Contactos con las Farc: paz, prudencia y discreción / análisis

Contactos con las Farc: paz, prudencia y discreción / análisis

Desde hace algunos días el País pasa de nuevo por un fervor de paz.

notitle
27 de agosto 2012 , 07:28 p. m.

La sola posibilidad, aun sin confirmar por el gobierno, de que una negociación esté en marcha hace que el tema de la negociación política con la guerrilla esté en la primera línea de discusión.

Se especula, se analiza y también se inventa sobre los acercamientos entre gobierno y la insurgencia.

Creo que lo primero que debiera existir es prudencia y discreción frente a esta posibilidad. Poco bien se le hace a la paz inventando teorías y contando fragmentos de información oídos en cocteles o en ascensores. Hace bien el gobierno en mantenerse reservado frente a la información aunque no debe  dejar que los rumores crecieran demasiado.

Prudencia y discreción deben seguir siendo la regla de oro. Sin estos dos elementos es muy difícil avanzar con éxito en una primera etapa.

La emoción y el entusiasmo que un proceso de paz genera en muchos no puede convertirse en un arma contra el proceso mismo. Los que siempre hemos sido amigos de una salida política debemos acudir también a la prudencia y no especular sobre lo que pueda darse hasta no conocer todas las piezas de este difícil rompecabezas.

Hoy Colombia tiene una condición mucho más sólida que hace 12 años cuando se realizó el proceso del Caguan: la economía pasa por un muy buen momento, las relaciones internacionales están en un punto muy alto y nuestras fuerzas militares y de policía son mucho más fuertes que entonces. El entorno es sin duda mucho mejor.

Pero eso no es todo, se requiere que la sociedad adquiera seguridad en el posible proceso.

Los Colombianos tenemos muchas razones para desconfiar de las Farc y de sus reales intensiones en un proceso de paz. Nadie les cree y nadie confía en ellos. Pero esta no es una razón suficiente para descalificar los esfuerzos de un gobierno que tienen por obligación constitucional buscar la paz. 

Los críticos acuden a toda suerte de argumentos para descalificar los esfuerzos del gobierno. Se dice por ejemplo que si hay proceso de paz, las fuerzas militares se debilitan. Nada más erróneo.

Durante el proceso de paz del Caguan sucedió lo contrario: antes del proceso teníamos solo 2000 soldados profesionales y al final contábamos con 50.000; Antes del proceso solo teníamos 2 helicópteros de combate para todo el país, al final del proceso las fuerzas militares contaban con más de 20. Y así podría citar más ejemplos de lo que sucedió. Sin unas fuerzas militares sólidas, la paz no es posible.

No se trata de callar a los críticos, pero si sería más patriótico que los que se dedican a criticar, criticar y criticar dejaran al gobierno trabajar, trabajar y trabajar por la paz, con prudencia y discreción. 

 CAMILO GOMEZ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.