Libre, como las cometas

Libre, como las cometas

notitle
17 de agosto 2012 , 06:46 p. m.

Al ver ese momento en que un miembro de la Fiscalía le quitaba el dispositivo electrónico del tobillo a Sigifredo López, el exdiputado del Valle, visualicé una imagen propia de este mes: las cometas.

¿Por qué? Porque se me grabó una parte del texto de su libro El triunfo de la esperanza, en la que decía que él, de niño, para ganarse unas monedas, fabricaba cometas. Y estos aviones sin alas, en los que viajan los pobres en primera clase, son una de las más bellas expresiones de libertad. Ellas son extensiones del cuerpo y el espíritu para echar a volar los sueños, para sentirse libre. Y ese era el momento preciso. Sigifredo volaba, como una cometa, hacia la libertad. Como cuando las Farc le quitaron las cadenas en el 2009.

Este humilde columnista también fabricó cometas. Y ya más grandecito invitaba a amigas para que las eleváramos. Me gustaba cogerles la cola. A las cometas. Y a las amigas les dejaba la piola para que tiraran emocionadas y subieran a las estrellas.

Elevar cometa es uno de esos momentos inolvidables, más si se hace en familia. Pero Sigifredo solo tenía a doña Nelly, porque él es otro de los millones de víctimas de la violencia en este país del desangrado Corazón de Jesús. Su padre fue desplazado por la guerra política del siglo pasado y terminó poniendo un negocito en Pradera (Valle), donde lo mataron por robarlo, en presencia del niño de un año.

Ahí comenzó parte de la vida azarosa de este abogado, que se dedicó al deporte y al estudio, de la mano de doña Nelly, su ángel protector, una mujer de pulso firme. Una sencilla costurera que, como tantas aquí, son pantalón y blusa, padre y madre. Mujeres valiosas y valerosas que trabajan a todo pedal, no se doblegan y sacan a sus hijos adelante.

Por eso, el abrazo de Sigifredo con su mamá este martes era libertad, era una cometa al viento. La más alta. Y me emocionó como cuando lo vi regresar del secuestro y correr a abrazar a sus hijos, mientras decía, natural: "Güevones, cómo están de grandes".

Claro que un ofendido, después de ver la embarrada de la Fiscalía, podría decir que cómo están de "grandes..." los investigadores. Pero hay que pensar en que errar es humano. En que los falsos testigos son hábiles, parecen creíbles. Sin embargo, no debieron hacer tanto espectáculo. Ni algunos medios repetir el video de la voz que no era, como si fuera un capítulo de "tontagonistas de bobela", como le dicen a un reality. A veces la chiva nos hace amarrar un chivo.

Desde un comienzo, con mi instinto de sabueso, dije "a otro perro con ese hueso". El que aparecía en la famosa grabación que el FBI dijo que no era la de la voz del acusado no podría ser, pues este planeaba una fuga, hacía una estrategia de escape. Era un miembro de las Farc, no un posible informante. Pero, además, estaba el libro. Después de leer varios de los libros sobre la pesadilla del secuestro, los intentos de fuga de Sigifredo, el trato verbal y físico, las descripciones que hace, no había duda de que era otro secuestrado, humillado, vejado. Además, uno que odia a las Farc. Que las insulta. Y HP no quiere decir hijos de Putifar. No era posible que este hombre planeara su secuestro, que duró siete años, donde vivió un calvario y estuvo punto de perder la vida. La Fiscalía fue engañada.

Lo grave es que este caso parece ser uno de los tantos que le cuestan altas condenas al Estado. Según informó este diario ayer, en los primeros seis meses sumaron 104.000 millones de pesos. Una platica que sale del bolsillo de los colombianos. De manera que, aguzado el olfato, le dijo la gata al gato, pues todos pagamos el pato.

Y Sigifredo, que no demande. Eso le da más altivez. Salga con la frente en alto. Recuerde la frase de Churchill: "La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor".

luioch@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.