La década perdida de Europa

La década perdida de Europa

18 de agosto 2012 , 08:28 p. m.

La década de los 80 fue "la década perdida de América Latina", porque la región tuvo un crecimiento económico nulo a consecuencia de su 'crisis de la deuda'. En 1982, México, primero, y luego Argentina, Brasil, Chile y Perú, como en un partido de dominó, fueron declarando la moratoria de su deuda pública y tuvieron que ser rescatados por el Fondo Monetario. A Colombia le fue algo mejor, porque fue el único que no tuvo que reestructurarla.

La década presente será recordada como "la década perdida de Europa" porque, en el mejor de los casos, tendrá un crecimiento nulo y, en el peor, una crisis bancaria, una recesión profunda y el fin del euro. Irlanda, Portugal y Grecia, primero, y España, después, han tenido que ser rescatados por el Fondo de Estabilización Europeo. Es probable que Italia y aun Bélgica y Francia tengan que hacer lo mismo. Solo Alemania, Holanda y los países escandinavos están suficientemente sólidos como para no requerir rescates y poder seguir creciendo, si bien a tasas bajas.

Pero el problema que enfrenta Europa es mucho más complejo que el que afrontó América Latina en los 80 y, por lo tanto, más difícil de resolver. No se trata solamente de una 'crisis de la deuda'. Hay una crisis de competitividad, una crisis institucional y, en últimas, una crisis de gobernabilidad y liderazgo.

Los trabajadores europeos son productivos cuando trabajan, pero trabajan poco y devengan mucho. El europeo trabaja sólo 35 horas semanales durante diez meses al año. Un asiático, igualmente productivo, trabaja 48 horas semanales durante once meses y medio al año y gana menos. Por eso, Europa no puede competir con Asia, y las industrias migran masivamente hacia el Oriente. Si sigue así, Europa terminará convertida en una economía de servicios para solaz de los asiáticos y latinoamericanos que iremos a disfrutar la belleza de sus ciudades y campiñas, la riqueza de su cultura y sus universidades, las delicias de su cocina y sus vinos, como predice Houllebec en su novela El mapa y el territorio.

La crisis institucional de la Unión Europea es igualmente profunda. Hay un presidente conservador del Banco Central y 13 ministros de hacienda independientes, varios de ellos tan gastadores como secretarios de hacienda departamentales. Hay 13 supervisores bancarios independientes, quienes, cuando no hacen bien su tarea, esperan que el Banco Central rescate sus bancos nacionales. Los alemanes tienen razón en exigir que hacia el futuro haya un Consejo Fiscal Europeo y un solo regulador y supervisor financiero. Sin esos cambios -que exigen delegar en instituciones europeas soberanía nacional en materia fiscal y financiera- el euro no tiene futuro a largo plazo. Eso lo saben todos los economistas desde hace mucho, pero los europeos esperaban ingenuamente que la unión monetaria iba a llevar automáticamente a la unión política.

Cambios institucionales y políticos de esa magnitud exigen un fuerte liderazgo. Y los actuales gobernantes europeos son cualquier cosa menos líderes. Nada importante puede esperarse de una Merkel cautiva del voto municipal y las encuestas, de un Sarkozy preso de su imagen y de los medios, o de un Hollande que es un gris secretario de partido.

Esa mediocridad ha llevado a Europa a la recesión y puede conducirla a crisis de su sistema bancario y al colapso del euro. Qué falta la que hace un Kohl, que tuvo el coraje de decretar la unión monetaria de las dos Alemanias contra la opinión del Bundesbank, de los empresarios y de los partidos de Alemania Occidental. O un Strauss-Kahn, que devolvió al Fondo Monetario su razón de ser, pero que sacrificó la presidencia de Francia por su libertinaje. ¿No será que podemos enviarles a Uribe por un rato para que los empuje a tomar decisiones?

Guillermo Perry

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.