A propósito de las olimpiadas

A propósito de las olimpiadas

notitle
13 de agosto 2012 , 01:52 p. m.

Una vez más, lo mejor de la herencia ancestral griega nos ha recordado elementos centrales de lo que debiera ser la educación de la juventud de todo el planeta. Más allá de las marcas y de los éxitos deportivos, que para Colombia han sido los mejores, el espectáculo de diversidad y convivencia que el mundo ha podido recibir durante quince días es un aliento para pensar que hay oportunidades de alentar a los jóvenes a la construcción de valores excepcionales.

En los juegos se ponen de relieve esas grandes virtudes humanas de superación personal, disciplina, tolerancia a la frustración, cooperación... Jóvenes de todas las nacionalidades, religiones, razas, lenguas se encuentran cada cuatro años para competir como iguales, sin importar las facilidades que les otorgan sus países o las enormes dificultades que muchísimos han tenido que superar para llegar a las pistas con el ansia de demostrar que la búsqueda de la gloria olímpica, al final, reside en ellos mismos. Las medallas y los triunfos que se otorgan no pueden comprarse; las marcas que se logran no provienen del tráfico de influencias.

Pero detrás de cada deportista hay un pueblo, una cultura que los apoya o que los deja a la buena de Dios, concepciones políticas y filosóficas que estimulan el talento o lo aniquilan a base de indiferencia y despilfarro. No es extraño que países muy desarrollados obtengan muchas preseas de oro cuando han gastado décadas invirtiendo en escenarios, investigación, preparación de entrenadores, becas universitarias, estímulos y políticas educativas que promueven el deporte de alto rendimiento desde la infancia. Por eso, es extraordinario que los países que no disponen de todo esto, como el nuestro, consigan logros destacados, que se ratifican cuando se conocen las breves biografías de esos muchachos y muchachas que, nacidos en las condiciones más adversas, consiguen subirse a los podios para exhibir el orgullo de representar a sus países. Algunos de ellos se han financiado con sus propios recursos; otros han tenido que elegir disciplinas que no les representen gastos que no pueden costear; con frecuencia, han tenido que ir a otros países para entrenarse.

Es verdad que Colombia ha progresado y hoy ofrece mejor apoyo que hace unos años, pero todavía es muy insuficiente. Aún no tenemos un movimiento extenso de deporte escolar, y lo que hay no se difunde. Los medios de comunicación y la empresa privada, con notables excepciones, no destacan el talento ni ayudan lo suficiente. Los resultados conseguidos en Londres, sumados a los de anteriores juegos olímpicos, deberían inspirar a alcaldes y gobernadores, a ministros y legisladores para introducir con fuerza y visibilidad el deporte en los colegios. Eso implica asignar recursos, contratar más profesores de educación física, hacer infraestructura en las entidades educativas, ofrecer becas universitarias a quienes se destaquen por su talento, su esfuerzo y su disciplina.

Pero también se requiere aclimatar nuevos valores en la formación de niños y adolescentes. Hay que aplaudir la decisión de Sergio Fajardo que prohibió los reinados colegiales, que, aparte de ser ridículos, distan mucho de estimular el verdadero talento que involucra cuerpo y espíritu, conocimiento y salud, cooperación y disciplina. Algo va de las virtudes que promueve el juego olímpico a las que animan los precoces reinados de belleza.

Y tal vez convendría, a propósito del mismo tema, ahondar el debate sobre los truculentos shows de televisión que buscan audiencia reduciendo a grupos de muchachos a sus más primitivas y mezquinas manifestaciones de agresión y estupidez, donde se logra exacerbar lo peor de los seres humanos. Frente a esto, una corrida de toros es un espectáculo de dibujos animados para preescolar.

fcajiao11@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.