'Tenemos que ver a Colombia con envidia': presidente de Senado español

'Tenemos que ver a Colombia con envidia': presidente de Senado español

Pío García Escudero analiza crisis y culpa al socialismo de dañar la economía.

notitle
15 de agosto 2012 , 12:04 a. m.

Hace pocos días pasó por Colombia el presidente del Senado Español, Pío García Escudero (líder del Partido Popular), y aunque las razones de su viaje tenían más que ver con las relaciones entre legisladores, se refirió a la crisis europea y, en especial, a la canciller alemana, Ángela Merkel, a quien responsabilizó de no facilitar salidas.

El legislador advirtió que el agravamiento de la crisis española podría provocar la caída de otras economías y ser el fin de la Unión Europea. Y dijo que los españoles miran "con envidia" a Colombia por el manejo de su economía.

¿Cómo ve la crisis europea?

Es complicada y compleja. Es una crisis internacional que comienza en el 2008 y que afecta no solo a Europa, sino prácticamente a medio mundo, es decir, a las economías más desarrolladas. Luego, tiene sus particularidades en cada país.

En Europa, hay una afectación común, al igual que en los Estados Unidos, a partir del 2008, pero donde empiezan las individualidades es en cómo y cuándo se afronta la crisis. Hay países europeos que desde el primer momento comenzaron a adoptar medidas para afrontarla, sobre todo en el asunto más importante, que es el sistema financiero, con las ayudas a los bancos.

Alemania, desde el principio, introdujo una enorme cantidad de dinero en su sistema financiero, en sus bancos. Gran Bretaña, Irlanda y otros países, también, y Estados Unidos; en España, al revés del resto de países, el presidente (José Luis Rodríguez) Zapatero lo que dijo es que nuestro sistema financiero era el mejor y no necesitaba ayuda.

¿Eso qué problema trajo?

De la misma manera en que él negaba la crisis desde el principio, la tuvo por dos años y medio sin hacer ningún tipo de reforma para afrontarla, hasta que, en mayo del 2010, le llamaron la atención de una forma muy severa y seria desde Alemania, desde la Unión Europea, desde Estados Unidos, y fue cuando tomó en serio el tema de las reformas, y de la crisis, y por esa razón recibió unos regaños muy severos.

Se puede decir que España tiene un retraso de dos años y medio para afrontar la crisis con respecto de los otros países, y esto ya te hace estar en inferioridad de condiciones.

¿Por qué responsabilizan de toda la crisis española a Zapatero?

Una de las cuestiones que Zapatero hizo mal es que, en lugar de practicar una política de austeridad desde el principio, de ahorro, de adelgazamiento de las administraciones, de controlar el dinero público, obró de manera contraria.

Hizo una política de inversión en proyectos dudosos. Se produjo una situación que va a estar en los textos y libros de economía, estoy convencido, durante muchísimos años.

En el 2009 y el 2010 se pasó de 3 por ciento de superávit en las cuentas públicas a un déficit del 11 por ciento. En un poco más de un año. Esto demuestra que se han descontrolado las cuentas públicas, incluso la inversión. Hubo despilfarro.

¿Saldrá España pronto de la crisis?

Hay una situación difícil para España. Se supone que la Unión Europea debe afrontar la crisis de un modo igual en todos los países. Pero a España se le empiezan a pedir desde ese mayo del 2010 una serie de reformas muy duras que son difíciles de adoptar, y, sobre todo, el cumplimiento de unos límites del déficit casi imposibles.

Se nos ha pedido llegar a cero en muy poco tiempo. Y con el déficit que teníamos, de casi el 11 por ciento, es muy difícil cumplirlo. Si a eso le añadimos que requiere de mucho sacrificio para toda la sociedad española, sin contraprestación por parte de Europa, pues la situación es mucho más difícil.

Ahora los socialistas dicen que Rajoy no ha tomado medidas para arreglar el problema.

La situación que dejó el presidente Zapatero y el gobierno del Partido Socialista fue lamentable, y todos los españoles lo vieron de esa manera desde el momento en que dieron un respaldo mayoritario al Partido Popular en las últimas elecciones.

El Partido Socialista hoy puede criticar lo que quiera, pero ante la sociedad española no está legitimado para hacer esas críticas, porque está muy reciente todavía en la memoria de los españoles la mala gestión que ha realizado, y sobre todo la herencia que ha dejado.

¿No es exagerado volver a afectar los salarios?

Es verdad que Mariano Rajoy ha estado en el cargo ya unos seis o siete meses y ha tenido que adoptar medidas durísimas, precisamente por ese retraso que hubo en la adopción de las medidas. Son medidas que afectan mucho a sectores de la sociedad.

La última, la rebaja de sueldos de los funcionarios, que ha producido ya un malestar entre ellos, porque es verdad que en mayo del 2010 ya se había dado otra rebaja. Pero son absolutamente necesarias y que se están explicando, porque la situación de España no es una broma.

¿Hay momentos más difíciles por venir para España?

No lo sé, porque se está produciendo ahora mismo un pulso entre España, Italia y probablemente Francia, que está llegando también al Banco Central Europeo. Además de las políticas alemanas de la canciller Ángela Merkel.

El otro día escuché al presidente del Banco Central Europeo pidiendo ayuda al Banco Mundial, y la respuesta es que ese banco no está para ayudar a los países. Entonces, a mí que me expliquen para qué está el Banco Central Europeo. No se entiende.

De la misma manera que no se entiende que Alemania, a la hora de marcar las políticas de ayuda y solidaridad entre todos los países, sea tan restrictiva, tan firme y dura con los países del sur. Eso al final puede desembocar, sobre todo teniendo en cuenta el pulso del que hablé, en contra de Alemania y las políticas del Banco Central Europeo. Vamos a ver quién aguanta más.

¿Se puede agravar la crisis?

El mensaje del presidente Rajoy a la propia Unión Europea y al Banco Central, a través del Ministro de Economía, fue: si ustedes no ayudan a España, al final van a tener que intervenir a España. Pero intervenir a España no es intervenir a Grecia, Portugal o Irlanda; intervenir a España supone intervenir el 15 por ciento del PIB de la Unión Europea.

Pero, además, con el agravante de que si ustedes intervienen a España, detrás van a tener que intervenir a Italia, porque quien está haciendo ahora mismo de parapeto en Italia es España. Y la situación que tienen estos dos países es muy parecida.  Y si resultan estos dos países intervenidos, entonces ahí sí ya esto salta por los aires, porque, claro, ya no estamos hablando de ese 15 por ciento del PIB que representa España, sino de un 30 por ciento, si le sumamos a Italia, y esa situación es insostenible para la misma Unión Europea. Incluso, para la misma unión monetaria que es el euro, y eso sería ya el fracaso total de la unión monetaria y la Unión Europea.

¿Podría desaparecer el euro?

Si desaparece el euro, el marco se situaría incluso por encima del dólar, lo cual a Alemania le supondría un perjuicio enorme, sobre todo en sus exportaciones, en sus precios. Es una situación muy complicada que en poco tiempo se tiene que solucionar, por ese horizonte tan negro, y sobre todo tan inesperado, que se puede producir.

¿Está en peligro el modelo de la Unión Europea?

Claro, lo acabo de decir. Las reformas hay que hacerlas. Y España tiene que hacerlas. 

El adelgazamiento de las administraciones, el control del gasto público, volver a reducir a un aparato lógico las administraciones -algo que se ha desmesurado en los últimos años- es absolutamente necesario, porque se ha demostrado que la desmesura de las administraciones, la creación de una serie de empresas públicas, de institutos, de fundaciones, el aumento de funcionarios (que en España ha sido en los últimos 10 años de medio billón de funcionarios), es muy nocivo.

¿Cómo ven ustedes desde Europa a Latinoamérica en el contexto económico?

Con envidia. Desde el resto de Europa, no sé, pero desde España, con envidia.

¿Y a Colombia, específicamente?

Colombia está creciendo al 4 o 5 por ciento, mientras nosotros estamos, si no en paralización, sí en recesión. Entonces tenemos que ver a Colombia con envidia. El déficit colombiano es bajísimo, es 2 con algo, mientras que el nuestro, con auténticos esfuerzos para rebajarlo, está en el 8 y pico... Tenemos, entonces, que verlos con envidia.

¿Hizo crisis el Estado de bienestar?

No creo que esté en crisis, porque si hay algo que se prioriza son precisamente las inversiones sociales. Es decir, el pago de las pensiones está garantizado, y va a estar garantizado. España tiene una sanidad muy buena y está garantizada, al igual que la educación. O sea, no hay crisis del bienestar. Porque esas son prioridades que deben estar garantizadas a la hora de redactar unos presupuestos cada año.

Pero el empleo no está garantizado...

Teniendo que pagar las prestaciones de empleo, los intereses de la deuda, teniendo que garantizar los servicios sociales, queda muy poco dinero para la inversión. Y si no se invierte, lógicamente no se sale, y no se reactiva la economía, por lo cual no se puede reactivar el empleo.


REDACCIÓN POLÍTICA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.