Orden del día

notitle
23 de agosto 2012 , 05:50 p. m.

Primero: Himno nacional de Colombia. Todo parecerá indicar que ese inexperto auditorio de adolescentes aún no se ha enterado de que el diario The Telegraph declaró oficialmente a nuestro himno ("¡Oh gloria inmarcesible!, ¡Oh júbilo inmortal!") el sexto más feo del mundo.

Segundo: Palabras de bienvenida al expresidente Álvaro Uribe Vélez. El rector de turno, poseído por el demonio de la retorcida solemnidad colombiana, dará las gracias al excelentísimo señor doctor Uribe Vélez por haber llevado a ese escenario el monólogo triunfante que hoy lleva a los colegios de la patria. Ahí estará Uribe. Y ahí encarnará a aquel personaje perdonavidas que tantos le creen: ese político combatiente pero resignado a la democracia, que ahora, en el tercer acto de su vida, se ha visto obligado a convertirse en un insulso gurú del liderazgo que recorre los bachilleratos de Colombia como recorrían las polvorientas ferias del lejano oeste esos pistoleros viejos que un buen día tuvieron que interpretarse a sí mismos en pequeñas obras de teatro -Tom Mix, Pancho Villa y Robert Ford hicieron de sí mismos- pues el mundo ya tenía Dios y ya tenía ley y a los vaqueros ya no les quedaba otra manera de probar que habían sido héroes.

Tercero: Palabras del expresidente sobre el liderazgo. Uribe se valdrá de los tímidos comentarios de los estudiantes y de las palabras mágicas de la profesora Rosabeth Kanter en su perezosa búsqueda de una definición de liderazgo, pero sólo conseguirá articular algo semejante a un discurso cuando se tropiece con un ejemplo lapidario: él. Que, según les dirá a sus alumnos, fue "una voz aislada en el tema de la seguridad antes de que ustedes nacieran"; vino a la historia a encarar la violencia de todos los ejércitos del narcotráfico; ha sobrevivido a este país que tan complaciente ha sido con "esos que posan de izquierdistas", que queda vivo uno que otro; hizo lo que pudo, "pero me faltó tiempo", para que Colombia fuera un Estado austero que no desmotivara a sus fuerzas armadas a punta de negociaciones de paz; siente profundamente que algunos de sus colaboradores se hayan dejado corromper en medio de un país que "iba por buen camino".

Y, cuando la charla motivacional se transforme en propaganda tramposa e imprecisa (véanla, con sus propios ojos, en YouTube: la seguridad democrática explicada a los niños), será claro por qué la periodista Ana Cristina Restrepo puso el grito en la tierra desde que supo que se estaban cometiendo semejantes conferencias.

Cuarto: Tiempo de preguntas. Y dará igual: porque a como dé lugar Uribe torpedeará la legítima exploración de un proceso de paz e insistirá en que sin embargo él es solo un abuelito frentero que da la cara a través de "una cuentita de Twitter" seguida por 1'400.000 personas. Uribe responderá lo que a Uribe le dé la gana porque Uribe es un actor de método dispuesto a morir de viejo y de pie sobre el escenario interpretando el papel de Uribe. Pero los tiempos sí cambian. Y él contará la historia una y otra vez hasta que la historia empiece a contarlo a él. Porque todo hombre es lo que dice que es, y lo que es. Porque él está a punto de ser uno de esos actores que van perdiendo credibilidad por cuenta de las escandalosas noticias que vienen desde su tras escena. Y porque de los profesores no nos queda su discurso sino su comportamiento. Y el suyo -patriotero, manipulador e intimidante- ha sido una larga lección de indignidad.

Quinto: Fin de la lección. El expresidente se irá en paz, silbará sobre su caballo el "cesó la horrible noche" del himno, pues los aplausos de pie le probarán que seguirá siendo un héroe siempre y cuando en Colombia siga sucediendo el lejano oeste. Y sin embargo todos los aplausos se terminan.

www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.