Assange desata dura batalla diplomática entre Ecuador y Reino Unido

Assange desata dura batalla diplomática entre Ecuador y Reino Unido

El gobierno inglés dice que no le concederá el salvoconducto para abandonar el país.

notitle
16 de agosto 2012 , 08:42 p. m.

Una inédita batalla diplomática y jurídica entre Quito y Londres quedó planteada el jueves, cuando el gobierno del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, anunció la decisión de concederle asilo diplomático al hacker y fundador de WikiLeaks, Julian Assange, al considerar que su vida y su integridad corren peligro por haber divulgado miles de documentos secretos de Estados Unidos y otros países.

(Lea también el análisis 'La apuesta de Correa')

El anuncio, esperado durante semanas, ya que Assange se encontraba refugiado en la legación diplomática ecuatoriana en Londres desde el pasado 19 de junio, lo hizo el jueves en la mañana el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, que explicó que no había encontrado garantías ni del Reino Unido ni de Suecia de que el fundador del polémico portal no sería extraditado a Estados Unidos, donde, según el ministro, "no tendría un juicio justo; podría ser juzgado por tribunales especiales o militares, y no es inverosímil que se le aplique un trato cruel y degradante".

Sin embargo, el proceso que se le sigue a Assange no tiene que ver con sus filtraciones en WikiLeaks, sino con una orden de detención de Suecia para que responda a las acusaciones de violación y agresión sexual a dos suecas, hechos supuestamente ocurridos en agosto de 2010.

De ahí el pedido de extradición. Sin embargo, el gobierno de Quito les dio crédito a las versiones de Assange de que está siendo perseguido por EE. UU. y otros países que se vieron afectados por la divulgación de miles de archivos.

(Conozca los otros asilos polémicos en América Latina y el caso más extremo que se conoce: un hombre que estuvo 15 años en una embajada).

El gobierno británico expresó su decepción y aseguró que Assange no saldrá del país; el sueco llamó al embajador ecuatoriano en su país para expresarle su rechazo a las palabras del canciller Patiño que ponen en entredicho la independencia del sistema judicial; y Washington dijo que no persigue a Assange y que no ha aplicado ninguna presión sobre Londres para que el hacker sea extraditado a Suecia.

"Es de lamentar que, en lugar de continuar estas discusiones, se haya decidido hacer este anuncio (dar el asilo). La decisión no cambia los fundamentos del caso. No permitiremos que el señor Assange salga del Reino Unido, y tampoco existe ninguna base legal para que lo hagamos", dijo el secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague.

El funcionario se refiere a que su gobierno venía realizando reuniones periódicas con funcionarios del ejecutivo ecuatoriano, con el fin de avanzar en la búsqueda de una solución diplomática que le permitiera a Londres cumplir con el pedido de extradición de Suecia y, al mismo tiempo, garantizar a la embajada del país andino que el proceso contra Assange se estaba realizando a la luz del derecho internacional y en cumplimiento de la ley.

"Incluso para los países que reconocen el asilo diplomático, éste no debe ser usado para los propósitos de escapar de los procesos regulares de los tribunales. Esto es claramente lo que está sucediendo", dijo Hague.

La polémica está prendida desde el miércoles cuando Patiño hizo público un comunicado de Londres en el sentido de que podrían ingresar a la embajada para sacar a Assange.

"Creo que es muy poco probable, al punto de ser inconcebible, que la policía vaya a entrar a la embajada. El Reino Unido podría, si así lo desea, poner fin a las relaciones diplomáticas con Ecuador y expulsar a los diplomáticos, pero no entrar", dijo a EL TIEMPO Chris Brown, profesor del Departamento de Relaciones Internacionales del London School of Economics.

"Yo creo que aunque no nos guste la decisión, lo único que hay que hacer es respetar la soberanía del gobierno ecuatoriano y esperar que Assange se canse de vivir y dormir en una oficina", aseguró Charles Tannock, portavoz de relaciones exteriores del partido conservador británico, ahora en el poder.

Ecuador convocó a reuniones extraordinarias de Unasur y del Alba para recabar apoyos en el tema.

Entienda la crisis

¿Assange está siendo pedido en extradición por Suecia por filtrar documentos de WikiLeaks?

No, es por cuatro cargos de presunta agresión sexual.

¿Assange puede salir de la embajada ecuatoriana en Londres para viajar a Quito?

No. En el momento en que abandone la embajada, que es territorio ecuatoriano, podría ser detenido. Solo podría hacerlo si hay un salvoconducto del gobierno británico.

¿Entonces qué puede hacer Assange?

Muy poco. Tendrá que quedarse viviendo por tiempo indefinido en la embajada. El exjuez Baltasar Garzón, que forma parte de su equipo jurídico, dice que si no hay salvoconducto demandarán ante los tribunales pertinentes.

¿Por qué el Reino Unido no da el salvoconducto?

En palabras del ministro de Exteriores británico, William Hague, nada los obliga. Y consideran que la figura del asilo no debe ser usada para escapar de los procesos regulares de los tribunales. A su juicio, eso es lo que está sucediendo.

¿La policía puede entrar a la embajada a detenerlo?

En principio no, pues sería una grave violación de la Convención de Viena, que regula las actividades diplomáticas. Sin embargo, hay una ley británica de 1987 que lo hace posible. Londres podría revocar el estatus diplomático de una embajada en su territorio si se está violando la ley internacional.

¿Eso significa que lo hará?

Es muy poco probable. El costo político y diplomático sería muy alto. Eso significaría romper relaciones con Quito, expulsar a los diplomáticos y prácticamente desconocer a ese Estado. Además, si lo hace, cualquier embajada británica en el mundo podría sufrir la misma suerte.

WikiLeaks, sin secretos

WikiLeaks nació en el 2006 como una organización en línea y sin ánimo de lucro que filtró, a medios de comunicación de todo el mundo, miles de documentos secretos. Según su portal oficial, uno de sus objetivos es "que los lectores e historiadores puedan ver evidencias de la verdad".

Aunque las filtraciones no tumbaron ningún gobierno, sí pusieron en líos a la Casa Blanca al develar 'los trapos sucios' de la diplomacia de ese país.

WikiLeaks también publicó archivos militares que incluían un video que muestra cómo, desde un helicóptero de EE. UU., matan a decenas de personas en Bagdad, entre ellas un fotógrafo de 'Reuters' y su chofer.

Maggy Ayala y Claudia Gaona
Corresponsales de EL TIEMPO
Quito y Londres

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.