En ciudades españolas se recorren los pasos de los conquistadores

En ciudades españolas se recorren los pasos de los conquistadores

Turismo en la Costa del Sol, como una bola de fuego, nace en el fondo del Mediterráneo.

notitle
22 de agosto 2012 , 07:13 p. m.

Sus destellos son pinceladas sobre el mar apacible e infinito. Es el amanecer en Sanlúcar de Barrameda, en el sur de España (zona conocida como la Costa del Sol), por donde pasó la Ruta Quetzal en sus últimos días, siguiendo los pasos de los conquistadores.

Durante la expedición, que duró 37 días en un recorrido que comenzó en Cali (Colombia) y terminó en Madrid (España), 225 jóvenes de todo el mundo vivieron una experiencia de educación y aventura. Y al llegar a España, visitaron los lugares desde donde salían las embarcaciones para América.

Mi viaje comenzó en Cartagena, que guarda su parecido con su homónima colombiana. Está custodiada por murallas y es uno de los principales puertos de España. 

Por sus calles de pisos lustrosos arribamos al Teatro Romano, tesoro arqueológico que fue descubierto en 1992. El lugar, diseñado para 7.000 personas, estuvo oculto ocho siglos bajo un suburbio.

Navegando por el Mediterráneo, o por carretera, se llega a la vecina Cádiz. El monumento a la Constitución de 1812 da la bienvenida. La ciudad se deja caminar. Allí, en cualquier esquina aparece un castillo medieval como el de San Sebastián o un parque con figuras gigantes de dinosaurios y árboles centenarios, como el Genovés.

El camino sigue hacia Sanlúcar de Barrameda, conocida como la Ciudad de la Luz. Esta es la población española que goza de más horas de sol al día. Sus playas, de arena morena y escenario de carreras de caballos, son su principal vitrina. Tomar el sol y gozar de las aguas del Mediterráneo son un alivio para el fuerte calor. Es recomendable ver la puesta del sol desde la torre alta del castillo de Santiago.

En Sanlúcar, como en toda la región, las tiendas ofrecen promociones de hasta el 70 por ciento. El plan perfecto para los amantes de las compras (ropa, zapatos).

Hay que aclarar que, eligiendo bien, se puede encontrar buena comida desde 10 euros el menú (unos $ 22.000). La crisis española, comentan allí, ha hecho que el turismo y el comercio bajen sus precios.

A una hora, por carretera, queda Sevilla. Al pisar esta ciudad nos encontramos con la Torre del Oro, antigua bodega donde los conquistadores guardaban sus tesoros. 

A 200 metros se asoman las torres de la majestuosa catedral sevillana, que tiene casi una manzana de extensión. Si por fuera impresiona por su belleza, por dentro es un santuario arquitectónico donde se respira solemnidad.

Se destacan un cáliz gigante y la venerada imagen de la Virgen de La Antigua. También, los Jardines Reales Alcázares, cubiertos por techos vivos y muros gigantes invadidos por la hiedra, y el barrio Santa Cruz. Es una zona de calles estrechas, tupida de casonas con balcones repletos de flores, y de restaurantes y cafés en terrazas que refrescan el ambiente con aspersores microscópicos de agua fría.

Cuando se cree haberlo visto todo en Sevilla, aparece la plaza España, la más grande del país, con sus torres gemelas, sus puentes revestidos de azulejos y un río artificial que la bordea. La Ruta Quetzal agonizó, al igual que mi visita por la costa sur de España, como lo que es: una oportunidad para aprender.

JOSÉ ALBERTO MOJICA PATIÑO
Enviado especial de EL TIEMPO
Por invitación de la Ruta Quetzal BBVA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.