¿Por qué fracasan los matrimonios? II

¿Por qué fracasan los matrimonios? II

notitle
25 de agosto 2012 , 06:42 p. m.

Nota. Lo que diré del adulterio de los hombres vale también para el adulterio de las esposas, que va en notorio aumento.

* * * *

¿Por qué fracasan los matrimonios? "Porque no aprendieron a amar de veras", respondimos hace quince días. Practicaron por unos pocos años un egoísmo de adolescentes, que no pasó a verdadero amor, mostró el cobre y sucedió lo que tenía que suceder: el fracaso. Gracias a Dios, muchos de estos fracasos de matrimonios católicos aparentes, cuando recurren a tiempo a un tribunal eclesiástico, terminan en declaración de nulidad, al comprobarse la inmadurez. Y, con un poco de experiencia, dejando el fracaso a las espaldas, inician un verdadero matrimonio, este sí, si se proponen crecer en el amor, estable y feliz.

Pero, con eso no está dicho todo. Los matrimonios no fracasan solo por inmadurez de los cónyuges. Esto sucede con los más recientes. Pero ¿qué pasa con matrimonios de diez, veinte y más años, con un par de hijos adolescentes a bordo, que daban la impresión de que las cosas iban para largo? Que apareció una "mora" en la costa y se fue a pique el primer amor. Surgió una aventura, nació un nuevo amor y, adiós señora, hijos, hogar, todo: adulterio consumado, matrimonio fracasado.

Detengámonos un poco a analizar este hecho, que merece toda nuestra atención. Se trata de un pecado grave, largo y cruel: un esposo le ha dicho NO a su señora y SÍ a una figura joven femenina, que le da placer. Digámonos la verdad: la causa del adulterio, que siempre ha estado a la orden del día, pero que viene en auge alarmante, es el egoísmo de un esposo en busca del placer que se había acabado con la anterior.

Ojo, confesores: no hay que ser prontos y benignos con los adúlteros ofreciéndole un perdón fácil a quien no da señales de sincero arrepentimiento. No. El adulterio constituye un gran pecado, que odia el Señor, por ser ofensa vil a una mujer inocente y a unos hijos en formación. Nadie menos que Dios odia el adulterio y no quiere alimentar con el Pan de Vida al adúltero pecador. No se le puede dar la comunión. Dios no quiere entrar en la boca sucia del adúltero. Su corazón está alejado de Dios mientras no reconozca su horrendo pecado y pida con lágrimas perdón. No es justo que el adúltero avance orondo por la vida, de brazos con su amada, mientras su exesposa, inocente, arrastra la vergüenza del ultraje, del abandono y del desamor.

El hecho no es nuevo. Ya el ostentoso Rey David trajo a su lecho adúltero a la esposa del general Urías. La ceguera del egoísmo le impidió ver la múltiple maldad de su acción. Hizo falta que la palabra reveladora del profeta Natán pusiera en evidencia el triple pecado del Rey: vil asesinato, felonía con un general de su ejército y miserable adulterio. Oigamos la Palabra: "Había dos hombres en una ciudad, uno rico y otro pobre. El rico tenía ovejas y bueyes en abundancia; el pobre no tenía más que una ovejita, comprada en la feria. Vino un visitante adonde el hombre rico y, este, dándole pena tomar de su ganado, para dar de comer a aquel huésped, tomó la ovejita del pobre y dio de comer al huésped. David, encendido en ira, exclamó: '¡Vive Dios! Reo es de muerte aquel hombre que tal hizo'. Entonces, el profeta, apuntando a David, le dijo: 'Ese hombre eres tú'. Y le hizo ver su pecado. David, llorando, exclamó: '¡He pecado contra Dios!'. Y entonó el célebre salmo Miserere. Respondió Natán a David: 'También Yavé perdona tu pecado; no morirás'. Y Natán se fue a su casa". II Sam 12, 1,15. El salmo Miserere recoge las humildes y copiosas lágrimas del Rey, que lavaron su pecado. Dios le restituyó la amistad perdida.

* * * *

Para los muchos que se hicieron sentir con motivo de mi cumpleaños, sincera gratitud y una oración.

Alfonso Llano Escobar, S. J.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.