'No queremos un Sistema Interamericano más débil': Gobierno

'No queremos un Sistema Interamericano más débil': Gobierno

Santos indicó que con otras naciones se promovió incremento del presupuesto para el sistema.

22 de agosto 2012 , 08:54 a. m.

En la apertura del primer foro que se realiza sobre el debate de la reforma al Sistema Interamericano de DD.HH., el Presidente Juan Manuel Santos aseguró que cambios políticos y de las realidades de las regiones plantean nuevos retos para la defensa de los Derechos Humanos.

"Debemos dotar al sistema de herramientas más efectivas. Que tengan la capacidad de consultar el diario de los pueblos. El proceso de reforma es crucial para dar procedimentos q se ajusten a las realidades regionales. Hay que trabajar para que el sistema no llegue a excederse con la aplicación de sus mecanismos", indicó el mandatario.

En su intervención, Santos apoyó la independencia financiera de la Relatoría de Libertad de Expresión, y aseguró que Colombia se convertirá en el principal abanderado en la defensa de este derecho en la región.

"No compartimos la propuesta del debilitamiento de su función. Hacemos un llamado para que su respeto sea el común denominador de los pueblos", dijo.  

El Presidente indicó que en consenso con las demás naciones se promovió en la última Asamblea de la OEA el incremento del presupuesto del Sistema. Y pidió mas interacción con autoridades legales para lograr una mejor comprensión de los hechos, en el tema de medidas cautelares.

En el marco del mismo foro, 
el abogado Rafael Barrios, Presidente del Colectivo de Abogados, definió la situación en la que se encuentra el sistema interamericano de derechos humanos, a propósito del foro que sobre el tema se llevará a cabo este miércoles.

Sobre la decisión de Ecuador de otorgar asilo político a la cabeza de Wikileaks Julian Assange demuestra esa ambigüedad.  "Por un lado desconoce, pero por otro lado defiende" los derechos de libertad de expresión, asegura. Y calificó su posición de "doble filo".

Hoy, cuando Colombia se convierte en el primer escenario en el que se debatirá el fortalecimiento del Sistema Interamericano, Barrios cuestiona también el retiro de Venezuela del Sistema y asegura que no puede ocurrir que los Estados de espaldas a las víctimas estén al frente de esta reforma al Sistema Interamericano.

¿Como ve que Colombia sea primer escenario para abrir la discusión?

Es un espacio importante. Es un paso adelante en el sentido de que Colombia encabece foro sobre fortalecimiento real del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Es un paso significativo pero insuficiente si no va a acompañado del rechazo a una reforma que no solo debilite a la Relatoría de Libertad de Expresión --que  Colombia ya dijo que no comparte el debilitamiento de la Relatoría--, pero también debe pronunciarse sobre el capítulo cuarto del informe anual de la Comisión Interamericana, sobre las medidas cautelares y sobre el sistema de detección de casos. 

¿Cuáles son los puntos en los que hay discordia en la región?

Entre los puntos más complicados está el tema de  medidas cautelares, hay gobiernos que están en contra de que lleguen a la Comisión Interamericana sin que pasen por un agotamiento de recursos internos en cada uno de los países. Ese tema lo lidera Brasil.

El otro, es el seguimiento de casos. Hay inconformismo del Gobierno de Venezuela por decisiones de la Corte interamericana, aunque ya se ha anunciado que este país se retira de la convención americana y del Sistema Contencioso de la Corte Interamericana, es decir, el presidente Hugo Chávez  se regresó a la época del dictador Alberto Fujimori. Ahora, con el anuncio de retirarse Venezuela queda del lado de los países a los que critica y que no hacen parte del Sistema, como Canadá y Estados Unidos. 

El otro tema es el capítulo cuarto, en el que se llama la atención de las graves situaciones de Derechos Humanos en el continente.

En este capítulo están Colombia y Venezuela. A ninguno de estos dos países les gusta que los señalen de violadores de Derechos Humanos y por eso quieren limitar el capítulo cuarto de informe anual de la comisión.

El último tema es la Relatoría de Libertad de Expresión. El presidente Correa es enemigo de la libertad de expresión, que es elemento esencial de la democracia y por eso apuesta a debilitar esta Relatoría.

¿Cómo evalúa la posición de Correa frente al asilo de Assange?

Una son de cal y otras de arena. Es agridulce esta posición porque el derecho ejercido es un mecanismo universal de los Estados, que es respetado por la mayoría de estados democráticos. Hay que reconocerle al Presidente Correa que tiene valor al otorgar el asilo a este señor Julián Assange. Pero la otra parte de la moneda está en la posición de Gran Bretaña para impedir ese asilo. La obligación de los Estados democráticos es conceder ese salvo conducto para que se conceda este asilo. Es una controversia planteada en el seno de la comunidad internacional de los Estados.

¿No es contradictorio que tenga Ecuador una posición de debilitar el mecanismo de la Relatoría pero otorga un asilo político basado en los principios de libertad de expresión?

Curioso. Es una cuestión agridulce. Por un lado los desconoce y por otros los defiende. Implícitamente se da un doble filo, y son cuestiones en donde uno no sabe cómo ver a los Presidentes de la región.

¿Por dónde comenzar a buscar este fortalecimiento del Sistema?

El tema del fortalecimiento no es nuevo. Hace dos años se reformaron los reglamentos de la Comisión Interamericana para el tema de medidas cautelares, el tema de casos, introducir elementos como el principio de igualdad ante la Ley. El derecho de defensa de los Estados. Hace dos meses hubo reforma sobre la elección del Secretario.

Los Estados permanentemente vienen alegando reformas a los reglamentos y teóricamente hablan de fortalecer el Sistema, pero lo que se viene dando es que quieren su debilitamiento. Lo que pasó en Cochabamba, (la última Asamblea anual de la OEA) es gravísimo. Los Estados quieren a espaldas de las víctimas reformar el reglamento. El sistema es un sistema elaborado en favor de las víctimas y no de los Estados, por lo que son las víctimas las que deben participar.

Por eso la sociedad civil está reaccionando, esta respondiendo a esto, para mantener el capítulo cuarto, la libertad de expresión, pero también mantener la vigilancia sobre las violaciones de los Derechos Humanos. Que el tema no sea de promoción sino  de también de protección.

REDACCIÓN JUSTICIA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.