Roberto Alagna en Bogotá

Roberto Alagna en Bogotá

El tenor francés, una de las grandes figuras del bel canto hoy.

notitle
29 de agosto 2012 , 05:06 p. m.

Intentar un crítica objetiva, desapasionada, es perfectamente posible; lograrla ya es otra cosa. En las opiniones donde se mezcla el corazón, todas las posiciones pueden ser ciertas y sustentables más allá de cualquier evidencia en contrario, por contundente que sea para el lector o interlocutor. Por eso conviene andar con prudencia al afirmar que lo que nos gusta o lo que detestamos es bueno o malo. Y en un terreno visceralmente invadido por las pasiones como la ópera, esto tiene siempre total validez. Así que se deben buscar soportes objetivos para manifestar lo que puede orientarnos.

Con estos presupuestos, no deja duda afirmar que el tenor francés Roberto Alagna (verlo en esta maravilla estremecedora, http://www.youtube.com/watch?v=QXXstOweChc) viene en el momento considerado por la opinión como su punto culminante, en el curubito de sus facultades y éxitos: premiado, apreciado en el circuito de los grandes teatros (cada año se le ve el programa de la Scala, El Covent Garden, el Met, Wiener Staatsoper, La Bastilla) y reconciliado con sus amores de siempre, con su voz plena y sus nuevos papeles asumidos, y que todo ello sumado presagia una noche inolvidable para la inmarcesible aunque abrumada Bogotá.
Para retornar airoso a la gloria Alagna tuvo que remontar con valor una dura cuesta vital, entre cuyos obstáculos se topó con una noche tristemente histórica en su 'Aida' en la Scala del 2006, cuando abandonó la escena entre abucheos y tímidos aplausos. Y varios más que no es del caso recordar.

Tenía como soporte en su escalada un 'Elixir' vivaz y delicado (http://www.youtube.com/watch?v=110jMlSFS7o), una 'Traviata' tan viril como llena de sutilezas vocales y de cierta pirotecnia vocal contenida pero luminosa (http://www.youtube.com/watch?v=6Kc5qZrfDRo), y otros papeles líricos para su voz entonces sedosa y flexible, como Romeo, Des Grieux, Hoffmann, Rodolfo, Rinuccio e incluso Carlos (http://www.youtube.com/watch?v=iOykaddy4CE); había también adquirido, como algunos de sus grandes antecesores, la firmeza para afrontar papeles que requieren igual maestría pero mayor densidad vocal como Don José, Manrico, Turiddu, Canio, Mario en su versión más dramática, e incluso Otello (http://www.youtube.com/watch?v=t8bEz_jYOrk). Ahora, con total dominio de esta gama extensa, ha salido avante y ovacionado una y otra vez y con la Legión de Honor bien merecida.
Las interpretaciones de Alagna, en especial las de su nuevo repertorio, presentan al amante del buen canto una curiosidad que reta los oídos y la sensibilidad: su  ascendencia siciliana ha sido moderada por el exacto sentido cartesiano, lo que resulta en una pasión que tiende a desbordarse pero se ve contenida por un espíritu mesurado que finalmente lo controla todo; cuando se espera una explosión vocal o emocional, las cosas se resuelven con su fraseo atinado, más propio del belcantismo que del verismo imperante. El resultado se presta a debate, pero es sin duda parte del encanto de oírlo (http://www.youtube.com/watch?v=_wAvt2nw35k). Esto  también es notorio o inclusive mucho más evidente cuando canta zarzuela (¿Ópera?) en su impecable español(http://www.youtube.com/watch?v=kodZDReq5T0), o el imperdible bolero, que le suena a bolero y no a falsa aria,  'Bésame mucho'(http://www.youtube.com/watch?v=WWBYzRZi6Wg&feature=related).

Se sabe que en la ópera, como en el fútbol y otras profesiones de alto riesgo e ingratas, algunas superestrellas a veces matan generaciones de colegas, incluso sin proponérselo: entre Tebaldi y la Callas sepultaron por años a la gran Magda Olivero, Pelé casi nos hace olvidar la magia de Garrincha. Pero la desaparición de Pavarotti, la irresponsabilidad de Carreras, el refugio de Domingo en el mundo menos agresivo de los barítonos e incluso la extravagante muerte de Licitra, dejaron un trono vacío y peleado hasta con medios lícitos por los aspirantes, dentro de los cuales Alagna está en la primera fila y con muchos orgullosos argumentos: voz, escuela, fama, gusto, apostura en esta época con el casting más allá de lo sonoro. Una de sus últimas grabaciones en DVD, 'Pagliacci', producida precisamente por Alagna Brothers, es una muestra brillante de lo bien respaldada que anda su candidatura(http://www.youtube.com/watch?v=CfpGN6qtCrA).

Si el alcalde no decide celebrar allí las corridas de toros, el 11 de Octubre en el Jorge Eliécer Gaitán, a las 8 en punto de la noche y por la enésima parte del costo de una boleta de las de Sir James Paul McCartney, podremos darnos un banquete de ópera de esos que se comentan por generaciones: ¡Estuve allí, yo lo vi, lo oí! Y eso justifica no perdérselo por ningún motivo.

Por Jorge Molina Villegas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.