Catas, lo último para amantes del café Colombiano

Catas, lo último para amantes del café Colombiano

Cinco planes para aprender a disfrutar más del producto insignia de Colombia.

notitle
18 de agosto 2012 , 04:58 p. m.

Siguiendo la senda marcada por el vino, la industria del café de Colombia diseña catas o degustaciones didácticas para que el público pruebe y aprecie sus productos.

"Hay muchos clientes interesados en saber más. Tenemos distintos orígenes y variedades de grano, que ofrecen diferentes sabores y experiencias. Y queremos contarlas, para que el público aprenda a distinguir entre una taza suave y una fuerte, e incluso a prepararlo bien en casa", resume Eva Celeita, gerente de calidad de Juan Valdez.

Por su parte, Jaime Raúl Duque, catador y director de E&D -Educación y Desarrollo Café-, dice que su propuesta busca que los colombianos se diviertan aprendiendo de esta bebida no solo para disfrutarla mejor, sino para que sean sus embajadores.

Estos son algunos de los planes más interesantes que se pueden hacer hoy alrededor de la bebida más famosa de nuestro país.

Latterra, la vuelta al grano en bicicleta

Esta bicicleta convertida en estación móvil de café nació con la idea de "llevarle nuestro café al mundo", cuenta Diego Higuera, barista y fundador de Laterra. Por eso, todos los domingos, ofrece bebidas a partir de granos de la hacienda Venecia, de Manizales, en el Mercado de Usaquén. "Podemos ir a cualquier parte con nuestro café de exportación", ofrece Higuera. Latterra atiende eventos grandes, de hasta 300 personas, con presentación del barista y café para todos. Y está desarrollando una propuesta de talleres, en la sede de su empresa, para grupos pequeños que quieran aprender, degustar y prepararlo. Teléfono: 464- 17 86

Exportador japonés comparte su pasión

En esta tienda del norte de Bogotá, Hiroyuki Kiriki, un exportador japonés, comparte su pasión por el café enseñando las bondades de los distintos métodos de preparación a quienes llegan a pedir bebidas de café. "Si alguien quiere aprender, puede llamar y acordamos una cita, aunque a quien llegue le puedo enseñar. Es un gusto atender al público para que entienda el café colombiano. Nosotros vendemos las bebidas preparadas que están en la carta, pero no cobramos por enseñarles a disfrutarlo", dice Kiriki.

Kiri Coffee. Carrera 14 No. 94A-61, local 104. Teléfono: 621-8702.

E&D, el laboratorio de Chapinero alto

Hace seis meses, E&D Café convirtió una casa de la carrera 4 No. 66-46, en Bogotá, en un local que combina el carácter de tienda con el de laboratorio. Quien quiera una cata puede llegar sin cita. "En 15 minutos le montamos una de hora y media. Si quiere algo más profundo, tenemos de dos horas y media", dice su director y catadorJaime Raúl Duque.

La cata básica, de tres cafés, cuesta $ 45.000 por persona. La de dos horas y media analiza cinco cafés e incluye 250 gramos de café de origen para llevar. En E&D también le enseñan a escoger su grano, se lo ayudan a moler e incluso le enseñan a prepararlo. "Si traen su cafetera, en 15 minutos aprenden a preparar su café en casa, porque nos interesa que un producto de calidad se consuma bien", promete.

Teléfono: 248-6955.

El bautizo de San Alberto

La marca de cafés de lujo Café San Alberto, del Quindío, ofrece dos actividades: 'bautizo cafetero' ($ 80.000) y catas de café ($ 60.000). "La cata es la evaluación sensorial: se compara aroma, sabor y sabor residual -explica Juan Pablo Villota, gerente de San Alberto-. El 'bautizo cafetero' es un despertar de los sentidos hacia el mundo del café. Explicamos el cultivo, mostramos las materias primas, pasamos a ejercicios sensoriales y degustamos cafés con diferentes métodos de preparación". San Alberto realiza estas actividades para grupos de cuatro personas en adelante, en su finca quindiana o en Bogotá; hasta ahora, sus clientes han sido las empresas, pero el público en general puede pedir un 'bautizo cafetero' con 48 horas de antelación.

Reservas: (1) 520-0621 y ventas@cafesanalberto.com.

Degustación
Juan Valdez puede ser su profesor

La tienda principal de Juan Valdez, en la esquina de la calle 73 con 9a., en Bogotá, tiene una barra reservada para grupos de 6 o 7 personas que quieran catar su café, los martes y jueves, de 3 a 4 p.m. La actividad se llama 'Aprende con Juan Valdez' y la propuesta, según Eva Celeita, gerente de calidad de la marca, es conversar sobre aspectos que van desde distinguir entre un capuchino y un 'latte' hasta aprender a identificar cafés de origen, pasando por preparar buen café en casa. "No tiene costo -añade Celeita-, porque la idea es contar las cosas que tenemos, ofrecer una degustación, conversar". Estos encuentros duran dos horas. Solo hay que inscribirse en la tienda.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
Cultura y entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.