El rojo trapo mercenario

El rojo trapo mercenario

notitle
19 de agosto 2012 , 08:27 p. m.

El artículo 36 de la Convención de Viena taxativamente expresa e impone a los Estados firmantes su fiel cumplimiento.

El nuevo teatro montado, por quien hoy nos desgobierna, con la captura del exmarine norteamericano, no solamente hizo caso omiso de los lapsos que establece dicho artículo que taxativamente indica: "...Cualquier comunicación respecto al arrestado le será transmitida SIN demora...", sino que en un nuevo burlesque, establece entre burlón y serio como posible causal del arresto, la apariencia del detenido. Y copio textualmente sus declaraciones aparecidas en 'Noticias 24': "Chávez, quien ha advertido sobre posibles maniobras de desestabilización por parte de los opositores a su gobierno, afirmó que el detenido tiene toda la apariencia de ser un mercenario".

O sea que en lo adelante el solo aspecto de nosotros podría ser causal suficiente para el arresto; por ejemplo: podrían arrestarnos por llevar corbata y en consecuencia nos podrían acusar de delincuentes de cuello blanco o de conspiradores, que en las novelas también llevan corbatas; o si llevamos sombrero nos podrían acusar de espías del imperio 'messsmo' o de pescadores apátridas y sin oficio que se quieren llevar para el imperio     -para hambrear más a su amado pueblo- nuestras inconmensurables reservas marinas     -hay mucho bagre entre ellos-, que tanto le ha costado sembrar en sus mares socialistas de la felicidad. Se entiende, pues, que las causales para arrestarnos serían tanto variopintas, como folclóricas e infinitas.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, quien hoy nos desgobierna (o alguien que sigue  sus estrictas órdenes, que demuestra un desprecio total por las normas establecidas tanto en el derecho internacional como en el consuetudinario, de informar al Estado acreditante, es decir a la embajada de los Estados Unidos, de la situación en la que se encuentra su connacional y de aportar todas las pruebas que obren en contra del indiciado de manera oportuna para poder ser atendido legalmente) decide informar a través del embajador en USA.

Nada más irregular y arbitrario que esto. A menos que el presidente saliente esté intentando generar una nueva ilusión de poder desafiante al Goliat de cara a las elecciones del 7 de octubre, ofreciéndole más pan y circo a sus seguidores. Que faltos de realidades se le están escapando sin prisas, pero sin pausa en búsqueda de un nuevo camino y de un futuro mejor.

Buena prueba de esto son sus declaraciones del día miércoles en las que se señala textualmente: "El Mandatario venezolano había dicho la semana pasada que el arrestado confesó que sirvió como marine y que según su documentación estuvo en Irak, Afganistán y Jordania". Ni modo que un marine norteamericano en estos tiempos de guerra juegue a las muñecas ¿no? Y este martes, un conciliador (¿?) Chávez informó que había autorizado el acceso de diplomáticos al estadounidense de origen latino detenido en la frontera con Colombia.

¿Y de cuando acá es potestad del presidente el autorizar la asistencia legal a un extranjero?

Artículo 36 Convención de Viena

Comunicación con los nacionales del Estado que envía

1. Con el fin de facilitar el ejercicio de las funciones consulares relacionadas con los nacionales del Estado que envía:

a) los funcionarios consulares podrán comunicarse libremente con los nacionales del Estado que envía y visitarlos. Los nacionales del Estado que envía deberán tener la misma libertad de comunicarse con los funcionarios consulares de ese Estado y de visitarlos;

b) si el interesado lo solicita, las autoridades competentes del Estado receptor deberán informar sin retraso alguno a la oficina consular competente en ese Estado cuando, en su circunscripción, un nacional del Estado que envía sea arrestado de cualquier forma, detenido o puesto en prisión preventiva. Cualquier comunicación dirigida a la oficina consular por la persona arrestada, detenida o puesta en prisión preventiva, le será asimismo transmitida sin demora por dichas autoridades, las cuales habrán de informar sin dilación a la persona interesada acerca de los derechos que se le reconocen en este apartado;

c) los funcionarios consulares tendrán derecho a visitar al nacional del Estado que envía que se halle arrestado, detenido o en prisión preventiva, a conversar con él y a organizar su defensa ante los tribunales. Asimismo, tendrán derecho de visitar a todo nacional del Estado que envía que, en su circunscripción, se halle arrestado, detenido o preso en cumplimiento de una sentencia. Sin embargo, los funcionarios consulares se abstendrán de intervenir en favor del nacional detenido, cuando éste se oponga expresamente a ello.

Quien hoy nos desgobierna; léase el presidente saliente, se ha pasado 14 años vociferando y protestando supuestos "incumplimientos" de algunos Estados, mas no así los de sus aliados, pero cuando le llega su turno en vez de dar ejemplo de estadista -que es como pedirle peras al olmo- se burla del derecho internacional, del humano y del consuetudinario, al tratar de imponer su pobre derecho, más bien torcido.

Aquí, como que el verdadero mercenario es este trapo rojo.

Amanecerá y veremos

Rómulo E. Lander
http://wwwromulolander.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.