Por 500 millones

Por 500 millones

18 de agosto 2012 , 08:27 p. m.

Yo ofrecería una recompensa de quinientos millones para capturar al tipo, pese a que detesto ese sistema de colaboración ciudadana. Pero necesitamos una sanción ejemplar y enviar un mensaje nítido de que esa clase de delito, como sociedad, no lo vamos a tolerar.

No hablo de castigar a quien esté detrás de las burdas denuncias contra Sigifredo López, si es que existió un cerebro en la sombra, porque era tan evidente la falsedad de todas ellas que aún sorprende -y preocupa- que la Fiscalía les parara bolas a unos estafadores de quinta y que el Partido Liberal, tan desmemoriado con algunos de sus integrantes más corruptos, les creyera enseguida.

Tampoco pretendo que la abultada cifra ayude a capturar a los criminales que sembraron minas alrededor de una torre de energía que habían volado, con el único fin de matar a los trabajadores que fueron a repararla, un asesinato imperdonable y atroz.

Ni siquiera me refiero a entregar esa suma para que alguna autoridad venezolana nos indique el lugar exacto de las fincas y casas donde residen los jefes de las Farc en el país vecino y así dejar al descubierto, por enésima vez, los nexos de los terroristas con el sátrapa Chávez.

Hablo de encontrar al depravado que pagó seis millones de pesos por desvirgar a una niña de 13 años. Parecerá absurdo y un problema menor, pero si no empezamos por considerar a esas bestias degeneradas (sí, bestias) como la peor ralea, nunca las autoridades judiciales catalogarán entre los de mayor gravedad el mencionado delito, manifestación de un machismo que carcome a la sociedad y que causa miles de víctimas de abuso, maltrato y asesinato cada año.

Me refiero a una historia que conocimos hace unos días, tras la detención de una mamá por prostituir a su hija adolescente. No repito nombres para no avergonzar a la víctima, que seguramente prefiera ocultar su identidad. Con ser espantoso que una madre venda a su hija o imaginar el calvario de la niña acostándose con un buen número de depravados -aseguran que fueron más de medio centenar-, lo que más me llamó la atención fue que uno pagara seis millones por ser el primero en violarla.

Según lo averiguado por la Policía de Infancia y Adolescencia, que trabajó de la mano de una excelente fiscal de Caivas (Centro de Atención e Investigación Integral a Víctimas de Delitos Sexuales) para desmantelar la siniestra red familiar, el perfil medio de los "clientes" de la pequeña respondía a ejecutivos del norte de Bogotá, mayores de 30 años, y es de suponer que de esa misma zona vendría el sujeto por el que yo ofrecería semejante platal.

Mientras no lo atrapen, dicha basura seguirá violando niñas a cambio de cualquier peso, sumiendo en la infelicidad absoluta a unas criaturas que merecen otro destino. La propia víctima temía que su mamá hiciera lo mismo con su hermanita de 11 años y no soportaba la idea de verla padecer a diario tanto horror. Cómo sería de terrible y asqueroso para ella tener que tirar con adultos que suplicaba que al menos le consiguieran algunos que no fueran tan ancianos.

Quizá por casos como el mencionado y porque es urgente que sean considerados de prioridad nacional, es por lo que sería fabuloso que la Defensoría del Pueblo la liderara Beatriz Linares. No solo porque es independiente, valiente y dura, capaz de darle voz a un organismo que los gobiernos prefieren que sea mudo y pusilánime, como en los últimos años, sino porque conoce como pocos la crítica situación que viven miles de niñas abocadas a sufrir traumas que condicionarán el resto de sus vidas y que son el germen de distintos tumores sociales que debemos extirpar.

NOTA. Caprecom no atiende a los presos porque está quebrada y aunque la solución no es fácil, hay que buscar una alternativa ya.

Salud Hernández-Mora

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.