Desgarrador relato de bombardeo que mató a más de 30 civiles en Siria

Desgarrador relato de bombardeo que mató a más de 30 civiles en Siria

La ONU retirará los observadores tras explosión. EL TIEMPO, en la conflictiva zona de Azaz.

notitle
15 de agosto 2012 , 08:54 p. m.

Sentimientos de rabia, dolor y frustración se mezclaban entre los escombros de los muros derribados de las viviendas. En menos de cinco minutos, la tranquilidad y seguridad de Azaz, Siria, se esfumó en el aire. A las cuatro de la tarde un MiG-21 lanzó un potente misil contra el centro de la ciudad y, minutos después, el caza ruso volvió a atacar.

El impacto de la bomba colapsó más de 20 viviendas y provocó un gran cráter en el suelo. La potente explosión rompió los cristales de las viviendas contiguas, y los comercios de la zona. 

Aturdidos, asustados y encolerizados, los vecinos de Azaz cooperaban los unos con los otros para tratar de sacar los cuerpos que se habían quedado atrapados bajo las viviendas derribadas.

(Lea también: Confesiones de un matón a sueldo de Bashar al Asad)

Al grito de "Alá es el más grande", los voluntarios en las labores de rescate iban sacando cuerpos destrozados, la mayoría mujeres y niños. Cada vez que encontraban un nuevo cuerpo bajo los escombros, los gritos de cólera eran más potentes y los acompañaban ráfagas de disparos.

El caos se apoderó de la ciudad y cientos de personas empacaron sus enseres, abarrotaron los carros y se marcharon en dirección a Bab Al Salam (el paso fronterizo sirio con la ciudad turca de Kilis).

"Mi casa está 20 metros, la explosión fue muy fuerte. El caza descendió del cielo y disparó un proyectil. Volvió a subir dio una vuelta y de nuevo bombardeó. En mi casa hay un refugio y tenemos a 15 mujeres que están muy asustadas. Azaz ya no es seguro para nosotros. Esta noche, nos vamos a Turquía toda la familia", lamenta Abu Amar.

Unas 25 personas murieron y otras 200 resultaron heridas, según estimaciones del doctor Haisa Hamud, que llegó de Turquía.

Luego de la explosión, cerca del hotel donde la misión de la ONU se hospeda, el Consejo de Seguridad dijo que planea retirar a los observadores una vez concluya el mandato de su misión y respalda la idea del secretario general, Ban Ki-moon, de abrir una oficina política en Damasco, para apoyar la labor mediadora internacional.

La clínica de Azaz también recibió el impacto de la explosión. Los cristales de la puerta de entrada de la clínica habían saltado por los aires. Con apenas suministros médicos e instrumental de cirugía los cuatro médicos voluntarios se afanaban en ayudar a los heridos. En una de la salas de operaciones estaba Mariam, todavía en estado de shock, con su hermano Amir que le sujetaba la mano para intentar calmarle el dolor.

El brazo lo tenía en carne viva y como no hay vendas en el hospital, el médico tuvo que cubrirle el brazo con tiras de algodón para que no se le infectaran las heridas. ""¿Qué hemos hecho nosotros?", exclamaba la joven de 17 años.  "No somos terroristas, ni combatientes el Ejército Libre de Siria. En la viviendas sólo estábamos familias con niños", declara Amir.

En la puerta de la clínica se iban amontonando los cadáveres, la mayoría, destrozados y cubiertos con una manta o sábana. 

Alterado por la muerte de su mujer y su bebé, un hombre alza el cuerpo de su pequeño para mostrárselo a los periodistas. "Que el mundo vea la brutalidad del régimen. Bashar Al Asad, eres un asesino", gritaba, totalmente fuera de si, frente a las cámaras de televisión. 

El bombardeo contra civiles en la ciudad de Azaz es un aviso de las fuerzas del régimen de intentar recuperar la ciudad fronteriza y volver a cerrar el paso fronterizo de Bab Al Salam, bajo control de los rebeldes desde hace tres semanas.

Por la tarde, las fuerzas del régimen dispararon con morteros desde el aeropuerto de Minah a los pocos vehículos que circulaban por la carretera general, entre ellos una furgoneta con periodistas extranjeros que venían desde Alepo a Azaz.

La situación en la volátil frontera siria podría de nuevo cambiar, y este pequeño territorio liberado por los rebeldes en las localidades fronterizas al norte de Siria sería rápidamente recuperado por el Ejército sirio si, tal y como parece, las tropas del régimen siguen ganando posiciones en el sitiado barrio de Saladino, en la milenaria ciudad de Alepo.

Ethel Bonet
Para EL TIEMPO
Azaz (Siria)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.