El sueño masái

El sueño masái

notitle
28 de agosto 2012 , 09:10 a. m.

Una de las hotelerías más destacadas del mundo está en Tanzania, país dueño de las más impactantes reservas naturales. Lujo, gastronomía de alto nivel en pleno corazón de África oriental. Gente amable, servicios de calidad y buen Internet. Pese a su difícil situación económica, esta nación se ubica entre los destinos turísticos más sofisticados.

Cuando se opta por ir de safari la idea que viene a la mente es la de una aventura agreste, ruda y feroz, que poco se asocia con lujo, confort y placer. Conscientes de esto, y en busca de la fórmula perfecta para atraer tanto a los viajeros troperos como a los más sibaritas, Tanzania le ha apostado a la fórmula perfecta: lujo salvaje.

En un trabajo conjunto entre inversiones públicas y privadas, este país africano se ha colado en los primeros lugares del turismo mundial. Tanzania sabe de la gran riqueza que atesora: el 25 por ciento de sus tierras son protegidas como parques nacionales y reservas. Y en conjunto con su vecino Kenia recibe la migración de animales más impresionante que se da sobre el planeta.

Para complementar la fórmula, visionarios hoteleros se han dado a la tarea de abrir pequeños alojamientos boutiques que hoy están catalogados entre los mejores del mundo. Visitamos los más destacados, y comprobamos por qué publicaciones especializadas y expertos los destacan como los más lujosos y placenteros.

Lujo en la sabana salvaje

El Parque Nacional Serengeti, declarado Patrimonio de la Humanidad, es el escenario natural para Singita Grumeti Reserves. Esta es una concesión privada que cuenta con tres propuestas de lujo consideradas por segundo año consecutivo como el mejor hotel del mundo por Travel + Leisure World's Best Awards, publicación que hace una encuesta para evaluar a los mejores y reconoce a los 100 hoteles más importantes.

Singita es una empresa sudafricana comprometida con el medio ambiente y la hospitalidad, que desarrolla un concepto ideal para aventureros adictos al lujo y les ofrece un servicio de cinco estrellas y alojamientos rústicos, elegantes y relajados.

Tiene para todos los gustos: se destaca el Singita Sasakwa Lodge, construido al estilo de una casa eduardiana, tiene paredes de piedra, terrazas amplias, techos altos, y muebles señoriales, platería y piezas antiguas hacen parte de su decoración.

Cada cabaña cuenta con su propia piscina de borde infinito. Las habitaciones están muy bien equipadas, decoradas con el toque africano que dan la madera, el cuero y las fibras naturales. Todo se combina con sábanas suaves, lámparas y muebles importados hechos a mano.

En un sitio como este no puede faltar un spa de altísima calidad en cuanto a sus instalaciones como en los productos y tratamientos que ofrece. Tampoco la tienda de artesanías, ropa y objetos de lujo con buenas opciones.

Obviamente están incluidos los safaris en jeeps bien dotados que llevan a una aventura por la vida silvestre. Manadas de elefantes, ñus y cebras son escenas cotidianas en estas tierras tanzanas. Búfalos, jirafas, antílopes, hipopótamos, gacelas y cudúes son sus habitantes más importantes. También, depredadores como hienas, perros salvajes, leones y leopardos.

Las tarifas, que van desde 1.700 dólares ($3'000.000) por noche por persona, incluyen alojamiento, tres comidas y todas las bebidas (vinos premium, bebidas espirituosas y licores).

Campamentos de película

Llegar allí es como entrar en una película de Indiana Jones. Sabora Tented Lodge es un concepto de alojamiento en tiendas de lona de gran tamaño, decoradas con el característico toque inglés. El campamento se levanta en medio de la nada, o mejor, en pleno Serengeti. La escena es única, y eso es lo que hace de este país un destino sin competencia.

Antiguos cofres de viajes hechos en caoba, alfombras persas, cortinas de seda, invitan a una escena de romance, exploración e intriga. Tiene capacidad para 18 personas que disponen de aire acondicionado, tiendas de campaña con un cuarto de baño con tina y ducha al aire libre; área de lectura, terraza panorámica y salón biblioteca. También hay un cómodo gimnasio y un pequeño spa con tratamientos y productos de lujo.

Imagínese un atardecer con un buen vino, bajo una acacia iluminada por una lámpara, con el cielo estrellado y el coro lejano de criaturas nocturnas. Siempre atentos, alguna sorpresa puede pasar.

Hoteles de esta categoría tienen precios en temporada baja (abril a junio) que van desde los 900 dólares ($1'620.000) la noche con todo incluido, comidas, bebidas, safaris, e incluso los vuelos en avionetas desde el aeropuerto alterno de Nairobi.

Más natural, imposible

Singita Faru Faru Lodge tiene el encanto de mimetizarse con la naturaleza. Sus cabañas construidas con guadua y piedra y sus grandes ventanales con vista a la inmensidad del Serengeti invitan a estar en comunión con este ecosistema, su fauna magnífica y su vegetación de bosque tropical.

Situado en una ladera, es ideal para disfrutar de la abundancia de especies de animales y aves que lo rodean. Este hotel ofrece elegancia en un entorno rústico y relajado que aprovecha el sonido que emite el río que lo bordea.

Tiene dos piscinas que semejan pozos de agua, rodeadas de cubiertas panorámicas que ofrecen una vista reconfortante. Sus suites y villas están elaboradas con piedra y guadua, tiene grandes ventanales de espléndida vista, baño con tina y ducha al aire libre.
Es ideal para los aventureros que quieren sentirse cada segundo en el corazón de África. Que incluso en la noche quieren devorarse la inmensidad del Serengeti.

El lujo en su máxima expresión

Para alojarse en el Ngorongoro Crater Lodge hay que aterrizar en la pista del lago Manyara y de allí tomar un vehículo que lo lleva a la boca del cráter donde está el hotel. La arquitectura africana salta a la vista y se integra perfectamente a esta tierra que puede ser el escenario del Génesis.

Este es uno de los lugares más asombrosos que atesora Tanzania. Es el cráter de lo que fue un volcán activo hace 2.000 millones de años y del que hoy queda una meseta en forma de circunferencia de 20 kilómetros de ancho, una de las mayores calderas volcánicas del mundo. En su interior, el paraíso: pastos, pantanos, bosques, salinas, un lago de agua dulce y abundantes aves.

En medio de esta demencia natural, AndBeyond, la compañía líder en viajes de lujo en África, ofrece este lodge de 30 búngalos con servicio de mayordomo privado, con magníficas ventanas que ofrecen una vista inolvidable, decoradas en tonos dorados, platas y rubí... y la chimenea que no puede faltar. En los baños, iluminados con candelabros, hay tinas de estilo eduardiano, que ofrecen burbujas con pétalos de rosas y toallas mullidas que invitan a gozar de instantes de placer mientras al fondo se impone el paisaje del Ngorongoro. ¡Qué más se puede pedir!

El comedor abovedado, con una chimenea que aporta calidez, es el escenario de suculentas cenas y exquisitas preparaciones propuestas por destacados chefs. Salas cálidas en colores ambarinos invitan a tomarse un buen licor, un delicioso Amarula o un aromático café.

De safari

Por lo general, los viajeros que visitan la región norte de Tanzania acostumbran quedarse dos noches en cada hotel, haciendo cerca de tres safaris en cada lodge, y disfrutando de las facilidades y servicios como los spas y los tratamientos de alta calidad.
Para los safaris cuentan con experimentados rangers conocedores de los parques y de sus riquezas en fauna y flora. Ellos guían a los pasajeros por los caminos de la sabana mientras explican los pormenores de la vida salvaje.

Cada safari es una experiencia única. Cientos de animales que migran en busca de alimento viajan a lo largo y ancho de Tanzania. No se hacen esperar y aparecen siempre en manadas cebras, hipopótamos, elefantes, búfalos, ñus y gacelas de Thompson. Según la época en la que viaje, verá agua y vegetación abundantes.

Un original remate de safari es un almuerzo en una zona permitida al borde de la laguna, con vinos sudafricanos y comida fría y pasteles... O una tarde de té con carnes salvajes y bocados exquisitos.

Si usted va

Documentación

El pasaporte debe tener vigencia de seis meses. Debe  aplicarse la vacuna contra la fiebre amarilla, mínimo 10 días antes del viaje.
Para visitar Kenia y Tanzania deberá sacar varias visas, desde Colombia la de Sudáfrica, que demora 15 días hábiles -pues se tramita en Venezuela (50 dólares el envío). Las otras visas se tramitan en las fronteras y tienen un costo de 50 dólares la de Kenia, y 20 la de Tanzania.

Este es un viaje que, debido a la distancia y las largas conexiones aéreas, debe hacerse en, al menos, 10 días.

Es importante que lleve dólares de bajas denominaciones y anteriores al año 2000. No es necesario cambiar a chelines, pero si da un billete de dólar grande le devolverán el cambio en la moneda local.

Equipaje

Lleve una maleta grande y un maletín de capacidad de 15 kilos para los vuelos internos. Tenga en cuenta que no podrá evitar las compras, así que viaje con poco equipaje.

Lleve ropa estilo safari: de colores tierra, versátil, pues tendrá diversas temperaturas en un solo día; botas cómodas, tenis, pantalones livianos, camisas y camisetas de manga larga para protegerse del sol y de los insectos, chalecos o chaquetas livianas, repelente, gafas de sol y sombrero. No olvide sus medicamentos. Lleve pañuelos húmedos y gel desinfectante, le serán muy útiles.
No descuide en ningún momento sus documentos ni sus pertenencias; no lleve objetos de valor.

Lleve cámara fotográfica de buen alcance y unos buenos binóculos.

A la hora de comprar

Son impresionantes la variedad y la cantidad de artesanías, productos típicos y alimentos que encontrará a su paso. No se acelere en su compra, en algún momento del viaje encontrará a los masáis, con quienes podrá negociar los mejores precios. En las tienda de los lodges tendrá la mejor calidad y precios más altos. En los grandes almacenes de artesanías deberá regatear hasta un 50 por ciento y más.

Lo más característico son los productos de madera ébano, joyería de chaquiras, madera y piedra; objetos decorativos de cacho y hueso, y acacia.

A la hora de comer

-Beba únicamente agua embotellada, incluso para lavarse los dientes.

-Procure no comer verduras crudas.

-En los hoteles encontrará buenas propuestas. Podrá disfrutar cordero, carnes, pescados, mariscos y buenas pastas.

-No olvide que el vino sudafricano es de los mejores del mundo.      

 -También tienen buena cerveza y su licor típico, la Amarula, una crema de licor.

-Disfrute de las macadamias y los pistachos, son una delicia.

REDACCIÓN REVISTA VIAJAR

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.