Prisionero tuvo un hijo gracias a que su esperma fue sacado de prisión

Prisionero tuvo un hijo gracias a que su esperma fue sacado de prisión

Dalal Rabaya tuvo su bebé tras inseminarse con el semen de su marido.

notitle
14 de agosto 2012 , 11:45 a. m.

  Un palestino que cumple cadena perpetua se ha convertido en el padre de un pequeño después de haber logrado sacar de su prisión, a espaldas de sus guardias israelíes, una muestra de su esperma para inseminar a su esposa, según su familia.

El bebé Mohanad goza de buena salud, nació por cesárea el lunes en un hospital de Naplusa, en Cisjordania. "Alabado sea Alá que nos ha acordado su gracia.

Mi marido y yo misma, nuestras dos hijas y toda la familia esperábamos esto desde hacía tanto tiempo", cuenta a la AFP Dallal Ziben, de 32 años. Su esposo Amar, de 37 años, un militante del movimiento islamista Hamas condenado por atentados contra los israelíes, cumple 32 penas de cadena perpetua en una cárcel israelí.

Los detenidos palestinos no tienen derecho a recibir las visitas conyugales, y aunque Dallal lleva 15 años sin ver a su marido, quedó embarazada tras ser inseminada artificialmente con el esperma que Amar logró hacer salir de la cárcel de Hadarim (centro de Israel). La mujer, madre ya de una niña Basha'er, estaba embarazada de cinco meses de la segunda, Bissan, en el momento de la detención de su marido.

"Estoy tan feliz. Es el primer momento de verdadera felicidad en nuestro hogar desde hace más de quince años", sonríe Basha'er, hoy una adolescente de 16 años. "Cuando mi madre nos dijo que se haría inseminar y nos traería un pequeño hermano, no podíamos creerlo. Nuestro sueño se convertía en realidad", recuerda.

Método secreto

En el exterior de la sala de parto, en medio de un grupo de mujeres de la familia, la abuela, muy orgullosa, explica que el nombre del bebé es el de un amigo del padre que "cayó como un mártir" a manos de los soldados israelíes.

Cuando se le pregunta su opinión sobre la forma poco ortodoxa en la que su hija quedó embarazada, se indigna: "íSomos gente honorable, conocida por su buena reputación, y todo el mundo está de nuestra parte!", asegura.

Los detalles sobre la forma en la que el esperma de Amar ha transitado se mantienen secretos. Una portavoz del servicio penitenciario israelí dijo no estar al tanto de esta historia, y confirmó simplemente que los prisioneros de alta seguridad no están autorizados a recibir visitas conyugales.

"Las visitas de esposas de prisioneros están muy vigiladas por los guardias y no hay ninguna forma de que un prisionero se quede un momento solo con su mujer",

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.