Editorial: ¿Los 'amarillos' apagan motores?

Editorial: ¿Los 'amarillos' apagan motores?

20 de agosto 2012 , 07:48 p. m.

Para los bogotanos, este martes amanece con rumor de paro de taxistas. Todo indica que los 'amarillos', en su mayoría, apagarán motores, pues, a pesar de la mediación y el esfuerzo del vicepresidente Angelino Garzón, no se llegó a un acuerdo entre el gremio y el Distrito.

El alcalde Petro lo confirmó en su cuenta de Twitter: "Lamentable, pero los taxistas, que quieren atacar las políticas progresistas, rompen las negociaciones definitivamente", dijo.

Es indudable que quienes se dedican a este oficio afrontan serios problemas laborales. Los conductores deben cumplir extenuantes horas de trabajo para completar su producido, no tienen prestaciones sociales, etc. Pero en esta ocasión su principal exigencia es que el Alcalde revoque la medida de quitar el pico y placa en horas valle, pues, dicen, les ha hecho perder hasta el 60 por ciento de sus ingresos.

Es una petición delicada. De por medio está la primacía del interés general: el derecho de los ciudadanos a movilizarse y a utilizar su carro, con el que trabajan y producen. Tal vez lo que se deba revisar primero son el exagerado parque de taxis y la ilegalidad. Hay que recordar que en 1993 se congeló la flota en 36.000 cupos. Pero ahí no se detuvo el "taxímetro", pues hoy se habla de 53.000 legales en las calles. Hay voces que hablan de 60.000. Y no sirvió tampoco el famoso y costoso chip.

El posible paro lo que evidencia es una innegable sobreoferta. Y muestra que urge una reorganización a fondo de los taxistas en la capital. Puesto que casi 60.000 familias de dueños y conductores -en su mayoría honestos y laboriosos, pero estigmatizados, porque allí se han colado deshonestos- viven del taxi.

Con paro o no, pueda que el mandatario distrital y ese gremio hayan tomado calle de por medio. Pero, por el bien de los mismos taxistas, de la movilidad y de la ciudadanía en general, urge que haya un diálogo y un debate claro, sereno y a fondo sobre los problemas de este sector del transporte.

Los taxistas tienen todo el derecho a plantear sus peticiones. Inclusive, al paro. Pero lo deben hacer respetando los derechos de los demás ciudadanos. Esto implica no bloquear las vías de una ciudad de por sí caótica en la movilidad, de lo cual ellos son los primeros testigos. Además, sería bloquear también las soluciones.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.