Real Madrid ganó el primer título de la temporada frente a Barcelona

Real Madrid ganó el primer título de la temporada frente a Barcelona

Higuaín y Ronaldo marcaron los goles del título blanco. Messi descontó de tiro libre.

29 de agosto 2012 , 05:23 p. m.

Iban 19 minutos y esa imponente y pulcra camiseta blanca del Real Madrid aún lucía impecable. Sin ensuciarse, el equipo 'merengue' le ganaba 2-0 al Barcelona en la final de la Supercopa de España y era más probable presagiar una goleada que una reacción épica de su rival. Pero al cabo de 90 minutos, terminó luchando con algo de angustia por el título, el primero de esta temporada, que consiguió por goles de visitante, tras ganar 2-1 y haber perdido 3-2 en la ida. (Vea las imágenes del partido de la Supercopa de España).

El comienzo fue avasallante. Madrid necesitó 11 minutos para desequilibrar el marcador a su favor, y la jugada nació en los pies de Pepe: el aguerrido defensor lanzó un pelotazo que Mascherano, en una fatalidad, no supo rechazar. Parpadeó un segundo y por su espalda pasó veloz Gonzalo Higuaín, que encaró, definió, celebró y se redimió de un gol que había desperdiciado minutos antes. Fue el 1-0.

Desde entonces, el defensor argentino debió sentirse desconfiado y su fatalidad pareció contagiar. A los 19 minutos su compañero Piqué, en una lentísima reacción, se vio impotente para rechazar un nuevo pelotazo, y cuando se despabiló, Cristiano Ronaldo ya estaba de camino a gol, veloz, pero sereno, y definió con una tranquilidad desafiante. Fue el 2-0.

En 25 minutos, Madrid ya llevaba dos goles; otro anulado (a Pepe) y dos opciones más. Jugaba a su antojo. Se presentía una goleada y su rival lucía indefenso, irreconocible, con una defensa presa del nerviosismo y con Messi, el genio de la pelota, de pelea con ella. Quizás en ese momento fatal, Barça llegó a extrañar a Dani Alves (lesionado antes del juego), o a Puyol (ausente), y seguramente más de un catalán también extrañó a Guardiola, pero el desafío era para Tito Vilanova.

El DT catalán, que buscaba su primer título al frente de un equipo ganador, sucumbía ante el eterno rival de blanco. Los dos goles en contra y la expulsión de Adriano a los 27 eran un desafío propio de una hazaña o de un milagro o de una inspiración de Messi. Justamente, la 'Pulga' despertó, y fue un animal feroz: al final del primer tiempo ejecutó un tiro libre soberbio. Un zurdazo que envió el balón por fuera de la barrera en una curva inverosímil, de fantasía. Fue el 2-1. Un envión anímico.

Lo que parecía goleada madridista ya generaba dudas para el segundo tiempo. Se trataba de mantener manso a un Barcelona con diez hombres inspirados. En efecto, el partido cambió: comenzaron los toques de Iniesta y Xavi, y las opciones de Pedro y Tello. Un nuevo gol de Barcelona le habría entregado el título (ganó 3-2 en la ida), pero uno más de Madrid, de todos los que desperdició, como el palazo de Higuaín, le hubiera evitado un cierre de infarto.

Finalmente, no hubo hazaña catalana y los 'merengues', que pudieron tener una victoria impecable, se alzaron con un sufrido trofeo. 

Pablo Romero
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.