Cerro Matoso, la deuda social del níquel con Córdoba

Cerro Matoso, la deuda social del níquel con Córdoba

Muchos son los reparos de Bocas de Uré, el corregimiento del municipio de Montelíbano.

18 de agosto 2012 , 03:31 p. m.

Daños en la salud y el medio ambiente, dudas en la liquidación de las regalías y argucias para la prórroga del contrato son las principales denuncias que rondan a la concesión de Cerro Matoso, la principal mina niquelera del país, que el próximo 30 de septiembre pretende extender la explotación por 30 años más.

Quienes más tienen reparos en materia de salud son los habitantes de Bocas de Uré, un corregimiento perteneciente al municipio de Montelíbano, considerado el más cercano a los yacimientos del mineral.

Allí conviven 700 familias, todas dedicadas a la agricultura, que por 30 años de existencia de la mina han soportado con el humo que esparcen los hornos que procesan el ferroníquel.

Desde su nacimiento los niños sufren de rasquiña y brotes en la piel. Los adultos reflejan un envejecimiento prematuro y en los últimos tres años han muerto seis ancianos por paro respiratorio.

Según los pobladores, todo ocurre por cuenta de la contaminación del medio ambiente que produce la extracción y procesamiento del metal.

Contrario a estas afirmaciones, el Ministerio de Ambiente dijo a comienzos de esta semana, durante un debate en el Congreso sobre la prórroga de la concesión, que la empresa BHP Billinton, propietaria de la mina, cumple con los estándares de seguridad industrial y protección del medio ambiente.

Katia Gil, habitante de Bocas de Uré, asegura que sus dos hijas, de 3 y 5 años, sufren de brotes permanentes en todo el cuerpo lo que la obliga a acudir, casi que a diario, al médico.

"Siempre hemos vivido con la mina, y mis niñas siempre han tenido estos brotes", manifiesta la mujer. Su esposo, Herlinto Pereira, presenta tos permanente y fatiga al realizar su trabajo en el campo.

"Son muestras de cansancio y asfixia, porque mientras sembramos en el campo estamos respirando el humo que sale de los hornos, aquí cerca a nuestros cultivos", dijo.

Agua contaminada
En Bocas de Uré fue construido en el año 2005 un acueducto regional. Sin embargo, nunca fue puesto en funcionamiento porque las redes domiciliarias y las máquinas de bombeo no fueron instaladas.

Para el consumo, lavado de ropa y aseo personal los habitantes del pueblo utilizan las aguas de la quebrada de Uré, la cual no tiene ningún tipo de tratamiento técnico.

"Hervimos la que vamos a beber o utilizamos para la comida", dijo Luz Dary Hoyos, madre de cinco niños.

El líquido tiene un tono oscuro por el barro que arrastra desde su nacimiento. Su sabor es salobre, según los campesinos, los vertimientos de residuos que provienen de la mina.

Entre 1995 y 2011, Cerro Matoso transfirió al municipio de Montelíbano $ 304.640.109.437, todos provenientes de las regalías.

Sin embargo, el año pasado la Contraloría emitió una resolución en la que ordenó el giro de 35 mil millones de pesos adicionales, que se habrían dejado de pagar por una mala liquidación en las ganancias para la Nación por igual concepto.

Aunque las cifras son astronómicas, en los pueblos cercanos a la mina no se evidencia esa riqueza, debido a los actos de corrupción.

En el año 2008, el Gobierno congeló el giro de esos dineros tras descubrir desviación en la inversión, destinada a salud, educación y saneamiento básico.

En la actualidad el Municipio tienen represados cerca de 150 mil millones de pesos, cuyas consecuencias se ven reflejadas en la pobreza de pueblos como Bocas de Uré. 

Pelea jurídica liderada por los cordobeses

Desde el Congreso de la República, en Bogotá, un grupo de senadores, liderados por el cordobés Bernardo Elías Vidal (Partido de la U), emprendió una pelea jurídica con el fin de esclarecer las reglas de juego para el futuro contrato de la concesión.

Con estudios de factibilidad en el tema de medio ambiente, inversión y ganancias para la Nación, los legisladores pretenden demostrar que el negocio del níquel ha dejado mayores beneficios a la compañía BHP Billinton que a la Nación y en especial a los habitantes de la región del San Jorge, donde existen los yacimientos.

"Entre 2005 y 2011 Cerro Matoso ha dejado de declarar renta por valor de 1,1 billones de pesos, que son alrededor de 300 mil millones de pesos que el pueblo colombiano no ha recibido", dijo Vidal.

Tras la denuncia, Vidal pidió a la Dian emprender una revisión al manejo tributario de la empresa.

"No podemos permitir que el Estado siga siendo excesivamente generoso con esta empresa que debe ceder ante las peticiones que estamos pidiendo para el pueblo colombiano y cordobés, que es un derecho propio", recalcó Vidal.

Al congresista Bernardo Elías Vidal se sumó la bancada de parlamentarios cordobeses en pro de la defensa de los intereses de los pobladores cercanos a la mina de níquel en Cerro Matoso.

GUDILFREDO AVENDAÑO
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
MONTELÍBANO (CÓRDOBA)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.