Los primeros pasos lunares de Armstrong, un revés para la URSS

Los primeros pasos lunares de Armstrong, un revés para la URSS

Fracaso lunar de la URSS refleja su incapacidad para captar una etapa en la conquista del espacio.

25 de agosto 2012 , 04:01 p. m.

La Unión Soviética, que había triunfado al enviar al espacio el primer Sputnik en 1957, y luego al primer hombre, Yuri Gagarin, en 1961, debió inclinarse ante su rival, Estados Unidos, cuando
Neil Armstrong se convirtió hace 43 años en el primer hombre que pisaba la Luna.

Minimizado durante años por las autoridades soviéticas, en plena Guerra Fría con Estados Unidos, el fracaso lunar de la URSS refleja su incapacidad para captar una etapa en la conquista del espacio mucho más compleja que la que permitió sus éxitos iniciales, señalan los expertos.

"El objetivo principal de los estadounidenses fue competir con los soviéticos en torno al programa lunar. La victoria en esta carrera fue sin duda un acontecimiento muy importante en la competencia entre los dos sistemas", dijo Igor Lissov en 2009 al cumplirse 40 años del alunizaje, entonces redactor de la revista rusa Noticias de Astronáutica.

"Lamentablemente, subestimamos a los estadounidenses y empezamos demasiado tarde y con falta de personal", precisa. Los rusos se enfrentaban a problemas de gran calado como un programa tecnológico demasiado poco ambicioso, una administración "barroca" de subcontratistas y, en particular, una "batalla de responsables que las autoridades políticas nunca moderaron", afirmó en 2009 Jacques Blamont, asesor de la dirección del Centro Nacional de Estudios Espaciales francés (CNES).

Mientras los estadounidenses fueron capaces de diseñar "un programa que se mantenía en pie", la URSS "no tenía una verdadera dirección estratégica nacional y terminó con dos concepciones rivales del programa lunar, una que preveía un aterrizaje y otra un simple viaje de circunvalación", relató.

Peor aún, este revés se agravó rápidamente con los sufridos por los llamados programas "globales" de la URSS, orientados a la exploración de Venus y Marte.

El programa marciano fue interrumpido tras una serie de fracasos, recordó Blamont.

El público soviético, adormecido por las hazañas de su héroe Gagarin y de otros cosmonautas convertidos en mitos, no se enteró de todo esto. Konstantin Indukaev, director de investigación en un pequeño laboratorio de óptica de precisión, tenía 27 años en el momento de la conquista de la Luna y recordó muy bien que, si bien no hubo censura, "la información era escasa" en la URSS sobre los primeros pasos de Armstrong.

"Esa no fue noticia de primera, apareció en las páginas interiores de los periódicos", dice.

"Las personas que habían estudiado y se interesaban por el espacio comprendían muy bien que se trataba de un gran acontecimiento", pero no era el caso de la mayoría de la población, dice. "Hoy, pocas personas se interesan por todo esto y hay dos campos: los que aún creen que perdimos y que es muy triste, y otros que se consuelan con la versión de que los estadounidenses nunca pisaron la Luna", señaló por su lado Igor Lissov, refiriéndose a gran número de libros y sitios de internet que hablan de un engaño. Aunque las cosas han cambiado y ahora los rusos cooperan estrechamente con los estadounidenses a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Moscu
AFP

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.