La cerda y el honorable/Opinión

La cerda y el honorable/Opinión

15 de agosto 2012 , 07:07 p. m.

Un cuento para ilustrar el tema. La señora Harding demandó a Carlos Julio por injuria y calumnia por haberse atrevido a llamarla cerda. Éste pregunta al juez si es delito llamar señora Harding a una cerda, recibiendo como respuesta un no contundente.
Inmediatamente, Carlos Julio mira con ironía irreverente a la demandante y se despide diciéndole con énfasis: señora Harding, buenas tardes.

Este sarcasmo pone de presente que los actos de las personas dan para calificarlas como debe ser, sin ambigüedades.
El corrupto es corrupto. Pero con la hipocresía imperante y el poder logrado con el sudor de las tulas pasa por honorable y quien intente llamarlo como lo que es, podría ser demandado por calumnia y ser humillado en una retractación.

Sólo le queda el consuelo mental de Carlos Julio de poder llamar honorable al corrupto, porque sabe que honorable hoy se le dice a cualquiera. Y eso es indignante.

@nalmeta: "Si vas a hacer algo malo, hacelo bien. No te dejes pillar. ¿Está usted de acuerdo con esta frase? Existe una línea muy delgada entre ser legal o ilegal. ¿Y usted de qué lado está?": Antioquia, la más educada.

Nelson Augusto López
Consultor Desarrollo
nalmeta@yahoo.es

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.