volvieron locales.

REDACCIÓN CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.