Tribulaciones y revelaciones

Tribulaciones y revelaciones

notitle
22 de agosto 2012 , 05:14 p. m.

El país se viene sacudiendo con acontecimientos singulares, casi nunca registrados. El primero de todos, por su enorme y aflictiva importancia, la confesión del general retirado de la Policía Mauricio Santoyo sobre su vinculación con las autodefensas o paramilitares. No admite haber colaborado en operaciones de narcotráfico, pero todo parece indicar que se halló a sueldo de la siniestra 'oficina de Envigado', lo cual explica, en buena parte, la resistencia de esta organización criminal a los esfuerzos por desintegrarla.

Un oficial de su jerarquía, comprometido con la seguridad pública y con las funciones y la severa disciplina de su cargo, está obligado a ganarse la confianza con la limpieza y honorabilidad de su conducta. A no traicionar el juramento prestado de servir a su patria hasta el sacrificio supremo. Aliarse sin escrúpulos con la mafia para facilitar sus fechorías, entregándoles secretos de Estado y pistas de los esfuerzos para perseguirlas, no admite excusa, aunque se advierta que no participaba en andanzas relacionadas con estupefacientes.

La afrenta a una nación que se ha distinguido por su lucha tenaz contra el narcotráfico tiene innegables repercusiones y fuerza a esclarecer el oscuro episodio en todas sus manifestaciones y raigambres, tanto más si se descubren, a ese mismo nivel, otros eslabones de la cadena de la corrupción. De su Policía Nacional, Colombia se ha sentido orgullosa en la última época por su vocación de servicio y sus actuaciones ejemplares. No por ello, sin embargo, habrá de vacilar en la tarea de destapar los recovecos de la complicidad con el delito.

Otro motivo de preocupación ha sido la existencia del llamado 'carrusel' de testigos y los frecuentes fiascos de las investigaciones a cargo de la Fiscalía General de la Nación. El costo abrumador para el Tesoro Público de las reclamaciones instauradas por su causa incita a extremar el celo en las imputaciones y en las detenciones precautorias para no exponerse a las consecuencias de la temeridad en los procesos de juzgamiento. De lo contrario, cabría contemplar la hipótesis de que el sistema acusatorio viene haciendo crisis y requiere modificaciones inaplazables.

Un tercer motivo de inquietud es el atascamiento prolongado de las obras públicas. Probablemente jamás se había visto una tan grande represa de recursos presupuestarios a la espera de ser utilizados conforme a la ley de apropiaciones. Habiendo sido destinados a atender necesidades apremiantes, hay que ver cómo se rompen la inercia administrativa, la obsesión por el perfeccionismo en la planeación o las dudas o temores en la ejecución.

Por último, vale la pena hacer una aclaración histórica a propósito de la semblanza sobre la personalidad insondable de Roberto Urdaneta Arbeláez, escrita por el ya expresidente Alberto Lleras y publicada en la revista Semana, de la cual era director, el 11 de enero de 1947, cuando la Unión Nacional del presidente Ospina Pérez alboreaba. EL TIEMPO la reprodujo anteayer, con ocasión de los 40 años del deceso del protagonista.

La fecha es importante por no haberse desatado aún la despiadada ola de violencia, la cruzada posterior. Del presidente encargado Urdaneta tenemos el recuerdo de su permisividad indiferente ante los actos vandálicos que con participación de la policía se ensañaron en las casas de los jefes liberales y en los periódicos liberales el 6 de septiembre de 1952. Peor aún, de la disculpa inicial en privado y de la justificación desafiante luego, en agresivo discurso. El conciliador de otras épocas cedía complaciente ante la furia destructiva de sus subordinados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.