Editorial: No improvisar con la 7a.

Editorial: No improvisar con la 7a.

29 de agosto 2012 , 07:29 p. m.

El tema de volver peatonal -y en forma permanente- un importante tramo de la carrera 7a. en el centro de Bogotá es un viejo anhelo de varias administraciones que, sin embargo, no ha conseguido concretarse. Convertir el corazón de la capital en un gran espacio para el deleite de los 'pieandantes' no solo suena atractivo, sino conveniente para la gran masa de ciudadanos que lo visitan, para los turistas que pueden disfrutar de sus museos y atracciones históricas y para miles de estudiantes que conviven en él diariamente.

La nueva apuesta por peatonalizar la antigua Calle Real ha tenido amigos y detractores. Inicialmente se habló de una prueba piloto para conocer la reacción ciudadana. Que fue positiva en un comienzo, pero que ha devenido en un cúmulo de críticas al punto de que hace poco un grupo de comerciantes organizados decidió protestar formalmente ante lo que consideran podría ser el fin de la emblemática vía, si no se hacen correctivos.

Que esto suceda justo cuando desde la administración se promueven medidas interesantes -como la explotación legal del espacio público- para que la 7a. sea un corredor con cafés al aire libre, organizado y agradable, es síntoma de que algo no anda bien. Y mucho tiene que ver la desarticulación que se advierte entre entidades. Hacer de la carrera un pasaje peatonal requiere, antes que nada, ponerle orden al actual estado de cosas: el descomunal despliegue de comercio informal que se tomó los andenes, la inseguridad, el desaseo y la presencia de habitantes de calle, entre otros.

Si se quiere peatonalizar la 7a., los anuncios no pueden ser aislados. Son muchos los organismos que deben comprometerse en este propósito -empezando por la Policía, que hasta ahora no ha dicho cuál será su estrategia, y la Secretaría de Movilidad, encargada del manejo del tráfico- so pena de que el ejercicio termine como viene: generando desconfianza, dudas y preocupación entre los usuarios y los comerciantes, jugadores claves en el proceso.

Hasta el momento, lo que hay es un remedo de peatonalización. Apostarle a recuperar la otrora Calle Real es apostarle a la rehabilitación del centro. De ahí la importancia de su viabilidad y de ir en la dirección correcta. Y el primer paso es la armonía entre entidades con un solo mensaje claro.
editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.