Historias de hombres que pasaron del robo al trabajo por la comunidad

Historias de hombres que pasaron del robo al trabajo por la comunidad

Dejaron la delincuencia para laborar con el IDU.

15 de agosto 2012 , 09:12 p. m.

"Fue duro cambiar de vida porque no estoy acostumbrado a hacer trabajos pesados y mucho menos a que me manden". Esta frase de John Echeverry resume el vuelco que dio su vida el último año, al pasar de ser un ladrón de calle a obrero en uno de los proyectos del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), en Ciudad Bolívar.

John tiene 26 años y hace cuatro llegó a Bogotá desde Armenia, buscando oportunidades laborales. No ha tenido una vida fácil. Su padrastro asesinó a su mamá cuando era un niño, por lo que se crió en la ley de 'tome lo ajeno y corra'.

Cuando empezaron a llegar los primeros obreros del IDU al barrio Álvaro Bernal para hacer el proyecto, el asedio del hurto y las amenazas fueron permanentes. "Casi nos toca sacar estas vías de la programación de obra", relató María Fernanda Rojas, directora del IDU.

Sin embargo, los muchachos vieron la oportunidad de salir de la ilegalidad. "El IDU vino y adquirimos un compromiso de no hacerles daño. A cambio, nos dejaron trabajar", contó John.

Elkin Estupiñán, de 23 años, llegó arrastrando una historia de tristeza. Nació y se crió en Tumaco (Nariño), pero los 'paras' lo sacaron corriendo de su tierra. Por eso, llegó a Bogotá a engrosar la cifra de desplazados.

Álvaro Bernal Segura, director del proyecto, lidió con los muchachos para que le obedecieran y al mismo tiempo medió con los vecinos.

"La comunidad tenía miedo porque se pensó que entrarían a robar si dejaban una puerta abierta", recordó.

Él les dio a los jóvenes lo que jamás habían tenido: estructura.
"Desde el principio manejamos la obra con mano dura, pero sin maltrato, porque ellos solo responden con más agresividad. Fue un proceso agradable porque entraron a la comunidad robando buses y supermercados y ahora están como oficiales de obra", reveló con orgullo.

Esta semana terminan los trabajos y de nuevo este grupo de 50 obreros quedará a la deriva. "Sin trabajo nos toca volver a hacer lo mismo o buscar otra manera. Ojalá el IDU u otra empresa nos dé otro trabajo", pidió Elkin.

Rojas afirmó que, tanto ellos como la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV) los tomarán en cuenta para el futuro. "Así, las obras son parte de la recomposición del tejido social", anotó.

REDACCIÓN BOGOTÁ.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.